Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


FIDES
  • Hombre
  • ECIJA,SEVILLA
  • España
Compartir

Las amistades de FIDES

  • esperanza triana
  • consuelo y j.n del gran amor
  • Luciano Carrasco Rojas
  • manuel villaecija
  • romano astigitano
  • jose confalonero
  • juan Antonio
  • Javier
  • Ecija Cofrade
  • Amelia Milagrosa Rguez. Padilla
 

Página de FIDES

Información de perfil

¿Cuál es tu Hermadad?
JESUS SIN SOGA Y EL SILENCIO DE ECIJA AMBAS. y ME GUSTARIA MUCHO SERLO DE LA MACARENA Y DEL DULCE NOMBRE
Cuentanos algo sobre ti
PUES QUE SOY UN ENAMORADO DE LA CIUDAD Y DE SU SEMANA MAYOR, TAMBIEN ME ENCANTA LA SEMANA SANTA DE SEVILLA Y PROCURO VER AMBAS EN LA MEDIDA DE LO POSIBLE

LAS MANOS DE MI VIRGEN

LAS MANOS DE MI VIRGEN


Hace ya algunos años las necesarias obras en la Parroquia del Carmen provocaron que la Real, Muy Ilustre, Antigua y Noble Cofradía de Nazarenos de Ntra. Sra. en la consideración de sus Angustias y Soledad, del Santo Entierro de Ntro. Sr. Jesucristo y del Dulce Nombre de Jesús tuviera que buscar una sede provisional donde dar culto a sus titulares y, a su tiempo, realizar la tradicional Estación de Penitencia del Sábado Santo.

Acostumbrados estaban sus cofrades, años atrás, a que no siempre pudiera salir la cofradía de sus amores, a que, quizás, llegara el sábado más grande del año y no se izara la bandera en el balcón, ni hubiera capirotes de negro terciopelo por San Juan Bosco, acostumbrados a escuchar desde pequeños aquellos rumores que decían que Roma y Sevilla suspiraban por arrebatarles su barroca Urna, joyero de carey donde toda Écija contempla el sueño de tres días del Señor. A todo se acostumbraban. Excepto a la ausencia, por temporal que esta fuera, de su Reina, de su Virgen de la Soledad.
Huérfano quedó el barrio, se oscurecieron los mármoles de su capilla sin el brillo de plata de su ráfaga, de su media luna, de su Divina Cara. Sintieron los devotos la incertidumbre y el insoportable vacío que queda tras la marcha de un ser querido.

Santa Bárbara fue el templo escogido para su exilio y aquí llegaron con la ilusión de volver pronto a casa. Llegó Cuaresma, sus preparativos y se montaron los pasos. Bajo las naves del mismo templo, dos tronos, dos pasos de estilo ecijano, dos Madres y una Única Reina del Cielo. Y fue entonces que sucedió. Algo parecido a un temblor sacudió el suelo de siglos, el suelo de devoción de la ciudad. Resucitaron memorias, lemas, pasiones desmedidas y antiguas pendencias cofradieras…..

Naciste a la luz y la oración hace ya más de tres siglos. Tus hijos de entonces te llamaron Angustias y te hicieron ser Titular de la Hermandad del Santísimo Sacramento y Nuestra Señora del Rosario. Tu casa era el primer convento por antigüedad e importancia de Écija, los dominicos te cuidaban y rezaban con gran devoción. Recuerdas con especial cariño a Francisco, aquel joven fraile ecijano llamado a la santidad en tierras lejanas. Recuerdas también a aquellos caballeros, nobles, Grandes de España, cuyo mayor título era llegar a ser Hermano Mayor de tu cofradía, recuerdas a aquellas damas, de altos linajes, y el honor que sentían por ser camareras de la Madre de Dios. Recuerdas el encaje de madera sobredorada, las placas de mármoles, los espejos donde te reflejabas, la plata y las yeserías alabando tu Nombre, oración y gloria en arte para Ti. Y como no, recuerdas a tu pueblo, aquel que proclama, ayer y hoy, tu Realeza sin igual cada tarde del Viernes Santo.
Labradores, alarifes, herradores, curtidores o carpinteros, que más daba sus oficios, si los que a ti rendían su devoción y sus vidas, eran llamados entonces “caracoleros”, mote despectivo que, por la cercanía al antiguo barrio morisco y la recogida y venta que de este producto realizaban dichas personas, fue utilizado contra tus cofrades por aquellos que, en bando opuesto, defendían el Imperio soleano y, cual ejército, el Viernes Santo cruzaban las puertas de la antigua Astigi, entre vivas a su Virgen, a rendir el corazón dividido de la ciudad.
Se establecían en esquinas, plazas, casas, tabernas y hasta en iglesias y conventos disputas por la supremacía de sus cofradías, por su antigüedad, y por la belleza de sus Vírgenes, se dividía Écija entre “caracoleros” y “mondongueros”, que era la moneda devuelta por los caracoleros a los cofrades de la Soledad por ser su barrio el del Matadero.
Te disgustaban, sin embargo, aquellas riñas y porfías, pues siendo Madre como eres de todos por igual, aquel sin sentido no podía terminar bien. El enfrentamiento desbordó el último de los diques del amor mal entendido, y el odio hizo brillar, en las calles de la ciudad, algo más que la plata.
No podía ser. El Consejo de Castilla, ante la gravedad de los sucesos, prohibió en 1786 y 1788 la penitencia pública a ambas cofradías. La luz del Viernes Santo se apagaba y con ella, prácticamente, la de toda la Semana Santa. Solo la Virgen de la Piedad pudo paliar en parte, al trasladarse su cofradía del Jueves al Viernes Santo, aquel hueco inmenso y doloroso.
Y aún se pusieron las cosas peor. Recuerdas como un frío enero de 1810, una noche se alteró el habitual silencio y recogimiento del convento donde habitabas. Soldados de acento extranjero forzaron, maltrataron, destrozaron cuanto encontraron a su paso. Robaron alhajas, joyas, plata, cuadros, destrozaron la Urna de Nuestro Señor, hasta la antiquísima Cruz del Milagro de San Pablo se llevaron. Sin embargo, en tu capilla, permaneciste Tú, con tus manos unidas y tu mirada penetrante de Fe, desafiando aquella profanación.

Tus manos si, siempre tus manos. Manos juntas, manos de Madre, manos orantes, manos que niegan ausencias y prometen encuentros, manos benditas que nos son dadas como verdadera Soga a la que agarrarnos a Ti y a tu Hijo en los momentos de debilidad, manos que no se borran, manos que describen Tu Nombre, manos de besos, de promesas, manos sin Niño pero que anuncian ya el tiempo de Gloria, de Resurrección, del vencimiento definitivo de la Muerte.

Desapareció prácticamente tu cofradía, los dominicos fueron exclaustrados, fuiste llevada al palacio de Peñaflor, donde la familia, los marqueses, mantuvieron de padres a hijos la llama de laVerdad que tu mirada proclama. Así, hasta que ellos mismos desaparecieron. Aquella Virgen bonita y morena parecía destinada a quedar olvidada en los cuartos de la Historia, allí donde tanta vida y tanta gloria hubo, quedaste abandonada de todos excepto de tu Hijo. Tú sabías que jamás Él te dejó sola.
Y así fue. Recuerdas a aquellos jóvenes que, empujados por la caridad fraterna y recién agrupados en una Hermandad que aún siendo joven hundía sus raíces en la más bella tradición oral religiosa de la ciudad, supieron de ti. Buscaban ellos una Madre a la que orar, una Madre a la que acompañar tras su Hijo camino del Calvario. Fue tanta su ilusión, tantas sus ganas, que consiguieron que en 1980 les cediesen los dominicos aquella bella imagen de Nuestra Señora.
En 1987, el 7 de Abril, volviste a las calles de Écija, la tarde del Viernes Santo. Otra vez. Como siempre.
Ya no querías lujos excesivos, cambiaste los mármoles por una sencilla azulejería, pasaste de la más barroca y hermosa capilla a la más sencilla y humilde que se pueda tener, no tenías ya mantos bordados y el cielo estrellado es el único palio que necesitabas, porque todos tus hijos descubrimos entonces que la Verdadera Joya eres Tú, Reina del Viernes Santo, Torre inquebrantable de Santa Bárbara. No hizo falta preguntar por tu Nombre, pues aquellas manos juntas le dijeron a Écija quien eras Tú, Bendita entre todas las mujeres, Madre mía de la Fe.
Eugenio Benjumea Palomero

Las fotos de FIDES

  • Añadir fotos
  • Ver todos

El blog de FIDES

LAS MANOS DE MI VIRGEN

Publicado el enero 12, 2010 a las 7:53pm — 1 Comentar

LAS MANOS DE MI VIRGEN





Hace ya algunos años las necesarias obras en la Parroquia del Carmen provocaron que la Real, Muy Ilustre, Antigua y Noble Cofradía de Nazarenos de Ntra. Sra. en la consideración de sus Angustias y Soledad, del Santo Entierro de Ntro. Sr. Jesucristo y del Dulce Nombre de Jesús tuviera que buscar una sede provisional donde dar culto a sus titulares y, a su tiempo, realizar la tradicional Estación de Penitencia del Sábado Santo.



Acostumbrados… Continuar

Muro de comentarios (5 comentarios)

Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

A las 7:09pm del junio 8, 2011, Jesús Fernández dijo...

Solo una persona podia llamarse FIDES  y esa eras tu, me alegra verte por aqui .Un saludo hermano en cristo

A las 7:02pm del junio 8, 2011, Luciano Carrasco Rojas dijo...

Hola, gracias por aceptar mi pertición, mi página está a tu entera disposición.

 

 

Un Saludo desde Peñarroya

A las 3:41pm del enero 19, 2009, Ecija Cofrade dijo...
ola eugenio, me alegro que haya mas gente de Écija por aquí

1saludo!
A las 1:04pm del enero 11, 2009, Amelia Milagrosa Rguez. Padilla dijo...
ola eugenio, me llamo amelia, y soy tambien hermana de la hdad de jesus sin soga, y me alegra de encontrar a alguien que es hermano de esta hdad.
espero que me aceptes como amiga!. un saludo y hasta pronto.
A las 12:08am del enero 8, 2009, juan Antonio dijo...
Bueno compañero, pues aqui me tienes para lo que haga falta, como cofrade, como musico,
 
 
 

© 2019   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio