Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


25 años de amor a tus hijos.. 25 años de mi amor a ti

Cuando era solo una niña mis padres me llevaron el domingo de Ramos a ver a la Virgen de la Esperanza de Vegueta. Corría el año 1984. Al año siguiente salió por primera vez Nuestro Padre Jesús de la Salud a la calle. Con dos años sabrán que de eso no puedo acordarme pero desde ese entonces me une un vínculo muy estrecho a esa imagen, muchísimo más de lo que incluso ellos, mis padres, hubieran imaginado nunca que existiese. ¿Quién sabía por ese entonces qué derroteros tomaría la vida de una niña que apenas comenzaba a vivir?.

Cuando ya empecé a tener uso de razón, impaciente me asomaba a la calle Reloj, que era donde solíamos esperarlo para verlo entrar a la Catedral (ahora eso sería impensable). Me asomaba una, dos, tres veces, para ver si al menos aparecía la cruz de guia, para que así se calmara un poco mi inquietud. Y aparecía majestuoso pronto mi Cristo de la Salud. Luego fui siendo más mayor y en mis diarios apuntaba como gran fecha siempre la del domingo de Ramos y el motivo. Ya casi adulta, iba algunas tardes a verlo para pedirle cosas, agradecerle otras. Ya empezábamos a subir a la plaza de Santo Domingo a verlo salir, nos quedábamos hasta su entrada.

Todo cambió ligeramente en 2004 y marcó mi vida en 2005. Cuando fui a pedir información sobre la imagen vi que solo podía contar con lo que podían contarme y habiendo en proceso el libro del XV aniversario de la Cofradía de la que es titular, esperé encontrar en él algo. Pero he aquí que me sugirieron que escribiera yo un libro (fruto de algunas cosas que me habían visto escribirle a ese maravilloso Cristo y a su Madre de la Esperanza. Con estupor dije que yo no era la indicada, pero.. me senté al día siguiente y surgió el índice del libro que luego escribí. Poco a poco, muy lentamente y no siempre con la ayuda de los que podían dármela, fui hilando las cosas. Viajé a Sevilla a hablar con el escultor del Cristo, José Paz Vélez, quien supo ver en mí el verdadero interés: dar a conocer su obra y a él. Y vaya que si me ayudó. Fue el primer fruto de mi trabajo, conocer al escultor de la imagen a la que tanto cariño tenía. Durante un tiempo se mantuvo casi en silencio el tema del libro. Poca gente lo sabía, quizá quienes más cercanos estaban y a quienes pedí ayuda. Sucedieron cosas de todo tipo: gente que no conocía de nada y a la que pedía ayuda y que me ayudaban en todo lo que necesité, gente a la que apenas conocía o mi relación no era muy estrecha y que se han convertido en fuertes apoyos, gente que esperó ansiosamente y día a día que pasara el tiempo y poder tenerlo en sus manos.. Y gente que nunca entendió que solo es Amor lo que siento y que solo por mi Cristo era todo. Mucha gente me dio de lado, mucha gente me reprochó muchas cosas, sobre todo no ser hermana de la cofradía y me dieron la espalda y se desentendieron.. Y luego volvieron gente contra mí, otros me calumniaron y me condenan a un ostracismo que ya ni me duele. Vean qué cosas, que a otros que no son hermanos se les han abierto las puertas, se les han dejado fotos que a mí nunca se me dejaron pero bueno, allá quien lo hizo. El tiempo dirá lo que tenga que decir. El sueño culminó en octubre de 2008 con la presentación de ese libro. Desde entonces mucha gente ha podido conocer mejor a aquél a quien tanto quieren. Muchos me han dado las gracias por haberlo conseguido. Y yo, solo puedo darle las gracias a Él. Ahora si nos une un vínculo indestructible. Pasarán los años, unos se irán y otros vendrán, buscarán fama y gloria y quizá la consigan, quizá no. Cierto solo será que yo fui la primera que te escribió un libro y así quedará escrito siempre. Y sin vanagloria, porque no me considero mejor que nadie. Tú me diste un don y una voluntad y las manos y las mentes que me ayudaran y yo puse lo demás: el cansancio, el esfuerzo, la alegría, la ilusión, las lágrimas, los desengaños, las traiciones, los desprecios, el ninguneo. Todo sea por ti. Muchos regalos me hiciste desde entonces: relaciones duraderas y sinceras, amistades de verdad y todo a tu amparo.


¿Por qué quiero contarles hoy esto?. Porque la verdadera devoción no la mide una medalla, la cantidad de videos dedicados a una imagen, las mil fotos publicadas. Yo soy ejemplo de ello. Una de fuera que indagó todo lo que pudo. Muchas veces la devoción es callada, serena y oculta, mostrada solo a Nuestro Padre Jesús de la Salud. Eso aprendí de la mayoría de personas que quisieron tener algo que ver en mi libro. Aún hoy me cuesta hablar a la gente de lo que un día escribí, siempre prefiero que lo hagan otros. Yo me conformo con poder ver a mi Cristo, con hablarle, con quedarme mirando a sus ojos y ver qué me dicen, que es mucho.

Mañana es el gran día (aunque para mí, el 24 de octubre de 2008 también lo fue, con mi libro y el escultor a mi lado en la presentación). Mañana Vegueta te vuelve a ver vestido de blanco, tan hermoso como siempre y por primera vez de día en la calle. Por fín mañana tus manos cautivas querrán bendecirnos a todos. Te pido esta noche, antes de que la aurora nos anuncie tu salida que ayudes a tus costaleros, que en un recorrido demasiado largo habrán de llevarte con devoción. Te voy a pedir que por fin, quienes tienen que entenderlo, vean que no se puede despreciar a nadie, ni ponerse por encima, ni vanagloriarse. Los verdaderos logros son aquéllos que no se proclaman. Te pido que me sigas acompañando, como yo lo haré mañana contigo, que me alumbres el camino, a veces oscuro y tenebroso y lleno de baches, que me protejas de la gente que me quiere mal, que me des paciencia, humildad y entrañas de misericordia y que ningún odio ni rencor anide en mí. Que piense dos veces antes de devolver la cachetada, antes de aprovechar las circunstancias para devolver una mínima parte del daño que me han hecho. Cada uno ante ti, pagará sus culpas, en eso confío. Te pido por todos aquellos que de verdad, con corazón y desinteresadamente han estado a tu lado estos 25 años, los conocidos y los desconocidos. A quienes sabes que siempre están, dales salud, fuerza y tu bendición. A la fiscal, al capataz de tu paso, a algunos de tus costaleros, a algunos de tus hermanos te acompañen o no, sabes mejor que yo que te quieren con locura, con extremada locura como la mía. Que mañana Vegueta, Las Palmas, la isla te acompañe, te honre y te mime como tesoro preciado que eres. Que todo sea en mayor honor y gloria tuya, Señor. Que mañana quien vaya con penas a verte encuentre tu consuelo y tu descanso, (yo la primera) y que todo lo demás quede en un segundo plano. Que todas las miradas se centren en ti, en tu rostro, en tus manos, en ese Hijo del hombre que una y otra vez viene a salvarnos.

" Llegó Señor el momento
el día que el corazón espera
en que unirás a Vegueta
para contemplar con fervor
al hijo de Dios Salvador
al que enjuga mis lamentos.

Y mis pasos me llevarán
pronto Jesús a tus pies
y tú que todo lo ves
de nuevo me vas a mirar
y el fondo de mi alma encontrarás
que aún vive aquella chiquilla
que asomaba en aquella esquina
esperando tu llegar.


Solo me queda decirte que te quiero como siempre y como nunca y que los años que me tengas destinados de vida sean para vivir según tu camino.

Nuestro Padre de la Salud, ruega por nosotros.

Visitas: 108

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

Comentado por fran en noviembre 9, 2010 a 12:33pm
BONITA POESIA

© 2019   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio