Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


A LA VIRGEN DE GRACIA Y AMPARO, DE LA HERMANDAD DE LOS JAVIERES

Yo que estaba esa tarde perdido por Sevilla viendo pasar la Candelaria por Alfalfa y me encontré, sin buscarlo, con una mirada tierna y serena; ya no lucía el sol en lo ancho del cielo sevillano, aún no llegó la noche que después dejaría ver la luna casi llena y allí, en la Calle de Jesús de las Tres Caídas, y su azulejo en San Isidoro al fondo la te vi pasar. Entre naranjos que intentaban llamar mi atención sin conseguirlo, sentado en el suelo que empezaba a estar frío y sumido en un silencio eterno que se me pasó en un momento. Allí te vi pasar. Allí tus ojos me miraron. Allí mi garganta se estrechó al contemplarte, Virgen de Gracia y Amparo.

 

Los Javieres me deslumbraron con el silencio más riguroso de toda la Semana Santa Sevillana. Quién quiere bulla pudiendo disfrutar de un silencio que se te mete hasta el alma. Y el santísimo Cristo de las Almas, el de Todos los Santos el de todos los Difuntos discurrió majestuoso precediendo tu paso; y quiso esconderse rápido por la estrecha calle de odreros para no restarte protagonismo.

 

Si a la Candelaria no le hacía faltan luces encendidas por lo pronto de la tarde, a Tú encendiste toda la candelería para dejar que nuestras almas contemplasen tu rostro; Tú que eres la Señora de todos los Martes Santos, quisiera llamarte también Señora de Todos los Santos, pero es la que lleva el Niño en sus brazos la que merece ese título. Tú eres Señora de San Francisco el de los Javieres, que tu techo de palio entrega su alma con la suerte de poder mirar hacia abajo y contemplar la dulzura serena de tu rostro.

 

Todas las Gracias de la Tierra las llevas con sencillez sublime, todos los hombres pedimos ser amparados, y tu Señora, aunque yo quisiera que hubieras permanecido eternamente en esa calle mirándome, caminas para repartir gracia y amparar a tantos que te esperan.

 

Todavía faltan muchas calles para que te agaches para entrar por tu puerta pequeña y estrecha, todavía son muchos los ojos que esperan verte; Y mientras yo me quedo con el cuerpo frío y el alma llena se aleja tu silencio por las calles de Sevilla. Ya vendrán otros con música y bulla, pero yo estaré esperando volver a escuchar tu silencio, quizá el próximo Martes Santo.

 

(a la Virgen de Gracia y Amparo y a la Hermandad de los Javieres, que me pilló por sorpresa y no he visto unos nazarenos con más silencio, rectitud y respeto en toda la semana Santa, sentimiento que se transmitía al público, un placer contemplar esta Hermandad con su silencio)

Visitas: 840

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

© 2019   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio