Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


¿A quién se parece nuestra generación? ¿A quién nos parecemos nosotros?

1ª Carta de San Pablo a Timoteo 3,14-14
Evangelio: San Lucas 7, 31-35


La llegada de un familiar o amigo requiere una adecuada preparación. Timoteo recibe una carta que le ayuda a estar bien preparado. Se ve que no es una simple visita de cortesía, ni tampoco una cuestión de mera burocracia eclesiástica: el comportamiento en la casa de Dios, en la asamblea del Dios vivo, columna y fundamento de la verdad, nos pone (nos debería poner) directamente en actitud de contemplación del gra misterio que veneramos. Se trata, en definitiva, de acoger o rechazar al mismo Dios manifestado en la carne. Toda la vida de la iglesia debería estar transida de esta enorme seriedad: en nuestras cuitas eclesiásticas corremos el peligro de ponernos de espaldas y al margen del gran misterio que se ha vertido en nuestras vasijas de barro.

De ahí que el reproche de Jesús dirige a su generación nos lo podamos aplicar con propiedad a nosotros mismos. Para acoger al dios que nos viene al encuentro hay que tener un corazón bien dispuesto. De múltiples formas(en la Palabra,en la Eucaristía, en el hermano, en el necesitado, en la autoridad de la Iglesia) Dios está viniendo a nosotros y nosotros, con frecuencia, buscamos y encontramos múltiples excusas para zafarnos de su presencia. Cremos conocerlo, hasta el punto de poder controlar sus presencias, sin darnos cuenta de que sin la disposición interior de acogida y apertura podemos dejar pasar justo el encuentroque Él ha preparado especialmente para nosotros,el que no poemos controlar. Y es que, aunque es verdad que para acoger al hermano, el amigo y hasta al Dios manifestado en la carne ha que prepararse adecuadamente, es muy probable que esa venida sea una sorpresa que no podemos prever: de ahí la necesidad de estar en vela, de liberarnos de las excusas, de vencer la tentación de domesticar a Dios.

Nos puede parecer que nuestro tiempo y nuestra cultura no están bien dispuestos al encuentro de Dios. Múltiples son los factores que nos hablan de ello. Pero nuestra tarea a este respecto no ha de ser, sobre todo, la de quejumbrosos que se lamentan de los males ajenos(ya hemos dicho que nosotros mismos no siempre acogemos al Dios en el que creemos), sino le de preparar el terreno y fomentar la buena disposición. Como "discipulos de la sabiduría", hemos de vivir en vela para convertirnos en una especie de carta que como, la dirigida a Timoteo, favorece la acogida positiva del gran misterio que veneramos.

Visitas: 111

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

Comentado por trompeta-sangre en septiembre 17, 2009 a 8:38am
Interesantes reflexiones d egran profundidad.
Comentado por tianera en septiembre 16, 2009 a 11:20pm
asi es... y que falta haria que EL nos diese un buen repaso...este mundo anda muy revuelto

Sobre


Publicidad

 




 

Pasión en Sevilla

Eventos

Música

Paused...
  • 1.
    adaptacion de marcha

© 2021   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio