Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


Desde una dimensión antropológico, el ser humano es principalmente religioso. Creamos dioses donde no los hay o creemos un Solo Dios, Único y Verdadero. Esto debe ser una verdad incuestionable. Tan válido puede ser Maradona en su religión como Cristo en la nuestra, aunque la comparación arroje tintes burlescos. Somos seres religiosos porque tenemos la libertad de elegir qué deídad dirige nuestra conciencia y nuestra moral.

La Religión Católica, la nuestra, ha sido nuestra libre opción, por eso somos cristianos católicos. La particularidad de nuestra opción es que nuestra religión no es de práctica individualista. Se entiende -jurídicamente incluso- que la Iglesia es una fundación colegiada y continuada en la historia por los obispos y sacerdotes. Alberto Ribelot lo contaba así en sus clases, aquello me marcó muchísimo. Habiendo dicho esto, remarcamos que ningún cristiano puede practicar nuestra religión de forma individual o independiente, por mucho que algunos lo intenten o deseen desmarcarse de los herederos de aquella fundación que erigieron Cristo y los Apóstoles.

Sin embargo, después de una historia larga y pesada, estrecha y obtusa en algunas ocasiones, la Iglesia permite que las Hermandades ejerzan la libertad de elección en algunos asuntos. Desde mi punto de vista, demasiados. Las Hermandades son bastiones de la caridad más alargada, un tentáculo con la capacidad de llegar a los más ignorados; son fortalezas de culto, gastando ingentes cantidades dinerarias, no solo en unos solemnísimos cultos a sus Titulares, manteniendo abiertas sus iglesias y capillas, con celebración de Sacramentos facilitando la labor de la propia jerarquía. Y por supuesto, las Hermandades son focos formativos en todos los sentidos, en algunas ocasiones, más útiles que muchas instituciones seculares. No debemos olvidar que para entender la historia de nuestra ciudad y parte de nuestra provincia, debemos estudiar la historia de las Hermandades que han ido configurando en muchos casos nuestras costumbres y que se han plasmado en la arquitectura y diseño de la ciudad.

Como vemos resaltado en este último apartado, entendiendo la jerarquía eclesiástica que el hombre es un ser religioso, convencidos de este asunto, que mejor manera de dar rienda suelta a esta faceta que las Hermandades. La capacidad asociativa del hombre, en todos sus sentidos -politica, social, cultural, económica, deportiva, etc.- la vemos reflejada en nuestras Hermandades; es decir, toda una vida a los pies de Dios. Y justo en toda esta vorágine, viene aquel grupo reducido de hombres, ancianos en su mayoría -los obispos-, y nos piden a los cofrades que participemos en un acto que van a organizar poniendo a su servicio toda esa capacidad asociativa que hemos desarrollado durante siglos.

Aunque pueda parecer un capricho, las Jornadas de la Juventud son un buen manifiesto para entender que la Iglesia Cristiana es universal, que somos iguales los cristianos europeos que los americanos o los asiáticos, y que todos estamos unidos en la comunión con Cristo y el Papa, como su vicario. Podemos presuponer otras connotaciones más mundanas, pero si solo avistamos lo negativo y miramos de reojo lo positivo, nada de este invento tendría sentido.

La Iglesia nos pide a los cofrades de Sevilla que hagamos el esfuerzo de llevar una de nuestras veneradas Imágenes -¿de quiénes son las Imágenes? ¿de las Hermandades? ¿de los Hermanos? ¿del Arzobispado? ¿o de aquel que se acerca con el alma cansada y encuentra el descanso en el Señor, aunque sea con una oración personalísima que hilvana en el momento?- a Madrid, a este evento en el que la Iglesia pone de manifiesto su comunión universal. Y nosotros, en nuestro chauvinismo acatetado y a veces siniestro, tenemos la cara dura de decirle al Papa de Roma -eso suena a rancio tela- que no, que quién desee ver nuestras Imágenes, que venga a Sevilla.

Esta negativa solo serviría para señalar o remarcar lo que ya muchos piensan: está la Iglesia Universal y después, la Sevilla. Las Hermandades no nos hacen mejores cristianos ni nos divide en cristianos de primera, segunda y tercera; somos un grupo numeroso y las Hermandades cumplen un papel fundamental dentro de la Iglesia Universal, pero no debemos perder el norte de para qué existimos y cuál es nuestra función dentro de la Obra de Dios.

La Hermandad de los Panaderos representará muy dignamente a todas las Hermandades Sevillanas y a todos los cofrades. Podremos juzgar los actos ocurridos -negativas, intervenciones, coacciones secretas- desde otra perspectiva y denostarlo, según se analicen los asuntos. Pero sin duda, es de recibo que la asociación de fieles más importante del mundo -las Cofradías sevillanas- estuvieran representadas en las Jornadas de la Juventud. Por dos motivos principales: para seguir demostrando que somos los mejores hijos de la Iglesia, los más fieles, los más leales y los que más participamos; y segundo, para mostrarle al mundo en general que somos capaces de adaptarnos a los nuevos tiempos, que estamos a abiertos, que nuestras Hermandades son capaces de traer a Sevilla niños bielorrusos pero que nosotros también llevamos a nuestras Imágenes dónde haga falta.

La Hermandad de los Panaderos estará en Madrid y con ella, cientos, miles de cofrades, no me cabe la menor duda. Las razones serán variopintas; el motivo: María Santísima de Regla.

Visitas: 99

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

Sobre


Publicidad

 




 

Pasión en Sevilla

Eventos

Música

Paused...
  • 1.
    adaptacion de marcha

© 2020   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio