Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


Andrés de Ocampo

Andrés de Ocampo (1555?-1623), fue un escultor español perteneciente a la escuela sevillana de escultura que encarna el tránsito desde el periodo clásico renacentista hacia el barroco.

Biografía
Nació en Villacarrillo, en la provincia de Jaén, entre 1555 y 1560,[1] en su infancia vivió también en Úbeda, aunque pronto se trasladó a la ciudad de Sevilla, donde su padre, el ingeniero Francisco de Ocampo tenía algún interés económico. Aunque no se conoce con seguridad, parece que ingresó como aprendiz en el taller del escultor Jerónimo Hernández hacia 1567, permaneciendo en él durante seis u ocho años. El 31 de enero de 1575 compareció ante un tribunal examinador, compuesto por Pedro Heredia y Gaspar de Águila, siendo aprobado como escultor, entallador y arquitecto.

Residió entre 1581 y 1585 en Córdoba y también algún tiempo en Granada, aunque el centro de su actividad se fijó en Sevilla. Casó en cuatro ocasiones: El primer matrimonio fue en 1575 con Isabel de Torres, un año después contrajo matrimonio con Catalina Ponce, viuda, hija del arquitecto Hernán Ruiz II, maestro mayor de la Catedral de Sevilla, con este matrimonio también se convirtió en cuñado de su maestro, Jerónimo Hernández. En 1604 casó de nuevo, con Catalina Paredes y por último en 1608 se casó con Francisca Maldonado. De estos matrimonios tuvo tres hijas. A su muerte ocurrida en Sevilla, el 10 de enero de 1623, legó sus bienes artísticos a su sobrino y discípulo Francisco de Ocampo y Felguera, "por el mucho amor y voluntad que le tengo", entre sus discípulos debe destacarse también a Alonso de Mena. Tuvo una holgada vida económica, siendo propietario de dos inmuebles en la ciudad de Sevilla y uno en la de Córdoba.

Estilo y obra
A su llegada a Sevilla se iniciaba la escuela sevillana de escultura, con el establecimiento en la ciudad de Juan Bautista Vázquez el Viejo y su entorno de colaboradores, entre los que se encontraban Miguel de Adán, Gaspar de Águila y Jerónimo Hernández. Ocampo conoció a Juan Martínez Montañés y al cordobés Juan de Mesa. Fue un artista culto, lo que se pone de relieve al analizar los libros que componían la biblioteca que dejó al morir, una de las más completas de los escultores españoles del siglo,[2] y que también alternó con destacados pintores de la época, como Francisco Pacheco y escritores que pasaron por la ciudad como Miguel de Cervantes o Fray Luis de Granada.

La temprana muerte de su cuñado y maestro Jerónimo Hernández en 1586, llevó a que Andrés de Ocampo se ocupara de la terminación de las obras pendientes de éste, uno de cuyos principales encargos era la elaboración del retablo de la iglesia parroquial de Santa María, en Arcos de la Frontera, una de las obras más destacadas del arte religioso andaluz. En 1602, tras varios traspasos quedó encargado de la totalidad de la obra, que finalizaría en 1608. La adjudicación de cada una de las piezas que componen este retablo resulta difícil, por los cambios habidos en su ejecución.

La imaginería de Ocampo fue principalmente decorativa, destinada a retablos, mayores o laterales, con relieves

Obras más destacadas
San Pedro (1591), imagen para el retablo mayor de la iglesia de San Pedro de Sevilla.
Relieve mitológicos (1591), en los que se representan escenas relativas a los trabajos de Hércules, Palacio de Carlos V, en Granada
Imagen de Santa Paula (1592), para el convento de Santa Paula en Sevilla
Crucificado (1592-1596), para el Convento de Santa Marta en Córdoba.
Retablo mayor (1599-1600) de la Iglesia de Santiago en Sevilla. Supone un acompañamiento del gran lienzo de Mateo Pérez de alesio que preside el retablo
Relieve del descendimiento (1603-1605), Iglesia de San Vicente (Sevilla).
Exaltación de la serpiente en el desierto (1603-1605), iglesia de San Vicente de Sevilla
La visitación (1609), relieve en piedra en la portada de la iglesia de Santa Isabel de Sevilla. (muy deteriorado)
San Pablo (1611), retablo mayor de la iglesia de San Martín en Sevilla. De este mismo retablo construyó una docena de figuras, aunque la más sobresaliente es la de San Pablo.
Cristo de la Fundación (1622), Capilla de los Ángeles, titular de la Hermandad de Los Negritos (Sevilla).
Crucificado (1623), Catedral de Comayagua (Honduras), constituye una muestra de la presencia de la escultura sevillana en América.
Virgen de la Candelaria, Santuario de San Juan Grande, en Jerez de la Frontera (Cádiz).

Visitas: 301

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

© 2019   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio