Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


AZULEJOS DEL CRISTO DE LA BUENA MUERTE Y LA VIRGEN DE CONSOLACIÓN Y CORREA EN SUS DOLORES. HUELVA.

CON OCASIÓN DEL CENTENARIO DE LA HERMANDAD FUERON INAUGURADOS Y BENDECIDOS EN LA TARDE DE 18/03/2016, 

Las habilidades artísticas para la pintura se perfeccionan con su ejercicio. Cuando una persona es autodidacta son esas habilidades las que explican la belleza y perfección de la obras: En el caso del autor de estos azulejos, Carmelo del Toro, se unen ambos parámetros, pero además la minuciosidad se acrecienta con sus estudios de delineante, una formación técnica que ha quedado sumergida en la artística, vertida en la creación de azulejos de gran belleza y originalidad. Su retina guardó ejemplos de obras de su pueblo natal, Villalba del Alcor. No es extraña su afición por este arte. Yo diría que más que afición es devoción, consciente o inconsciente porque muchas muestras de 

mosaicos las conoció desde pequeño.



Creo que se ha superado en su obra con los dos mosaicos de la Virgen de Consolación y Correa y el Cristo de la Buena Muerte porque son maravillosos. Muestran un dibujo ajustadísimo a las imágenes, un colorido en el que la belleza de los titulares se encuadra en una paisaje que pone frente al espectador el drama de la pasión y muerte de Jesús, con un celaje atormentado como era el propio sufrimiento, con azules y grises de la tormenta más dolorosa por le muerte del Hijo de Dios y el artista tiene la habilidad de armonizar la tragedia con la brillantez y perfección de estas imágenes que incluso enmarca con una elegancia y finura encomiables. 

Hemos visto, someramente, su técnica que muestra 

 y comparte partiendo de dibujos que puntea sobre los azulejos previamente preparados para esta fase. Lo muestra desde su taller en su pueblo natal. El artista comienza su obra desde que elige el dibujo y/o fotografía `porque en la elección entra de lleno su convicción. Elige un ángulo de visión determinado ajustando su creación a un enfoque que le es grato y cumple con lo que se espera de la obra. Y eso es lo que vemos. Se muestra al Cristo de la Buena Muerte de frente y en una perspectiva que nos permite ver bien su rostro y delicado semblante y, como decíamos, encuadrado en un paisaje acorde con el momento de la pasión y muerte que reproduce. Un paisaje que él ha creado. Y no ha descuidado las expresiones que vemos cuando nos acercamos al cristo y a la Virgen. Un enfoque que hace a estos azulejos atemporales a sacarlos de un espacio arquitectónico concreto identificable por lo que no perderán vigencia en el discurrir de los años. Ha preservado las expresiones de cada imagen desde una perspectiva que anuncia lo que al entrar en la iglesia se va a contemplar.

Los azulejos hacen honor a la belleza religiosa, a la hermosura divina de la Virgen de Consolación y del Cristo de la Buena Muerte. Como decía Dante Alighieri, por no poder ver a Dios se se sufre pena de sentido. Pues estas imágenes del Cristo de la Buena Muerte acompañado de su madre, tan maravillosamente representadas en estos azulejos, al contemplarlas, comienza a aliviarse esta pena antes de entrar en el templo

Visitas: 9

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

© 2018   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio