Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


BREVE RESEÑA HISTÓRICA DE LA HERMANDAD DEL SANTO ENTIERRO DE CRISTO, NUESTRA SEÑORA DE LA SOLEDAD Y TRIUNFO DE LA SANTA CRUZ DE MARCHENA.

BREVE RESEÑA HISTÓRICA DE LA HERMANDAD DEL SANTO ENTIERRO DE CRISTO, NUESTRA SEÑORA DE LA SOLEDAD Y TRIUNFO DE LA SANTA CRUZ DE MARCHENA.



El provisor del Arzobispado hispalense doctor Sevadilla aprueba el 23 de Marzo de 1567 las Reglas fundacionales de la entonces Cofradía del Traspaso y Soledad de Nuestra Señora, con residencia canónica en la Iglesia de Santa María de la Mota. En el Archivo de protocolos notariales de Sevilla existe un documento fechado el 4 de septiembre de 1568 en el que se infiere el traslado que hizo a la capital hispalense Francisco de Illescas, alcalde de la cofradía en el que presentándose ante Sacho Peralta, teniente de asistente, solicita información testificada acerca de la procesión y ceremonia del descendimiento que realizaba la sevillana Hermandad de la Soledad, establecida entonces en el Monasterio de Santiago de la Espada.

Constituida en Hermandad de penitencia, de luz y de sangre, fija su estación penitencial en las primeras horas del Viernes Santo, procesionando los hermanos revestidos con túnica blanca de angéo o de presilla, con su capirote alto y cordón de cáñamo a la cintura. El escudo a la altura del pecho, formado por una imagen de la Virgen de la Soledad con un manto negro. Descalzos de media pierna abajo, el hermano de luz podía hacer uso de calcetas de lino o paño, mientras que el hermano de sangre, si estuviere enfermo podía hacer uso de unas alpargatas. Estaban obligados a asistir todos los hermanos que legítimamente no estuvieran impedidos, residentes en la villa o hasta cuatro leguas de su entorno, compuestos por su traje penitencial, cirio blanco, los de luz, y disciplina los de sangre, formada por cinco o tres rosetas de plata, sujetas a unas cintas anudadas al vástago.

En los primeros años presidía, junto a las insignias de la cofradía, un pequeño crucifijo, portado por un clérigo o un hermano, según costumbre, hasta que en 1574 es entregada la Imagen de Nuestra Señora y Madre de la Soledad, encargada a Gaspar del Águila en 1570 por el vecino Gil Muñoz. En 1575, el escultor Jerónimo Hernández talla la imagen del Cristo Yacente, exponiéndose al culto y veneración de los fieles, junto a la imagen de la Santísima Virgen en una capilla, construida en un solar adyacente al templo, propiedad de la fabrica de las iglesias de Marchena, cedido a perpetuidad mediante escritura pública en 1573.

Transcurría la procesión en medio de gran boato, con la asistencia de las ordenes religiosas establecidas en Marchena, aderiéndose paulatinamente el clero de las tres parroquias, hermandades convidadas al acto, la Sacramental de la Iglesia Matriz de San Juan Bautista portando el palio, en señal de respeto, tras la sagrada urna, autoridades civiles e hidalgos ilustres, iniciándose a la conclusión del mandato del Descendimiento en el que se simulaba el descenso de Cristo desde la cruz para colocarlo en la sepultura. En este acto intervenían dos sacerdotes que desclavaban a un Cristo articulado, mientras el predicador pronunciaba un sermón. Posteriormente se añadieron otro elementos como el pregón del ángel, la presencia de las tres Marías y una alegoría de la muerte, costeada mancomunadamente con la Hermandad de Jesús, y la asistencia de la guardia romana, elementos todos que se integraban en la procesión. La practica del Mandato del Descendimiento, que tenía lugar en la plaza de Arriba, dejó de hacerse al inicio de la pasada centuria.

En 1699 se construye el actual retablo de la Virgen por parte del escultor, vecino de la ciudad de Carmona, Juan del Castillo, demorándose la aplicación del dorado que no se hizo hasta 1713, costeado mediante limosnas, la rifa de siete carneros y los beneficios obtenidos en un festejo taurino celebrado en la plaza de Arriba.

Desde su fundación se asentaron en la cofradía personas ilustres y notables, siendo sus protectores los Señores Duques de Arcos, conservándose una carta firmada por el duque don Joaquín Ponce de León en 1707, aceptando el nombramiento de Hermano Mayor. Finalmente, en 1849, siguiendo la tradición, la Hermandad nominó protector y hermano Mayor honorario a don Mariano Téllez de Girón, con ocasión de haber heredado el Título de Duque de Osuna, casa que había absorbido los títulos y patrimonio del ducado de Arcos.

También debemos destacar que desde 1607 se estableció, mediante acuerdo tomado en cabildo de hermanos, el cargo de Rector para el ejercicio y funciones de Alcalde o Hermano Mayor, recayendo en muchas ocasiones tal responsabilidad sobre personas pertenecientes al venerable clero secular de Marchena, destacando, entre otros, la figura del licenciado Pedro Carbonero, primer Rector de la Hermandad, o del emblemático vicario de la villa don José Guerrero de Ahumada.

El respeto e importancia que tenían las reglas entre los hermanos queda de manifiesto en el capítulo treinta y dos de las reglas fundacionales, ordenándose que para cualquier cabildo a celebrar por la Hermandad, ya fuese ordinario o general, estuviese la Regla expuesta en un atril con su paño extendido, presentándose como en reverencia a las “ Santas Palabras” en ella contenida. Si algún hermano tuviere que hablar o proponer algo, tendría que hacerlo con orden y respeto, tomando la Regla para colocarse sobre la cabeza, para ser oído con toda atención de los asistentes, no pudiéndole interrumpir ninguno de los presentes hasta que hubiere concluido su exposición.

Por razón de las Reales disposiciones, presenta nuevas reglas ante el Supremo Consejo de Castilla en 1806. En 1828 se fusiona con la Hermandad del Triunfo de la Santa Cruz, congregación establecida en Santa María sin aprobación del Ordinario, que daba sepultura a sus hermanos en la misma cripta que la Hermandad de la Soledad. Por tal motivo se elaboran unos nuevos estatutos en 1833 en los que se recoge la participación del paso de la Santa Cruz junto con el del Santo Entierro y el de la Santísima Virgen de la Soledad. Ese mismo año, se solicita asimismo la fusión con la Hermandad Sacramental de la Parroquia matriz de San Juan. Esta fusión fue condición imprescindible para que fuesen aprobadas sus consituciones.

Tradicionalmente la Hermandad hacía Estación de Penitencia en la noche del Viernes Santo, aunque a raíz del nuevo orden litúrgico, la Hermandad trasladó su salida procesional y Estación de penitencia a la tarde del Sábado Santo, haciéndolo desde la Semana Santa de 1957.

En su recorrido hay momentos de profunda emoción. Destaca la solemnidad y majestad con que discurre toda la cofradía, en la que están representada todas las instituciones tanto civiles como religiosas de Marchena. Incluso hasta hace muy pocos años era habitual que los presentes se arrodillaran ante el paso del Santo Entierro.

Algo indescriptible es su salida y bajada del Tiro (antigua puerta fortificada, resto de las murallas que rodeaban el Palacio Ducal), su paso por la calle Doctor Diego Sánchez, llegada a la Plazuela de la Cárcel , y subida a la Iglesia. Desde las doce de la noche, hora en que se retira de la Procesión el Santo Entierro, empiezan las “Molederas” acompañando a la Santísima Virgen de la Soledad todo el pueblo, cantándole multitud de saetas, entre las que destacan sus típicas saetas “Carceleras”



Soledad, tú no vas sola

Ni sola llevas tú pena;

Que te viene acompañando

Todo el pueblo de Marchena.



La Virgen de La Soledad, tiene el carisma de las imágenes de una larga historia, pues no en vano es una de las dolorosas de vestir más antigua que se conservan. Uno de los elementos que la distinguen desde el punto de vista icnográfico son las ráfagas. Debió de ser un adimento del siglo XVIII, pues en el siglo anterior no llevaba ese ornato, e ir con el sencillo traje de viuda de corte como se le representa en el relicario que lleva su “Paso”. Este detalle, junto con sus manos entrelazadas en actitud orante y el elegante hieratismo de la composición, confieren a esta imagen una personalidad única entre las dolorosas que procesionan en la Semana Santa andaluza.

Visitas: 994

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

Comentado por N.C.S.- DonaldPress-Ángel León en febrero 14, 2009 a 11:18pm

Estimado amigos y hermano José de Arimatea: Debemos recordar a Marta:Descanse en paz nuestra hermana Marta y luzca para élla la luz perpetua. Nos cuesta pensar y saber que hayas jóvenes, capaces de acabar con la muerte de otra jóven, en definitiva de matar.
Es muy triste y muy lamentable que no, se respeten los mandamientos de la Ley de Dios, l,a pena es que en muchos colegios, no se le da formación religiosa y no se les educa en los valores, fundamentales de respetar la vida de los demás.
nadie es quien para acabar, con la vida de nadie.
Oremos hermanos, por nuestra hermana Marta que, ha partido antes de tiempo, al encuentro con el Padre celestial.
Dice su padre Antonio del Castillo que, "Marta estaba muy feliz ese día y que bajó a la calle a comprar un quedador, para el incienso y que perfumó toda la casa con olor a Semana Santa"...
Desde aqui pedimos a todos los visitantes de esta web que, eleve su oración a Dios, por el alma de nuestra hermana Marta.
Los que te conocían, llorarán tu muerte y te echarán de menos...los que te hemos conocido a través de los medios, rezaremos por tí. ¡Descanse en paz hermana Marta! ¡Que brille para ella la luz eterna!. Descanse en paz. Amén.
Comentado por José Antonio Del Pino en febrero 14, 2009 a 8:46pm
tu eres paisano mio jeje enhorabuena por este articulo y decir que soy costalero del triunfo de la santa cruz escuela de capataces y costaleros.
un abrazo paisano

Sobre


Publicidad

 




 

Pasión en Sevilla

Eventos

enero 2020
DLMXJVS
1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031
       

Música

Cargando…

© 2020   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio