Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


Buenas noches mis estimad@s y querid@s amig@s del mundo capilleril.
Continuando con el escritillo nocturno del sábado, intentaré seguir contando la Estación de Penitencia del Sr. D. Juan Carlos Heras que como ya dije relata magistralmente en su Pregón del año 1.998.
“Aumenta el recogimiento, los espartos aprietan cada vez más las túnicas. El eco de lejanos tambores nos anuncia que la Esperanza se ha hecho más grande. Los cirios se han encendido, las luces se están apagando. En el coro resplandece la lividez de la muerte entre la oscura caoba. Una voz manda a cubrirse y la Iglesia se torna en un negro bosque iluminado, que escucha la última meditación. Un áspero ruido de cerrojo anuncia la salida. La desnuda cruz arbórea avanza sigilosamente ante el silencio de la calle, al que contribuye la cortesía de Triana. En la plaza retumban los salmos penitenciales que el coro interpreta, mientras la tenue luz de los cuatro hachones ilumina levemente el interior de la Iglesia. Cuando el Calvario sale a la calle, hiela las conciencias: es verdad que ha muerto Cristo. La noche se vierte en mediodía con eclipse y bajo nuestros pies tiembla la tierra.
Ya se levantan los negros cirios. Tras las colas de penitentes, la blanca cera anuncia a la Virgen de la Presentación, que con su firme belleza alumbrada por la llorosa candelería nos transmite que en esa cruz se restaura el mundo, como Templo de Dios Profanado.
Cuando a la Campana llegamos, Sevilla ya se ha entregado a la plena Madrugada. La primera Esperanza se va derramando. Y siguiendo la estela de Ella continuamos hasta la Catedral que, vacía y casi en penumbra, recoge el rezo templado del Padrenuestro de los costaleros ante el Santísimo, suave orar de convento entre celosías, que contrasta con el océano de clamores que levanta la realeza del palio macareno al salir a la plaza.
Es el punto culminante. Suenan salmos y aldabonazos admonitorios; pesa la madera en cuellos privilegiados; rachean alpargatas, se oye el crujir de la caoba y hasta el gemir de los espartos. Nunca, como esta noche, se ve que la Catedral está hecha a la medida de la santa locura de los sevillanos. Que cuando aquellos canónigos pensaron en que por locos les tomaran estaban hablando en cofrade de crear este mundo de bóvedas y de ojivas, este bosque de pilares y este cielo de vidrieras que transparentan la luz de una remota madrugada. Tiene que estar Dios aquí, es necesario. Se le ve en la madera crucificado, se le sabe en el Sagrario resguardado. Christus factus est, canta el sochantre y bajo las túnicas todos sabemos que es cierto y la fe –como las quietas llamas de los cirios- conoce en la Catedral, de madrugada, un instante de firmeza que ningún viento de duda puede agitar”.
A tod@s los que me agregaron buenas noches…………y a los que no también.

Visitas: 73

Los comentarios están cerrados para este post

Comentado por macarena madrid en diciembre 3, 2009 a 12:12am
Como siempre me haces pensar..."suave orar de convento entre celosías..." me encanta! buenas noches
Comentado por Margarita Vidal Alvarez en diciembre 1, 2009 a 8:37pm
Ya lo creo que Cristo está en esa enorme Catedral. Está en los costaleros, en los nazarenos y en ese silencio íntimo . Está en crujir de las trabajaderas y el racheo de las alpargatas. Cristo está ahí cada Semana Santa porque Sevilla así lo ha querido.

Precioso el final de este trozo de pregón.
Un fuerte abrazo, amigo.
Comentado por Emi(Angel macareno) en diciembre 1, 2009 a 3:02pm
Que maravilla de texto Carlos, me ha encantado. Un abrazo.

© 2019   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio