Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


           

Aun nos quedan algunas estancias de esta magnífica iglesia por visitar, pues una de ellas es el hermosísimo Retablo Mayor de Vicente Barbadillo, que lo dejaremos para el último capítulo sobre esta Iglesia y que ya en un post anterior hemos tratado.

Siguiendo nuestro recorrido interior, nos encontramos con hermosas capillas y enterramientos, si miramos hacia el presbiterio observaremos una magnifica reja de media altura, en la que se incluyen dos águilas de madera dorada, a modo de atriles, realizadas en el año 1762, posteriormente reformado. En el mismo presbiterio y junto al retablo mayor vemos un sepulcro parietal abierto en arco escarzano, cuya rosa se decora con los típicos pometeados góticos del tiempo de los Reyes Católicos , en nuestro días acoge una interesante estatua yacente de alabastro, revestida de armadura con collar con el peculiar bonete de finales del siglo XV, dichas escultura no pertenece a la tumba que analizamos y permaneció en la frontera de la  capilla de San Benito hasta la reforma del año 1913, por este tiempo, el descrito sepulcro tenia simplemente una tapa inclinada con un escudo en la misma, dos en la caja y otro en la parte superior, todos partidos de Ovando Mogollon; mas arriba se observaba otro blason similar. Al presente adornan tres escudos de Ovando Mogollón, dos en la caja y otro mas en lo alto del muro.

Afirma erróneamente algún erudito que el citado sepulcro-es del capitán Diego de Cáceres Ovando(1487), gran defensor de los Reyes Catolicos, cuyos restos serian trasladados a comienzos del siglo XVI por su homónimo hijo, desde el Real Monasterio de San Francisco en donde reposaban. Sin embargo, aunque esta fuera la intención de su hijo –cuyo cuerpo mortal quizás yaciese en el sepulcro que nos ocupa- el investigador Francisco Javier Garcia Mogollon es de la opinión que los huesos del referido capitán nunca se remorvieron de su capilla en el citado monasterio, pues se conoce un documento fechado el dia 13 de febrero de 1585 que se manifiesta de manera inequívoca en tal sentido, y por otra parte se cree que la estatua yacente que perteneció al primitivo sepulcro de Francisco de Ovando “El Viejo”, hermano del mencionado capitán, que fallecería a principios del año 1504 y cuyo ultimo testamento – en donde se cita la esfigie – data el 7 de mayo de 1498; Francisco de Ovando “El Viejo”que lucho en las Guerras Civiles de tiempos de Enrique IV, fue Alcaide de Trujillo y Primer Señor de la Arguijuela de Abajo, mando por disposición testamentaria , que lo enterraran en San Mateo. En capilla de su propiedad “que es donde está un bulto”. La expresda capilla era sin duda la de San Benito o de los Ovando , situada al lado del Evangelio, como veremos, y que a los pocos años engrandecería su hijo Francisco de Ovando Ribera “El Rico”.

Por debajo se encuentra al presente la sepultura parietal de otro hijo, del citado Capitan Diego de Cáceres Ovando, don Rodrigo de Ovando (fallecido hacia 1530), Asi lo indica la Inscripcion incluida en dos cartelas del basamento “SPULTURA/D RODRIGO/OVANDO” (en la cartela de la izquierda) “HIJO DEL CAP/ITAN DIEG/O DE CACERES ( EN LA CARTELA DE LA DERECHA) .La urna funeraria, cerrada por arco rebajado con orla de rosetas, se decora con elementos platerescos y tiene tres escudos de la familia Ovando-Mogollon, dos en el frente y uno en la inclinada tapa: hermosas columnas balaustres ennoblecen los dos cuerpos que comoponen el monumento. En el año 1913 fue trasladado al lugar que hoy ocupa por el párroco don Santiago Gaspar Gil, con permiso de la propietaria Marquesa de Camarena, desde el flanco de las capillita siguiente. Es muy posible que labrar el sepulcro de Rodrigo de Ovando, el cantero portugués Etor Hernández antes del año 1538, dada la expresa referencia que a él se hace en el contrato suscrito por este artífice el 5 de junio de dicho año (escribano de Cáceres diego Pacheco), para hacer en Santa Maria la Mayor, la sepultura del Doctor Ribera “ni más ni menos e de la hechura del enterramiento de Rodrigo de Ovando”.

En nuestros días se incluye el descrito sepulcro de Rodrigo de Ovando en una preciosa arquitectura clasicista, que no le pertenece y que corresponde a la portada de la hoy inaccesible y pequeña capilla funeraria-llamada de Santiago en 1646-1686- de don Juan de Ovando y Aguirre (1514-1575), biznieto del mencionado Capitán Diego de Cáceres Ovando y persona de gran relevancia en su tiempo (pues llego a ser Presidente de los Consejos de Indias de Indias y de Hacienda), aunque cuentan que murió tan pobre que el propio rey Felipe II, tuvo que contribuir la para la construcción de su sepulcro. Se dispone dicha portada a modo de un arco triunfal , sostenido por dos pilastras toscanas ornadas por casetones y cuyas enjutas poseen triangulos de lados curvos relevados, muy utilizados en la arquitectura  de la primera mitad del siglo XVII, Timbra el conjunto un escudo de Ovando Mogollón recogido por una esplendida cartela manierista y flanqueado por pirámides con bolas

Bajando el presbiterio y el lado de la Epístola había otra capillita con escasa profundidad. Por debajo de ellas estuvo hasta el año 1913 como ya hemos dicho el sepulcro de don Rodrigo de Ovando, y su pequeño espacio, fue completamente reformado y ampliado en el referido año, su actual arquitectura data de ese tiempo, realizada por el maestro de obras del obispado Celso Viera. El hueco cubierto con elemental bóveda de cañón, se abre a la nave por un sencillo arco rebajado – primitivamente era de medio punto – sustentado en los baquetoncillos y timbrado con un escudo de Márquez de la Plata-Carvajal que se repite en el frente del altar,ambos blasones modernos . El citado altar acoge una patética figura representativa de la Flagelación del Señor, que desfila con la cofradía de la  Vera-Cruz e la procesión del Jueves Santo cacereño, fue labrada en el año 1913 por el escultor catalán residente en Madrid Francisco Font y donada por doña justa Lopez-Montenegro Carvajal Marquesa de Camarena. Esta escultura sustituyo a la que regalo a la citada cofradía el indiano Francisco Martin Carrasco en 1656, obra de Jose de Arce y que hoy se venera en la Iglesia Parroquial del Espíritu Santo. En el muro de la izquierda, hay una pequeña hornacina tiene escudo moderno de Carvajal-Arce en lo alto  y enmarca un lienzo de las animas con el Cordero Místico, quizás el que pintó a finales del siglo XIX Andrés Valiente  y que fuera donado por Pedro García Becerra. A la derecha se ve un pequeño crucificado de madera policromada (siglo XVI).

Las capillas hasta aquí estudiadas se incluyen dentro de la mayor del templo  que ocupana en su integridad, era propiedad de la poderosa familia Ovando-Mogollón . Asi sabemos que el dia 1 de febrero del año 1503 Martin Galo y Juan de Olmos, Vicarios y Provisores de Obispado de Coria concedieron licencia a Diego de Cáceres, hijo del Capitán Diego de Cáceres Ovando, para hacer una capilla en la mayor del tempo “entrando a la mano derecha” y tomando todo el lienzo de pared de dicho ábside parroquial . La importante obra que se deduce de la documnetacion parroquial consultada, no se hizo en esa fecha, pues es muy posible que solamente se realizara el sepulcro gótico ya comentado, al que no corresponde la estatua yacente y se iniciaron otros dos.

El viernes 1 de Enero de 1507, un sobrino del citado Capitán Diego de Cáceres, Francisco Ovando de Ribera “El Rico” señor del castillo de la Arguijuela de Abajo, compró en publica subasta por 136.000 maravedíes (siendo cura Juan Galindez y en competencia con el arcediano de Cáceres Nufrio de Sande), todo el lienzo de pared que comentamos, en el que ya habría “tres enterramientos que están començados e hechos”. El dia 17 de agosto de 1518 Francisco de Ovando traspasó graciosamente a sus primos Rodrigo, Hernando (comendador de Santiago), y Diego de Ovando ”por el mucho debido amor que vos tengo” todo este lienzo de pared al que nos estamos refiriendo y e en el que pudieran hacer sus enterramientos. Francisco de Ovando les les hacia la donación porque según la licencia el 13 de junio de 1505cocedida por el obispo de Coria Fray Juan de Ortega, había adquirido las más amplia capilla de San Benito, frontera a la que comentamos situada a al lado del Evangelio.

La capilla de San Miguel Arcangel, es la que visitamos a continuación. Esta capilla tuvo otras denominaciones o advocaciones como la de las Animas (1719), Santa Barbará (1737), Santo Ángel de la Guarda (finales del siglo XVIII), de la Virgen del Racimo (1875) y de los Sagrados Corazones (principio del siglo XX . En el año de 1686 se la titulaba de Nuestra Señora de Gracia.

Tiene escasa profundidad, comunica con la nave através de un moldurado  de arco apuntado apoyado en baquetoncillos góticos, y remata en sencillas crucerías; esta ultimas descansan en ménsulas decoradas con la bolas típicas del gótico hispano-flamenco de finales del siglo XV o inicio del XVI, sin duda la época de construcción de esta capilla, fundada pòr el capitán cacerño Juan Perero que luchó con soldados de Cáceres en la Guerra de Granada. Se adornan las tres claves de la referida bóveda y la clave el arco de entrada con blasones de los linajes Perero-Paredes-Sánchez-Alfon. En el muro derecho del recinto hay un sepulcro plateresco, en el que se observan tres escudos, uno de Perero-Paredes en la tapa y dos cuartelados con las armas de Perero-Alfon-Espadero-Perero y Perero-Paredes-Sánchez-Alfon, cuyos blasones se repiten en una laude de suelo, junto a otra de los Mayoralgo-Figueroa. En el citado sepulcro, reposan los restos del referido capitán, y de su esposa Beatriz de Paredes y de don Juan de la Rocha y Perero, descendientes de ambos y gran Canciller que fue de la orden de San Juan de Jerusalen a finales del siglo XVI, además de comendador de Villas de Duero. El moderno sepulcro frontero, muestra un escudo de Mayoralgo y otros dos con un castillo en el campo. Tiene la capilla un oculo de iluminación, con una vidriera reciente (1957) que representa el abrazo de San Francisco al Crucificado. En el año 1686, eras propietario del recinto don Alonso Antonio de Perero y Ulloa (fallecido en 1704) y su esposa doño Francisca de Carvajhal

La continuación de la Iglesia de San Mateo, nos viene a mostrar ahora la capilla de San Francisco de Asis o de los Ulloa, situada junto a la puerta lateral del templo. Se fundo a comienzo del siglo XV para sepultar a don Gonzalo Garcia de Ulloa que falleció en 1415. A fines del siglo XV, Alvaro de Ulloa decidió por disposición testamentaria, ampliar la capilla que después del año 1527, se adorno con esplendidos sepulcros debido a la magnificencias de su hijo don Jerónimo de Ulloa (fallecido en 1530), Gobernador que fue del señorío de Vizcaya. En el año 1553, eran propietarios del recinto Alonso de Ulloa y la viuda de Juan de Paredes: el 31 de diciembre de referido año contrataron ambos con el cantero Hernan Gil y ante el escribano cacereño Fernando Conde la realización de un “encaxamiento”, para colocar un retablo, altar y reja en su pedestal. En el año 1579 poseía la capilla don Alvaro de Ulloa y Aldana, al que el visitador diocesano ordenó terminarla, pues no estaban alzadas sus paredes ni hecho su arco y bóveda de cañón, todo lo cual impedía proseguir la obra del templo. Según Publio Hurtado, en los últimos años del siglo XIX, desaparecieron los sepulcros, -situados en el muro de la izquierda- y el cuadro de San Francisco que presidia el recinto al que daba nombre. Hoy podemos ver en esta capilla el paso de la Oración en el Huerto, que desfila con la cofradía de la Vera Cruz, en la tarde-noche del Jueves Santo, fue realizado este salcillesco grupo en los talleres barceloneses de Arqués y lo regalaron en el año 1898 doña Isabel y doña Pilar Bermúdez de Castro. Adornas la capilla diversos blasones; timbra la calve del arco de entrada un escudo de Ulloa-Paredes (el blasón de Paredes solo tiene cuatro estrellas, en lugar de siete) y en el suelo se Observan una laude de Ulloa y otra de Aldana-Mayoralgo.

Bajo el coro podemos ver la imagen la imagen realizada  en piedra de granito de la Virgen de Victoria, patrona de Trujillo y la del Beso de Judas, que procesiona con la cofrada de la Vera Cruz en la tarde-noche del Jueves Santo, Esta imagen se realizo en Valencia en los talleres Tena en 1934

En el próximo capítulo veremos las capillas del lado de la Epístola.

 

Visitas: 1606

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

Comentado por Francisco A. Mazuecos. en febrero 26, 2011 a 12:12am
amigo fermando que iglesia tan impresionante, la verdad es que cuando la vi por primera vez esta iglesia megusto mucho, pero con las fotos de este blog al igual que las buenas esplicaciones que das me hacen de recordar todo lo que vi gracias por compartirlo con nosotros y enhorabuena por estos trabajos que realizas, saludos de paco...
Comentado por MAITE en febrero 23, 2011 a 10:49am
Fernando como simpre una maravilla. Gracias por enseñarnos esa tierra tan hermosa, espero ir pronto si la Virgen de la Montaña lo permite. Besos.

Sobre


Publicidad

 




 

Pasión en Sevilla

Música

Cargando…

© 2019   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio