Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


Llega la hora de consumar la ofrenda. En vista de su firme constancia, se les condena a muerte. Un último intento de los alféreces y tribunos, - compañeros de armas -, también resulta vano. "Esta es la hora, - les responden -, de dar a Dios lo que es suyo. ¿ O acaso pensáis que nosotros, criaturas de Cristo e imágenes de Dios, vamos a entregarnos al demonio, al mundo y a las riquezas inícuas ?. Lejos de nosotros el apagar la lumbre divina, enterrándola en tinieblas". "Hemos cumplido de sobra nuestro contrato con el César, pues que por su servicio sufrimos graves heridas que premiaron estas condecoraciones. Despojadnos de ellas. Nos esperan otras más gloriosas, las que nos impondrán numerosas cohortes de ángeles qua capitanea Cristo desde su alto trono. ¡Dejadnos salir ya a su encuentro!.
Suena la hora del verdugo. Es la primavera que ya apunta y estamos a la orilla del Cidacos, en el Arenal. A punto de consumar su gesta, se despojan de todo lo que puede tener regusto de gloria pagana. El anillo de Emeterio, que al salir de su mano vuela hacia el cielo como prenda y rúbrica de su fidelidad inquebrantable. Y el sudario que cubre el cuello de Celedonio emprende la misma ruta celestial hacia el reino de la luz, como anunciando al cielo el arribo inmediato de dos astros de primera magnitud.
Aurelio Prudenio deja en sus versos constancia de este hecho que, en su decir, asombra a la multitud y hace palidecer al mismo verdugo vacilante. Al fin, recuperados de su pasmo, descarga el golpe mortal sobre los cuellos dóciles de los mártires, pues no quiso Dios privarles de aquella gloria. "El Arenal se tiñó empapado con su sangre y volaron como dos ricos presentes hacia el cielo, indicando con sus fulgores que tenían abierto el camino de la gloria". Los fieles de la antigua iglesia calagurritana recogen devotamente los despojos mortales, hechos ya reliquia inmortal, y los depositan en la misma tierra que recibió la caricia primera de sus miembros aún calientes. Andando el tiempo, erigirán sobre aquel altar de su sacrificio un baptisterio, y allí mismo "donde el Espíritu Santo bajó un día del cielo a dar la palma, viene ahora a dar el perdón". Pronto se convertirá en una iglesia, centro de peregrinaciones suplicantes que acuden de todas las regiones de la tierra, pues a todas ha llegado la noticia la fama pregonera.
Surgen en la región vasco-navarra iglesias puestas bajo el poderoso patrocinio de nuestros Santos, y su nombre es celebrado allende nuestras fronteras.
La ciudad de Calahorra, agradecida al regalo del cielo en su ejemplo y en sus reliquias, les erigió como soberbio mausoleo, una severa y magestuosa catedral, bajo cuyo altar mayor y en permanente exposición se encuentran las arquetas de maderas preciosas recubiertas de plata sobredorada y labrada a cincel y adornada con piedras preciosas, que guardan celosas la mejor herencia de nuestros mayores: los restos mortales de nuestros santos, objeto de devoción ferviente para todo buen hijo de esta noble ciudad.
Que, como dice Prudencio: "Nadie rogó aquí en vano; que el suplicante se volvió de aquí con el ánimo alegre y enjutas sus lágrimas, al sentir que todo lo que debidamente pidió lo había conseguido. Tan gran desvelo tienen estos poderosos intercesores por atendernos en nuestras necesidades, que no dejan que nadie emita una súplica vana al pie del altar. Las recogen todas y al punto las llevan al trono del Rey eterno". "Y Cristo jamás negó nunca nada a sus Mártires".

Visitas: 271

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

Comentado por esperanza jimenez vazquez en agosto 24, 2009 a 1:07pm
GRACIAS, Miguel Angel, por darme a conocer las vidas de estos dos santos hermanos, muy queridos para los calahorranos, y de gratos recuerdos para mí, estoy siguiendo con mucho interés estos relatos, me hace bastante ilusión conocer sus historias, después de haberlos conocidos a " ellos ", en la procesión, muy interesante todo, nuevamente gracias. Besos desde triana.
Comentado por MAITE en agosto 24, 2009 a 11:12am
No, tenia mucha informacion sobre estos santos, muchas gracias cada dia me acerco mas a vuestra tierra,y no rogaremos en vano, saludos.
Comentado por Moy en agosto 24, 2009 a 10:49am
Muchas gracias por habernos acercado la historia de estos entrañables santos, Emeterio y Celedonio, que para muchos riojanos, y en especial para los calaguritanos, tienen tanta veneración, fama y les guardan tanto cariño como a las santas Justa y Rufina en Sevilla.

Escudo de Calahorra donde aparecen los nombres de San Emeterio y San Celedonio y, esquemáticamente, los cuellos sangrantes de los santos.
Dice Prudencio en su obra Peristephanon, I, de mediados del siglo IV:
¿os dais cuenta, vascones, entregados antaño a un grosero paganismo, de la sangre maravillosa que se ha hecho derramar...

Sobre


Publicidad

 




 

Pasión en Sevilla

Eventos

Música

Paused...
  • 1.
    adaptacion de marcha

© 2020   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio