Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla



CAPATACES Y COSTALEROS

Los verdaderos protagonistas de este hermoso idilio amoroso de siglos Sevilla-Semana Santa son las Sagradísimas Imágenes Titulares de cada una de nuestras hermandades y cofradías.

Mientras Ellos permanecen inmutables al paso del tiempo, nosotros pasamos de largo, somos como la cera que se consume lentamente a lo largo de la Estación Penitencial.

Los costaleros formamos parte de la nómina de nuestra cofradía. No somos ni mejores ni peores que el resto de los hermanos que conforman cada cortejo procesional. Ocupar un lugar bajo las trabajaderas supone para nosotros alcanzar un sueño. El mismo sueño que de niños cumplimos al vestir por primera vez la túnica de nuestra Hermandad.

Nuestra ceguera, a veces, nos hace olvidar que de los pequeños detalles alcanzamos los grandes momentos. No tiene sentido buscar un protagonismo absurdo e innecesario. Cada costalero como cualquier hermano entiende su papel dentro de la Hermandad de manera particular. Los costaleros no aparecen por generación espontánea y sin previo aviso. Son hermanos que con el tiempo tomaron una decisión y sintieron que su lugar en la cofradía estaba cargando con el peso del amor y de quienes realmente dan sentido a la Hermandad.

Debajo de un paso se viven experiencias inalcanzables para quienes no tuvieron la fortuna o bien no sintieron la llamada del costal del amor a Dios y su Madre. Momentos en los que las fuerzas flaquean y los kilos empiezan a caer como pesadas lozas, al instante un grito de ánimo que hace levantar los cuerpos y una cuadrilla que a un mismo grito hace olvidar cualquier señal de desfallecimiento. Existe mucho de verdad bajo la parihuela, pero como buenos hijos de Dios, esas mismas diferencias que puedan existir en cualquier ámbito de la Hermandad se traslada a las entrañas de nuestros pasos.

Obviamente cualquier triste acontecimiento que atañe a capataces y costaleros suele tomar tintes de notoriedad en el seno de la Hermandad y como reguero de pólvora se extiende al exterior. De una pequeña chispa puede originarse un gran incendio. La labor del capataz es difícil y en ocasiones poco gratificante. Establecer hasta donde debe llegar el capataz y cuales son los límites del costalero es tarea ardua y complicada.

Indudablemente el capataz debe tener voz y mando, siempre siguiendo las directrices marcadas por la Junta de Gobierno y sin extralimitarse en el ejercicio de sus funciones. Capataces y costaleros son dos distintas acepciones que confluyen en un mismo fin: pasear a Dios y su Madre por las calles de Sevilla como bien se merecen, manteniendo siempre la idiosincrasia y el sello propio de la Hermandad.

Lamentablemente, y en más ocasiones de las deseadas, la relación entre capataces y costaleros no es todo lo fluida y cordial que sería de desear. La falta de entendimiento radica en la ausencia de un diálogo fluido y sincero, y de esa mano izquierda tan necesaria en la figura del capataz a la hora de comunicar a un componente de su cuadrilla una decisión un tanto dolorosa para él.

Una vez más debemos ser ecuánimes al plasmar nuestra particular visión sobre un tema un tanto extrovertido y no caer en la injusta generalización.

Visitas: 4472

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

Comentado por Cofrade del Silencio en marzo 11, 2010 a 7:55am
Perfecto tu comentario....Pero tambien sabras que son ustedes el quinto poder dentro de las hermandes. Unidos a los capataces sois capaces de hacer tambalear a cualquier junta de gobierno y en muchos casos os utilizan para ganar elecciones prometiendo a los pobres que llevan cantidad de años soñando con meterse debajo de sus imagenes. De eso sabe mucho el señor Ariza y para muestra una hermandad de Triana.En todas tienen problemas con alguien y en Utrera ya lo han calado. Que es licito , ya lo sabemos.
Son ustedes tan Hermanos como los demas y vuestro boto es tan bueno como el de cualquiera. Siempre e dicho que todas las personas llegamos a una hermandad para ocupar nuestro sitio y cada uno tenemos que ser mayorcitos para saber cual es. Amigo yordy le tengo tanto respeto y admiracion a vuestro trabajo debajo de las trabajaderas que nunca se me paso por la cabeza meterme debajo simplemente porque se cual es mi sitio dentro de una hermandad o porque nunca senti la llamada.
Comentado por José Joaquín Torres Aragón en febrero 5, 2010 a 5:40pm
Muy bueno Yordi estoy totalmente contigo
Comentado por chiqui-cofrade en febrero 5, 2010 a 5:36pm
Primero me a gustado mucho todo,y estoi deacuerdo contigo en casi todo,pero yo pienso que si un capataz se pone delante de un paso no es solo para mandar y obedecer las ordenes que le mandan desde arriba la junta de gobierno,sino tambien cada capataz tiene su estilo y su forma y ahi muchas juntas que eso no lo entienden, que muchas veces ahi que dejarles hecer su trabajo,pero bueno no nos podemos quejar, por que tenemos unos magnificos capataces que nos hacen disfrutar la semana grande.
Comentado por JOSE ANTONIO en febrero 4, 2010 a 9:47pm
Me han encantado tus palabras. No tengo la fortuna de poder ponerme el coltal por una enfermedad en la espalda, es una cruz que llevaré toda la vida, pero si conozco bastante el mundo del costal y todo lo que dices es verdad, una gran verdad. Saludos
Comentado por Guillermo-El Nazareno de Sevilla en febrero 4, 2010 a 7:30pm
que verdad más grande, y con las palabras tan cuidadosamente escogidas para ello. Te mereces ese destacamiento y más. Un fuerte abrazo.
Comentado por José Luis Muñoz en febrero 4, 2010 a 9:08am
"porque hubo un tiempo en que los hermanos elegían a su Junta de
Gobierno, la Junta al capataz y el capataz a sus costaleros y cada cuál sabía
perfectamente dónde empezaba y dónde terminaba su tarea; y aquello no era
autoritarismo sino orden y sentido común."

Esto lo dijo D. Enrique Esquivias en su pregón de la Semana Santa de Sevilla de 2007 y, por mi parte, va a misa.
Comentado por Álvaro García Alarcón en febrero 3, 2010 a 11:53pm
Magnífico
Comentado por Angelukidetriana en febrero 3, 2010 a 7:48pm
Falta decir una cosa ,obvia, pero importante. Cuando hblamos de una "cuadrilla", o mas en general "del mundo del costal", hay que saber que hay gente de todos los tipos, colores y sabores, cada uno de su padre y de su madre. Y siempre es dificil que todo vaya sobre ruedas , cuando se junta tanta gente. Asi que, aunque desagradables, estos pequeños incendios cofrades, son casi inevitables.
Comentado por Real de Triana en febrero 3, 2010 a 12:19am
Debe de haber un respeto por parte del capataz y el costalero, pero es lamentable que un señor por el simple hecho de ser el que manda, tenga en lista de espera a hermanos con mas de 15 años, como pasa en la Hermandad de los Gitanos en el paso del Señor de la Salud, y entren los amigos de su hijo, menos mal que el delegado Manolo Morillo, lo hechan o mejor se ira con el Sr. Ezpeleta..........ADIOS.....
Comentado por Victor Hugo Geniz Hermosilla en febrero 2, 2010 a 10:20pm
la relación entre capataces y costaleros es muy fácil, solo hay que tener humildad por parte del capataz y no tratar al costalero como un "peón" sino como si fuera su hijo desde el primero al último de ellos, y por parte de los costaleros si las cosas se hacen por devoción, que es lo que se va perdiendo tristemente, pensad en vuestras imagenes y darlo todo por ellas, y no en donde me "toca" o donde me "pone" y dejarnos de amiguismos

Sobre


Publicidad

 




 

Pasión en Sevilla

Eventos

Música

Paused...
  • 1.
    adaptacion de marcha

© 2021   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio