Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


Caridad Cristiana y Eucaristía. Un punto de vista desde la historia de la Santa Misa

Recientemente he publicado en Arte Sacro, revista digital de Sevilla un artículo titulado

Caridad Cristiana y Eucaristía. Un punto de vista desde la historia de la Santa Misa

F.J. Barragán de la Rosa 07.11.2018

Por si es vuestro interés el leerlo os suministro el enlace:

http://www.artesacro.org/Noticia.asp?idreg=126130

 

SINOPSIS

La caridad cristiana viene de la conciencia de que Dios es Padre, nos ama, y nosotros somos realmente hermanos, y debemos atender como tales a los más necesitados. En este artículo se trata de como las aportaciones caritativas hechas siempre en el momento del Ofertorio de la Santa Misa se fueron integrando en la liturgia de la misma a través de los tiempos, dejando algunos curiosos vestigios. Se pone de manifiesto también como desde principios del siglo VI cuando se comienza con la entrega anual del diezmo en especies, aunque fuera de la celebración de la misa como un tributo obligado para la Iglesia, desde entonces el vínculo de las ofrendas como una “forma litúrgica” de ejercer la caridad cristiana se debilita. A ello contribuyó también la introducción del pan ácimo en las hostias consagradas en las misas, eliminando la presencia del pan común fermentado apto para ser entregado en cantidades notables a los pobres. Esa evolución culmina en la configuración de la misa tradicional que pervivió desde el s. XVI hasta mediados del s. XX y conservó algunas rúbricas que recordaban la entrega de las ofrendas en especies del pan y del vino por parte del pueblo. Es decir desde las constituciones del Concilio de Trento hasta que los principios del Movimiento Litúrgico encuentran eco en el papa Pío XII. Así en la misa tridentina en el ritual del Ofertorio disocia de manera definitiva la ofrenda eucarística que ocurre en el altar, de la entrega de bienes correspondiente a la exigencia cristiana de compartir en caridad con el pobre que se materializó definitivamente en una cuestación monetaria sin ninguna vinculación con lo que pasa en el altar. Mientras en el altar se ofrecen los dones eucarísticos (oblatas) simplemente de manera simultánea en la nave de los fieles ocurre el acto sin trasfondo litúrgico de recoger el dinero en el cestillo o cepillo que es directamente llevado a la sacristía. Las indicaciones del el Concilio Vaticano II, fueron interpretadas como que de alguna manera había de restaurar el sentido litúrgico de la participación del pueblo en el Ofertorio. Se recuperó por ello para las misas solemnes una ceremonia del Ofertorio que podía recordar los usos de la Iglesia primitiva. De esta manera los fieles llegan en procesión a través de la nave presentando unas “ofrendas simbólicas” consistentes en diversos elementos necesarios para la celebración de la misa sacrificial tales como el pan y el vino, los vasos sagrados etc, ; elementos que el celebrante recoge para subirlos al altar y proceder posteriormente a su ministerio sacerdotal de celebrar el Santo Sacrificio actuando In Persona Christi con la materia de los dones presentados.

Puede encontrar una versión más desarrollada del artículo también en mi blog:

https://us.academia.edu/FJBarragandelaRosa

Visitas: 10

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

© 2018   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio