Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


Cofradías de Cádiz: leyendas y verdades

 

 

Dicen que a una ciudad se la describe por sus gentes, por sus costumbres, por sus tradiciones, por su cultura en definitiva, y aquí cumplen un papel muy importante todos los colectivos, entre ellos, las hermandades y cofradías de Cádiz. Mucho se ha escrito de las leyendas y realidades constatadas que rodean este mundo. La más conocida quizá, sea la que propició que Nuestro Padre Jesús Nazareno se convirtiera en el Regidor Perpetuo de la Ciudad.

 

Cuenta la leyenda que en la noche del 21 al 22 de Julio de 1681, cuando la epidemia de la peste asolaba la ciudad, una monja que rezaba en la capilla del señor vio cómo el Nazareno y María Magdalena bajaban del camerín y recorrían diversas calles hasta llegar al Hospital Real, paseando por cada una de las habitaciones, haciendo desparecer la enfermedad. Este relato popular llevó a que el Nazareno fuera nombrado Regidor Perpetuo y que María Magdalena recibiera el título de Protectora de la Ciudad. Y ésta es también la razón por la que la imagen del Señor procesiona siempre acompañado por María Magdalena en actitud suplicante. Se puede decir que es casi un paso alegórico, el pueblo de Cádiz representado por María Magdalena a los piés del Señor. El 22 de julio de 2007 se conmemoró el 325 anivesario de este acontecimiento de leyenda, lo que sirvió para darlo a conocer a los más despistados.

 

Aunque entre las cofradías de Cádiz no predominan las historias de este tipo, existen algunas más. Entre ellas, una que tiene que ver directamente con el Santísimo Cristo de la Buena Muerte. Desde hace muchos años circula por los mentideros cofrades el rumor de que los padres agustinos se van de Cádiz, llevándose consigo la imagen, propiedad de la orden. Es cierto que la talla pertenece a dicha corporación, y que incluso en algún momento de la historia se la quisieron llevar a El Escorial, algo que impidió, según el investigador Ángel Mozo Polo, la sobrina de José María Pemán, María Pemán, una profesora de Arte y de gran renombre en el Cádiz de mediados del siglo XX.

 

Pero las cosas han cambiado, y en el hipotético caso de que los padres agustinos decidieran abandonar la ciudad, la Iglesia que ocupan, y todo lo que ésta custodia en su interior, pasaría a ser propiedad del Obispado, como pasó con la Iglesia de Santiago cuando se marcharon los Jesuitas. Así lo ha confirmado a este periódico el párroco de San Agustín, el padre Julián Fernández-López Terrada, quien ha manifestado por otro lado, que no tiene constancia de que su Orden vaya a abandonar la ciudad.

 

En torno a la imagen de Buena Muerte giran leyendas, pero también realidades cotejadas con documentos, como que fue subastada en la Plaza de San Juan de Dios durante la Desamortización de Mendizábal, en el año 1836. Según Mozo Polo, ésta fue comprada por la familia Casanova, que la devolvió a San Agustín. Más tarde, en mayo de 1931 y en plena revuelta, la talla tuvo que ser retirada del altar porque había amenaza de asalto por parte de los revolucionarios. Un hecho que desencadenó que hermanos de la Cofradía la trasladaran a la casa de Ambulari (que vivía en la calle Feduchi y era también hermano) sacándola por la puerta de la Sacristía. La estrechez de ésta provocó que se le descolgara uno de sus brazos. Con el tiempo fue restaurada y devuelta al culto.

 

Otra de las leyendas cofrades tiene que ver con la Cofradía de los Afligidos, y más exactamente con el autor de sus imágenes, Peter Sterling. Se dice que este escultor comulgaba todos los días antes de ponerse a trabajar sobre la madera que daría lugar a la obra que hoy se contempla en San Lorenzo. Se quedó tan prendado de las imágenes que esculpió, que cuando regresaba a Sanlúcar (donde residía) después de haberlas entregado, murió. Años más tarde se ha comprobado, según Mozo Polo, que no fue exactamente así, y que el artista falleció dos años después.

 

Sobre el Señor de la Humildad y Paciencia pesa otra leyenda. Cuentan que la talla salió de un sólo tronco, algo que el investigador José Luis Ruiz-Nieto Guerrero desmiente, “porque tendría que ser un tronco enorme y la talla pesaría muchísimo; además, se le ven los ensambles que demuestran lo contrario”.

 

Algo parecido se cuenta de Nuestro Padre Jesús Caído. Muchos creen que la imagen del Señor salió de una de las vigas de la Iglesia del Carmen. De ahí que el boletín de esta Cofradía se siga llamando La Viga.

 

Algunas de las historias acaban también en derivaciones o apodos; es el caso de María Santísima de la Victoria, a la que se le conoce como La Loca, aunque el calificativo no guste demasiado a sus hermanos y a muchos cofrades. Pero esta vez tiene su lógica. Debido a las grandes dimensiones de su paso, al estilo de los tronos malagueños, la cofradía no podía salir de San Lorenzo (donde tenía antes ubicada su sede canónica, ahora en La Castrense), de ahí que empezara a salir de los terrenos que había delante del antiguo Manicomio, cerca de la Iglesia de Santa Catalina, y que empezara a acuñar este sobrenombre.

 

Siguiendo en el capítulo de realidades constatables cabe mencionar el susto que los hermanos de la Sanidad pasaron con el Señor del Mayor Dolor a su paso por la Calle Ancha en una de sus salidas procesionales. Según cuenta el historiador, Ángel Mozo, allá por la década de los cincuenta del pasado siglo, a la talla de Miguel Láinez Capote se le rompió la espiga que unía los pies con la peana. “El escultor no le colocó la cinturilla de hierro que sujeta la talla a la peana, por lo que con el cimbreo del paso, la imagen se quebró y quedó tumbada, sin llegar a caer al suelo”. Rápidamente, los hermanos la cubrieron para que el público no pudiera ver la imagen en esas condiciones, regresando a toda prisa a Santa Cruz.

 

Y en el apartado de costumbres que se han perdido con el paso del tiempo, cabe señalar la del Santo Entierro. Y es que antes se acostumbraba a que las autoridades y los gaditanos que quisieran participar, velaran durante la jornada del Viernes Santo la Imagen del Señor fallecido en el interior de la urna depositada sobre un catafalco.”Esta velada no se celebraba en Santa Cruz, sino en la Plaza de San Juan de Dios”, señala Mozo Polo.

 

Pero si hay una historia que llama la atención fue la del Señor de la Salud, de la Cofradía de las Cigarreras. La Hermandad vivió dos sobresaltos importantes en torno a su imagen. Las dos relacionadas con el asalto a las Iglesias que tuvieron lugar la noche del 12 de mayo de 1931 y el 8 de marzo de 1936. En estas dos ocasiones la talla se salvó milagrosamente, destacándose en su rescate el que fuera el Mayordomo de la Cofradía por aquel entonces, el General Fernando García Veas.

 

En la primera ocasión, la del 12 de mayo, García Veas arriesgo su vida para sacar la imagen de Santo Domingo. En los archivos de la hermandad ha quedado registrado que García Veas trasladó hasta su casa (en la Calle Ancha) al Señor de la Salud en una berlina, vestido de militar. Para ello, tuvo que esperar a que se hiciera la noche, por lo que estuvo dando vueltas por Cádiz en el coche de caballos, esperando el momento propicio.

 

La segunda, la del 8 de marzo del 36 fue mucho más agonizante. De los archivos se desprende que en junta, celebrada en la sacristía de Santo Domingo, se instó al Prior a retirar la imagen en vista del cariz que estaban tomando los acontecimientos, pero encontraron la negativa por respuesta. Por el relato de García Veas, se sabe que dos días después de que el Convento ardiera en llamas se comprobó cómo la talla continuaba intacta. “El 11 de marzo, de acuerdo con un oficial de Asalto, García Veas acompañado de Ángel Almeida y Andrés Domínguez (otros dos miembros de la junta) entraron en la Iglesia y desmontaron la cabeza y cuello del Señor, los brazos y las manos, toda vez que era imposible sacarlo entero. Asimismo, serraron los pies del resto del cuerpo, y así lograron sacarlo de allí”, se explica en el documento que custodia la Hermandad. El día 6 de abril regresaron para poder sacar el resto de la talla.

 

Y volviendo a las leyendas hay una que circula con fuerza. Ésta no tiene que ver con ninguna imagen en concreto, pero sí con las cofradías. En concreto se trata de la Catedral. Se comenta mucho, y sobre todo en Semana Santa, que las Hermandades tienen que pagar por quedarse en la Catedral si la lluvia les sorprende en su Estación de Penitencia. Los hermanos mayores consultados por este periódico han desmentido categóricamente este rumor. Es más, algunos afirman que ni siquiera reciben presiones por parte del cabildo catedralicio para abandonar la Seo lo antes posible. Así lo ha asegurado a este medio Miguel Ángel Morgado, hermano mayor de la Vera-Cruz. Hace dos años su Cofradía tuvo que permanecer en la Catedral durante dos días, “sin sentirnos presionados en ningún momento”.

 

Esta afirmación ha sido aseverada por el hermano mayor de la Cofradía del Medinaceli, Francisco Hernández, quien también tuvo que guarecerse unas horas en el interior del primer templo de la Diócesis por la lluvia.

 

Todo un entramado de historias que engrandecen la cultura popular de una ciudad, en este caso, la de Cádiz.

 

Extraido de información bahia. 

Visitas: 1231

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

Comentado por MANUEL JOSE GARCIA PEREZ en marzo 13, 2012 a 12:21pm

Gracias a Dios,todavia no llegamos a ser lo turistica que es  la SEMANA SANTA DE SEVILLA o MALAGA.cON NUESTRAS CONNOTACIONES,CURIOSIDADES,CADA VEZ VIENE MAS GENTE.UN SALUDO DESDE CAI-

Comentado por PRESENTACION DEL CIELO en mayo 8, 2011 a 1:20am
Existe un cartel de la Semana Santa de cadiz, donde la fotografia recoge un paso por una calle y sale de fondo un edificio muy antiguo, pues bien en una de las ventanas aparece una persona, o algo parecido a una persona, pero lo sorprendente es que el edificio estaba abandonado hace muchos años antes de la fotografia echa...............
Comentado por Patricia Bercedo en mayo 7, 2011 a 12:42pm
Muy cierto tu comentario.Un saludo
Comentado por Quetintubocofrade en mayo 7, 2011 a 12:17pm
Interesantisimo post el tuyo, y muy ameno de leer. Tengo la impresion de que La Semana Santa de Cadiz esta muy eclipsada porl el Carnaval, cuando en si misma tiene una gran importancia. Estos post dandola a conocer nos ayuda a conocerla en su valor real.  Un saludo

© 2019   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio