Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


Qué difícil se hace escribir sobre un tema del que se sabe muchísimo por experiencias de la vida, pero que a la vez no se conoce porque es algo abstracto e inteligible. Eso es precisamente lo que a muchos nos pasa cuando intentamos hablar de la ESPERANZA.

A esta palabra se le atribuyen muchos significados, desde Esperanza como estado de ánimo, en el que el hombre tiene la fe o creencia de que algo suceda, pasando por el campo de las matemáticas a la hora de hacer estadísticas, hasta la de virtud teologal que junto con la Fe y la Caridad forman un triángulo en el que todo buen cristiano debería orientar su vida como creyente.

Ésta última, es la más importante ya que en todos los momentos de nuestra vida hemos tenido, o mejor dicho, sentido algo de Esperanza. Desde ese sentimiento de espera cuando un familiar o amigo tiene algún problema y deseamos que se solucione, pasando por el sentimiento que tenemos cuando apenas quedan unas semanas para la Semana Santa, hasta cuando en los últimos días de nuestra vida esperamos el momento de la vida eterna junto al Padre.

En estos sencillos ejemplos se plasma la Esperanza que siente un buen cofrade. Quién no ha soportado alguna vez la infinita espera que supone la Cuaresma, tiempo de ayuno y abstinencia, en el que vamos contando los días, las horas y los minutos, hasta que llega el Domingo de Ramos. Ese día en el que se suelen ver los primeros capirotes y las palmas de la Hermandad de la Borriquita. Desde ese día hasta el Domingo de Resurrección, cada cofrade siente en su corazón algo de Esperanza. Como por ejemplo, ese momento en el que se preparan las túnicas en el salón de su casa días antes de la salida de su hermandad, o los primeros paseos por la calle oliendo a incienso y a azahar, e incluso la larga espera que se produce hasta que se ve pasar a un paso de misterio o a un paso de palio.

Muchas son las advocaciones Marianas que toman por nombre a la Esperanza, de entre ellas las más populares son Esperanza Macarena, Esperanza de Triana, Esperanza de la Trinidad, Gracia y Esperanza y un largo etcétera en todo el mundo. Cada una de estas advocaciones marianas tienen sus propios devotos, su propia cofradía, sus propios pasos, en definitiva, su manera propia de tributar a María. Para muchos, Esperanza de todo cristiano y en la que depositamos nuestra confianza hasta el encuentro con Jesús y María en la vida del mundo futuro.

Como dice la Salve, “Vida, Esperanza y Dulzura, del alma que en ti confía”.
Por siempre María, Nuestra Esperanza.

Visitas: 83

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

Sobre


Publicidad

 




 

Pasión en Sevilla

Eventos

Música

Paused...
  • 1.
    adaptacion de marcha

© 2020   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio