Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


CRISTO QUE LLORAS Y ORAS (del pregón Semana Santa 2010, La Línea)

Un Rosario doloroso tintinea derramando hermosura,
una niña llorando de pena se pierde entre los olivos.

La Virgen del Amor no quiere oir la noticia.
La Virgen del Rosario no quiere oír los misterios
que le dicen, que su hijo llora y ora en el huerto.
La rosa de San José va deshojándose de pena.

Cristo, se aparta de sus discípulos
y desaparece entre los olivos.
“Orad y estar en vela”
(Mc. 14, 34)
Ya en la casa de Caifás la espada y la antorcha se había levantado contra El.
¡ Padre !, mira por amor a tu hijo, que llora desconsolado en el huerto.
Cristo se convierte en niño, que llora y busca los brazos de su padre porque lo llevan a la muerte.
Como ya ocurrió en el desierto, el diablo se hace presente en Getsemaní, y muestra a Jesús la noche oscura de su existencia. (Mt. 4)
Aparecen las torturas, los azotes, los clavos, las espinas… y le dice:
¡ Jesús huye! no merece la pena morir por esos.

Esos que te abandonarán, los que renegarán de ti, esos que veintiún siglos después, se avergonzarán de llamarse cristianos, renegarán del bautismos, escupirán a tu cruz, los que dirán que te quieren y dejarán morir al prójimo,
esos que usaran tu nombre para encabezar batallas.



Aún estas a tiempo, huye Jesús, ¿ Te merece la pena morir por esos?

Para cualquiera de nosotros ese argumento es más que suficiente para escapar de los planes de Dios. Pero Jesús ama al hombre.
Jesús aun viendo todas las veces que el hombre lo negaría y renegaría de El,
no puede dejar que el hombre se condene.
Su piel, llega a desprender sudor en forma de gotas de sangre debido al terror.

Tubo miedo y aún así se ofreció de forma voluntaria a morir por nosotros.
Y la luna, siempre presente la luna. La luna con su resplandor quiere cegar el llanto de las estrellas.

La mano del hombre se adelanta y pide que el cáliz pase. La mano del redentor va a su pecho aceptando el calvario.
Cristo que oras por San José, Cristo con quien por primera vez vestí de nazareno.

Ayúdanos a aceptar la cruz que nos viene cada día, porque sabes que solos no podemos. El hombre está cansado de aceptar tantos y tantos sufrimientos.

¿Cuántas madres siguen viendo subir a sus hijos a un Calvario?,
¿Cuántas personas van olvidando quienes son, quién son sus hijos,
donde viven? Y la enfermedad, los hace regresar por sorpresa a la infancia.
¿Cuántas mujeres siguen siendo calladas a base de puño y fuego?
¿Cuánto padre de familia llora en silencio y a escondidas,
porque el maldito paro no permite dar de comer a sus hijos?
¿A cuanto niño se le sigue robando la inocencia
a manos de corruptos seres infames?
Señor que oras en el Huerto, ayúdanos a aceptar esa voluntad.

Ay Señor que lloras y oras,
mendigamos tu consuelo.
se de mi llanto pañuelo,
y caricia de la creación.

Dale el abrazo al hombre
que sufre solo en un huerto,
de penas y soledades,
de fracasos y desvelos.

Tu pueblo llora Señor,
de amargura en otro huerto,
de paro y desilusión,
de olvido, indiferencia y miedo.

Se nuestro ángel Señor,
no nos dejes en el suelo,
que hay muchas bocas con hambre,
y muchos bolsillos llenos.

José David Muñoz Oliva

¡Sé mi fortaleza Señor,
tu que lloras en el huerto!,
para que el hombre levante,
que en ti encuentre su consuelo.

¡Danos fuerzas “pa” no huir,
que ya vienen a prendernos!,
se nuestro ángel Señor,
tu que lloras en nuestro huerto.

Visitas: 113

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

Sobre


Publicidad

 




 

Pasión en Sevilla

Eventos

Música

Paused...
  • 1.
    adaptacion de marcha

© 2020   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio