Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


                                                        ¿DÓNDE ESTABAS SOLEDAD?

Te esperaba en silencio asomada al balcón de la nostalgia, entrelazando entre sus manos las cuentas del último rosario, con la mirada serena y el alma desnuda. Su corazón cada vez latía con mayor debilidad, aunque ni el estruendoso resquemor de la cercana partida podía acallar las dulces plegarias que invocaban sus labios añiles.

Pasaban las horas del Sábado Santo lentamente ¡y Tú no llegabas Soledad! Sabías que era la última ocasión en la que sus ojos llorosos se encontrarían con el brillo de los tuyos. La noche abría sus oscuros y ásperos ventanales entre cortinas rociadas y el sueño se desvanecía por completo.

A los pocos días, la niña grande de San Lorenzo apagaba su mirada a esta vida. Su consumido cuerpo se marchitaba entre tinieblas buscando la luz del eterno Sábado Santo. ¿Dónde estabas Soledad? ¿por qué no apareciste para darle consuelo cuando más te necesitaba? 

Tristes campanas aireaban en San Lorenzo el luto por la fiel devota de la Soledad que reposaba su cansada existencia sobre blanquecinas sábanas al pie del Altar. Dormidas notas del viejo órgano del Templo imploraban duelo por la bondadosa hija del Barrio que cruzaba por última vez el portalón de las promesas.

El cortejo fúnebre llegaba al Camposanto sevillano acompañado por la tristeza de los presentes y el recuerdo de los ausentes. Repentinamente las miradas de los familiares y amigos se izaron hasta encontrarse con La Soledad de San Lorenzo. La imborrable huella de la presencia de la Virgen a su paso por el Cementerio de San Fernando con motivo de Las Misiones y la hermosísima reminiscencia del acontecimiento plasmado en inigualable azulejo suponía la más certera respuesta a nuestra pregunta ¿dónde estabas Soledad? En esta ocasión querías ser Tú quien la advirtieses pasar a Ella.

Como en tantas ocasiones que sentías sus pasos en el interior de la Parroquia que terminaban junto a las rejas que asoman a la sublime contemplación del firmamento de tu Semblante, esperabas paciente en el umbral del perdurable descanso. Nos consuela saber que nuestra querida amiga despertó de su leve sueño y que caminó de tu mano hacia esa otra Plaza, pórtico de la Gloria sevillana. Por fin alcanzó a beber de las inagotables aguas del manantial de amor de nuestro eterno Señor del Gran Poder.

No existe Soledad mejor acompañada que la de tus hijos que iniciaron el trayecto por el último sendero. Se cierran las puertas de San Lorenzo a Sevilla, pero ¡Tú Bendita Soledad nunca terminarás de pasar por delante de nuestras vidas! Tú eres perenne alabanza que a nuestros entregados corazones siempre alcanza. Eres la Madre que paciente nos esperas, tus manos el puente que nos lleva al mismo Cielo, Tú mirada luz que nos alumbra y Tu regazo las blondas del anhelado mar que tratamos de alcanzar.

Quisiera ser saeta que vuela hacia Ti entre dormidos vencejos al anochecer, rumor que te susurra al oído sutiles plegarias, brisa que te mece, verso en el poema que mejor sepa alabarte y música que te acompañe.

Visitas: 138

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

Sobre


Publicidad

 




 

Pasión en Sevilla

Música

Cargando…

© 2019   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio