Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


Del santo Evangelio de hoy 24 según san Juan 10, 11-16

Del santo Evangelio según san Juan 10, 11-16 
En aquel tiempo. Jesús dijo a los fariseos: Yo soy el buen pastor. El buen pastor da la vida por sus ovejas. En cambio, el asalariado, el que no es el pastor ni el dueño de las ovejas, cuando ve venir al lobo, abandona las ovejas y huye; el lobo se arroja sobre ellas y las dispersa, porque a un asalariado no le importan las ovejas. 
Yo soy el buen pastor, porque conozco a mis ovejas y ellas me conocen a mí, así como el Padre me conoce a mí y yo conozco al Padre. Yo doy la vida por mis ovejas. Tengo además otras ovejas que no son de este redil y es necesario que las traiga también a ellas; escucharán mi voy y habrá un solo rebaño y un solo pastor. 
Palabra del Señor.

Oración preparatoria (para ponerme en presencia de Dios)

Señor, toma este pobre corazón e inflámalo de amor por Ti. Conviérteme, por favor, en un instrumento dócil a la voz del buen Pastor, de manera que me sienta amado y, de esta manera, pueda también amar.

Medita lo que Dios te dice en el Evangelio

Si pudiera medir mi confianza en el Señor, ¿Qué tan grande sería? O si pudiera contar el número de veces en que me abandono enteramente en las manos de Dios, ¿qué tan repetitivo sería el número? Quizá éste es el momento para preguntarme: ¿Confió plenamente en la voz del Buen Pastor? ¿O al contrario, callo su voz, me oculto y hago que no la escuchó, o peor aún, sigo las voces de otros pastores? 
Mas no sólo es preguntarse, también es bueno actuar y dejar que Dios actúe, pues Él es el Buen Pastor. Es aquel que me guía por el camino correcto, aunque en ocasiones me desvíe o quiera tomar atajos; Él es aquél que me corrige cuando me equivoco, pues siempre quiere mi bien; es más, Él es quien conoce a cada una de sus ovejas, sabe que necesitan, que les gusta o disgusta, sabe cómo comunicarse con cada una de ellas, pues su encuentro es personal. 
Es hermoso, Señor, tener la certeza en el corazón de que permaneces a mi lado en cada minuto, en cada instante de mi vida. Saber que velas, Señor, por mi bien. Que no se turbe mi corazón, pues ¿quién me separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada? (Rom 8-35. 38). Nada ni nadie me separará si confío en Aquél que me ama con amor de Padre y me guía pues es el Buen Pastor. 
Que aprenda a abandonarme plenamente en el corazón divino de Cristo, pues soy suyo.

«Dejar que el rostro de Dios Buen Pastor nos ilumine, nos purifique, nos transforme y nos restituya plenamente renovados a nuestra misión. Que también en nuestros ambientes de trabajo podamos sentir, cultivar y practicar un fuerte sentido pastoral, sobre todo hacia las personas con las que nos encontramos todos los días. Que nadie se sienta ignorado o maltratado, sino que cada uno pueda experimentar, sobre todo aquí, el cuidado atento del Buen Pastor. Detrás de los papeles hay personas.» 
(Discurso de S.S. Francisco, 22 de diciembre de 2016).

Diálogo con Cristo

Ésta es la parte más importante de tu oración, disponte a platicar con mucho amor con Aquel que te ama.

Propósito

Proponte uno personal. El que más amor implique en respuesta al Amado… o, si crees que es lo que Dios te pide, vive lo que se te sugiere a continuación. 
Buscaré momentos de silencio durante el día, para poder orar, descubrir y actuar esas actitudes que me asemejan al Buen Pastor.

Visitas: 18

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

© 2017   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio