Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


DOÑA SANCHA CARRILLO Y EL ABRAZADO A LA CRUZ DE ECIJA

...Dotada de una gran belleza, hermosísima figura y con una gracia y simpatía fuera de lo común DOÑA SANCHA CARRILLO, hija de D. Luis Fernández de Córdoba y Dª Luisa de Aguilar, 6º Marqueses de Guadalcázar, a sus 17 años, era la mujer que se disputaban los nobles y caballeros de las mejores familias de España. Por tales dotes, cautivó a la misma emperatriz Isabel de Portugal, esposa de Carlos V, quien la nombra Dama de la Corte. Orgullosa, preparaba en Écija donde reside con sus padres, en su casa de c/ Zayas nº 18.

los atavíos y joyas propias para trasladarse a la Corte, junto a los Reyes, cuando su hermano D. Pedro de Córdoba, sacerdote, le recomienda que antes de su partida, confiese con el clérigo Juan de Ávila, que por esos días predicaba en Santa María. A dicha iglesia acude una mañana con sus mejores galas, rodeada de sus damas de compañía, estando largo rato oyendo en confesión la palabra y consejos del Santo varón.

Al regresar a casa, entró sin decir palabra a sus aposentos, donde se desnuda de sus ropas de seda, guardó sus joyas, cortó sus cabellos y cubrió su cuerpo con saya negra, lisa y su cabeza con toca basta. Sorprendidos quedan sus padres y hermanos ante tal visión, solicitándole Sancha que le buscasen cuarto apartado de su casa, pues había decidido cambiar por completo su vida, renunciando a los placeres mundanos para dedicarse a la oración y al servicio de Dios. Siguiendo sus peticiones, sus padres, adquieren una casita, pared en medio con la suya y le acomodan un pequeño oratorio y dos aposentos humildes. Se instala en ella Dª Sancha, sin criada alguna, teniendo por cama un simple corcho, por almohada unos libros, vistiendo silício desde el cuello a los pies y encima solamente una túnica, que apretaba con un cordón sobre su talle tan fuertemente que le causaba heridas sobre sus carnes. Hizo voto de castidad perpetua, y comía las sobras de su casa, ordenando tapiar la puerta de la calle, comunicándose con la de sus padres, los cuales apenas podían hablarle. Bebía sólo el agua de lluvia que recogía en una tinaja en el patio y salía de aquellas dependencias humildes, cuando acudía a la Iglesia.

Tuvo varias apariciones de Cristo, una de ellas con la Cruz a cuesta, gozó de la visión de la Virgen, que la sana de una enfermedad.


Gracias a sus oraciones, se termina una larga sequía que padecía la comarca ecijana y conforme al pacto hecho con su confesor el dominico Fray Lorenzo, éste se le presenta una vez fallecido.

Gran devota del Santo Ángel de la Guarda, rezaba muchísimo por las Animas Benditas del Purgatorio. Profetizó su muerte, concretando el día y la hora, la cual le llega en olor de santidad el día 13 de agosto de 1.537, cuando contaba poco mas de 24 años, en Guadalcázar, tras larga enfermedad, sobrevenida por sus largas abstinencias en el comer, sus terribles penitencias y sobre todo por haberse introducido una noche de crudo invierno en las aguas de la tinaja que tenía en el patio, acto que realizaba a menudo para así vencer cualquier tentación mundana. Sus últimas palabras fueron:

¡ Oh, que veo ¡ ¡ Oh, que veo ¡

Conducidos sus restos a Córdoba, al pasar el cortejo fúnebre por el puente, las caballerías se asombraron, desbocándose durante largo trayecto, recorriendo calles y plazas, parando los animales, sin mando alguno, precisamente frente a las puerta del Monasterio de San Francisco. Como consecuencia de la carrera, se abrió el ataúd, quedando fuera del mismo la cabeza y parte del cuerpo de Dª Sancha Carrillo, el cual es arrastrado por todo el camino, ante el dolor de familiares y acompañantes, los que al llegar el lugar donde quedaron parados los animales, incrédulos contemplan como el cadáver sin daño alguno ofrece un rostro sonrojado y bellísimo, la frente sudorosa y la cara sonriente. Fue enterrada en la Capilla Mayor de dicho Convento de San Francisco.

De la vida de esta piadosa dama, se ha ocupado y nos ha dejado escritos Fray Luis de Granada, San Juan de Ávila y el padre jesuita Martín de Roa, de cuyos escritos saco la presente nota, debiendo recordarse que la imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno Abrazado a la Cruz, que se venera en la Iglesia de Santa Cruz y que es titular de dicha Hermandad, está inspirada de una de las visiones que de Cristo en tal momento de su pasión, tuvo Doña Sancha Carrillo... "

" ...Esta vida de austeridad, sacrificio y penitencia que se impone la hija de los marqueses de Guadalcázar, se ve recompensada por el Señor, que en repetidas ocasiones se le aparece abrazado a una Cruz, y cuyas divinas visiones fueron motivo para que un siglo mas tarde, la devoción popular ecijana mandara tallar una imagen de "Jesús Abrazado a la Cruz", que se venera en la Iglesia Mayor de la Ciudad, por haber acaecido una de estas apariciones a doña Sancha Carrillo en dicha iglesia, a las doce de la noche de un Jueves Santo, alrededor de dicha imagen se creó en el año 1666 una Cofradía de Penitencia con el nombre de Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno Abrazado a la Cruz, que hace su desfile procesional anualmente desde dicha iglesia y en el mismo día y hora, conmemorando así dicha aparición.


En el siglo XVIII al construir los descendientes del Marqués de Guadalcázar su casa-apeadero en la plaza de Santa Cruz, hicieron colocar en su fachada principal una hornacina con un lienzo que reproducía la imagen de Jesús Abrazado a la Cruz, siguiendo así la devoción familiar de la casa a esta imagen, lienzo que últimamente fue sustituido (seguramente por su mal estado de conservación) por un azulejo con la misma imagen.


Pues andando con el tiempo y en una de las ultimas épocas de persecuciones religiosas, en que el pueblo, ese mismo pueblo descendiente de aquel que costeó con sacrificios la figura del Nazareno, incitado ahora por líderes ateos de fácil palabrería engañosa y perversa demagogia, apedreaban y destruían las imágenes religiosas que se exhibían a la publica devoción en infinidad de hornacinas diseminadas por toda la ciudad, el dueño de la antigua casa-apeadero del marquesado de Guadalcázar, quiso preservar de la destrucción a la imagen visionada por doña Sancha, para lo cual y ante la premura de los acontecimientos, blanqueó con cal la hornacina, para igualarla así con el resto de la fachada. Pero cual sería su sorpresa al observar después de la primera mano de blanqueo, la cara de Cristo seguía viéndose. Nueva mano de cal, y la cara del Redentor al descubierto otra vez. Así varias manos más de encalado, pero siempre la cara del Abrazado a la Cruz sin esconderse.


La turba de apedreadores había llegado ya a la Plaza de Santa Cruz dando gritos antirreligiosos, blasfemando y profiriendo amenazas; pero no se percataron de aquella cara divina que los miraba con amargo gesto, como ocurriera veinte siglos antes, cuando le tocó coger la cruz para caminar bajo ella hacia el Gólgota... "
Desde 2008 cuenta Ecija con una calle dedicada a esta noble dama

Visitas: 1347

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

Comentado por Puentiferario en octubre 22, 2010 a 10:06pm
Muy interesante el origen de esta advocación.
Parece que Dª Sancha tuvo un entierro de los que no se olvidan...
Comentado por MANUEL en octubre 21, 2010 a 9:38am
Realmente,como dicen Charo y Dori,se pierde ya uno ante tal cantidad de historias,a cada cual más hermosa,del riquísimo patrimonio astigitano...La de Dª.Sancha me recuerda a muchas historias similares que haya podido leer de aquellos fecundos siglos de nuestra historia....Gracias,Pepín,por tu esfuerzo y aplicación en divulgar tan hermosas realidades.Un abrazo.
Comentado por BELLA ROSA DE SAN GIL en octubre 15, 2010 a 6:33pm
Me he perdido ya con Ecija Jose Manuel! que de cosas bellas! Un abrazo

Sobre


Publicidad

 




 

Pasión en Sevilla

Música

Cargando…

© 2019   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio