Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


 

 

Este aislamiento forzoso, se vio amortiguado al ser una zona  de  gran riqueza agrícola y el lugar de paso de toda la zona del Aljarafe, comarca de feraces tierras que  jugaron un papel de importancia a  la hora de abastecer a la ciudad. Ya tenemos a una Triana con  un comportamiento eminentemente rural y convertida en una alquería árabe de las tantas existentes en esta orilla del  río, teniendo que ser defendida estratégicamente por lo que esta significaba,  en  cuanto  al  sustento de la  población  que  se encontraba ubicada dentro de las murallas de defensa construidas por los romanos.

 

A pesar de jugar este papel de importancia, Triana aún no se encontraba lo suficientemente poblada para que generase una idiosincrasia peculiar, al estar configurada por un caserío muy disperso no teniendo un lazo común de unión, si bien empiezan a florecer una serie de industrias auspiciadas por la abundancia de agua y el fértil limo que dejaba puntualmente el  Guadalquivir, naciendo como consecuencia el trabajo artesanal de la alfarería, así como la industria del jabón, auspiciada por los almarjos, planta  barrilera que se da  en zonas bajas y húmedas  como  son  las  marismas, que  después de ser quemadas en sus cenizas aparecía la sosa cáustica, que combinada con el aceite que producía el gran  cultivo del olivar, eran los elementos vitales para la elaboración de este producto para el aseo. Éste fue el principio industrial  de  Triana, pero cuando esta se consolida como núcleo de población es con la llegada de los castellanos, siendo  Fernando III el que establece su   campamento     para  la  toma de Sevilla al final del foso de la Cava, en la Dehesa de Tablada, y  es cuando aparece su carácter al asentarse en este territorio la mayor parte de  las  huestes que acompañaban al Rey, donde  se  encontraban  todos  los  oficios que asistían a la tropa. Estos avatares históricos, unidos a su situación  geográfica  y  siempre  sometido  al  aislamiento natural antes comentado, dieron como  resultado unas  formas  peculiares  y  maneras  diferenciadas, siendo  determinante  para que llegaran los gitanos a mediados del Siglo XV y  se ubicaran definitivamente  aportando  una nueva   mezcla  al mestizaje nacido en esta margen derecha del río y a extramuros de la ciudad.

 

En esta aislada orilla, en un  principio se fusionaron tres culturas: Árabes, dedicado a  la  labor de la tierra, los castellanos llegados  con  Fernando III, y los gitanos que llegan más tarde, a mediados del Siglo XV, partiendo de la base que fueran más bien moriscos, debido a su comportamiento, ya que se integraron de inmediato con la población ya existente. Los judíos quedan en el interior de la  ciudad, a intramuros, creando sus propias juderías y perteneciendo a  un estrato social más alto, no asentándose en Triana, si bien jugando en su economía. Ya tenemos las culturas que con el devenir del tiempo forjaron una música que más tarde se denominará flamenco.

Él que a va  a jugar un papel determinante en la configuración definitiva del carácter del trianero fue el descubrimiento de  un  Nuevo  Mundo, floreciendo oficios que demandaba  la Carrera  de las Indias; aparecen: carpinteros de ribera, calafates, rederos, veleros, alfareros, herreros, ¡¡ojo a los alfareros y herreros que jugaron un  papel fundamental en la forja de los cantes de Triana!!  Alcanzando  cotas  insospechadas  auspiciadas por éste hito histórico. Unido a la sensibilidad y expresión de estas artes del pueblo gitano de de la antigua Triana que ya despuntaba con diferencia de los gitanos que entraron por el norte de España y afincandoce en Barcelona.

 

Giatanos procedentes de los países del norte y del este de Europa con una notable diferencia en las formas de expresar sus lamentos, quejíos y sentimientos de lo más profundo de su ser y de su alma. Cosa que aún hoy en día existen diferencias de los Gitanos del norte de España con los Gitanos de Triana.

 

 

Triana al estar sometida al aislamiento natural, no se contaminó de las expresiones y  comportamientos de  la  ciudad, crea su propio léxico,  su  propia  fonética y su propia música, que no fue otra que el flamenco, aparte de que el río vuelve a  ser el protagonista, no  sólo ya  por  ser  una barrera separadora, sino por las anegadas que traía puntualmente  todos los años, estando este núcleo de población supeditado  al  azote que estas ocasionaban, naciendo de todo este cúmulo de circunstancias  una filosofía  en la manera de pensar, originando tener lo mínimo, con el fin de no poner en riesgo  sus pequeños  patrimonios (enseres  y  ajuares)     que   tenían   que ser   lo  indispensable  a  sabiendas  que puntualmente a la cita, el río cobraría su renta. Esto  unido  a la configuración de su caserío, casas bajas a lo más de dos plantas y  en su mayoría corrales y patios  de  vecindad, toda  la  vida se realizaba en la calle, al aire libre, con la cual las relaciones humanas  y la solidaridad era una constante  auspiciada por las carencias existentes.

 

 

Fuente:

Web Cruzando el Puente.

José Manuel López Mohiño.

 

 

 

Visitas: 323

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

Comentado por Diego Diaz Alvarez en junio 30, 2011 a 10:08am

Maravilloso trabajo, Manuel, te felicito.

Gracias por mostrarlo, pqra su conocimiento.

Un abrazo, compañero.

Comentado por Emi(Angel macareno) en junio 30, 2011 a 1:04am
Que maravilla, que trabajo mas bién hecho. Enhorabuena, Manuel, esto es de lo mas interesante. Besos.
Comentado por Francisco A. Mazuecos. en junio 30, 2011 a 12:18am
que buena documentacion historica y la foto del cachorro es preciosa, saludos manuel...

Sobre


Publicidad

 




 

Pasión en Sevilla

Eventos

enero 2020
DLMXJVS
1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031
       

Música

Cargando…

© 2020   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio