Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


EL BALILLA Y LA HISTORIA DE SU CÉLEBRE FRASE: ¡¡¡AL CIELO CON ELLA!!!

Dedicado a todos los cofrades....

 

Fuente: Sevillapedia-Antonio Burgos-Blog Costaleros de Afición y blog de El Balilla.

 

Fotos: José Antonio Gallego Gordillo e internet en general.

 

 

Ricardo Gordillo Díaz nació en el barrio de Triana en 1.916. De Triana se marchó al barrio de Santa Catalina donde empezó a sacar cofradías con Antonio "el Seguridad".

 

El apodo de "el balilla" se le impuso cuando fue movilizado para la guerra de 1.936. Por entonces a todos los reclutas de baja estatura se les conocía con ese apodo.

 

 Sacó cofradías con Salvador "el Gordo", Antonio "el Francés", Rafael Franco "el Fatiga", Pepe Cruz y con Adame. Se retiró en 1.970 y aseguraba que el grito de "Al cielo con Ella" era original suyo. Trabajó como ordenanza en una entidad bancaria y, una vez jubilado, se dedicó a vender lotería. Murió el 24 de marzo de 1.992 .

 

¡Al cielo con ella!

 

Un azulejo en el número 15 de la calle Almirante Apodaca conmemora, en su lugar del nacimiento, el de una expresión que en la madrugá del Viernes Santo de 1952 dio el patero Ricardo Gordillo Díaz, "el Balilla", de regreso a San Román en respuesta a su capataz, Salvador Dorado (1912-1991) "el Penitente", quien para alentar a su cuadrilla en la levantá de la Virgen de las Angustias de la Hermandad de Los Gitanos gritó "A los cables con Ella" (por los cables que entonces existían del tranvía), replicándole el Balilla lo que se ha convertido en una locución de la tradición semanasantera: "Al cielo con Ella"

 

 

A colación de esta historia, Antonio Burgos escribió un artículo llamado TRANVÍAS DE LA AVENIDA, que a continuación os inserto parte de él, dice así:


".......los cables del tranvía que perdimos! Sin los que, de momento, no hubiera existido «Al cielo con Ella» en la voz de los capataces. Existe gracias a los cables del tranvía de Almirante Apodaca, donde está la Hemeroteca.

 

El Balilla, aquel costalero histórico, me lo contó cuando estaba como todos los días vendiendo lotería en el patio de operaciones del Banco Bilbao de la Plaza Nueva.

 

 

Viernes Santo por la mañana. El palio de Los Gitanos, como el tranvía de Nervión, el 25, va por Almirante Apodaca. Lo manda el capataz Salvador Dorado. El Gordo Penitente. El cargador del muelle, miliciano de Triana y oficial del Ejército Popular que evitó que los rojos (sí, he puesto los rojos, ¿pasa algo?) quemaran al Cachorro en el 36, por lo que terminada la guerra no lo fusilaron los nacionales.

 

 

Está el palio parado en los Juzgados. «Venga ya esa levantá», dice el fiscal. Y El Gordo, tras mirar a los cables del tranvía, para animar a su gente, antes del golpe de martillo grita:

 

-¡A los cables con Ella!

 

Al Balilla, que va de patero y es el poeta de guardia que Sevilla siempre reserva para estos casos, los cables del tranvía le parecen demasiado prosaicos para la Virgen de las Angustias. Y, voz de alpargata y sudor tras el faldón, corrige al Penitente:

 


-¡No, a los cables, no! ¡Al cielo con Ella!"

 

Esta bella historia la inmortalizaron , a iniciativa de la cuadrillas de hermanos costaleros del palio de los Gitanos en 1996 en un azulejo que está en la calle Almirante Apodaca nº 15 , ( como seguramente se habrá quedado igual, está en una casa al lado del Tremendo )

 

Nómina de El Balilla:

 

 

 


A Ricardo Gordillo Díaz, el apodo de Balilla le venia al ser movilizado durante la Guerra Civil . al ser llamados así los bajos de talla.



Esta bella historia tiene una segunda parte , pues el mítico capataz Alfonso Borrero Pavón , después uso esta frase del Balilla, como grito de llamada de los costaleros del palio macareno y también, este grito esta cincelado en la base del llamador del palio de la Esperanza Macarena , que representa al Arcángel San Miguel dando muerte al dragón.

 

 

 

Visitas: 3821

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

Comentado por Azahar y jazmín en septiembre 5, 2012 a 12:00am

Gracias por este precioso relato, de una gran frase que se ha hecho indispensable en todas las hermandades, a sus dolorosas, gracias Marta, y volvemos a esperar la próxima.

© 2019   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio