Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


En lo que va de estos 40 días, con sus noches, que preceden al Domingo de Ramos, observo de unos años a esta parte que se producen unas polémicas recurrentes, que en ocasiones no termino de comprender.

Es el caso, a título de ejemplo, de la auténtica odisea --poco reconfortante-- que supone la incorporación de una nueva Hermandad a la nómina oficial. Pero me choca, igualmente, que periódicamente salgan a la luz polémicas del mundo costalero. O el debate, que se eterniza dl lugar que le corresponde a la Hermandad de la Resurrección, o el debate acerca del número de nazarenos que admite la carrera oficial.

Para quien nos mire desde una óptica ajena, pudiera dar la impresión de que, a la vista de la naturaleza de las polémicas que ante la Semana Santa nos preocupara más el continente, lo externo, que el contenido, las razones profundas.

Es seguro que en la casi totalidad de los casos prima la mejor buena voluntad. Pero muchos de los argumentos que se oyen y se leen tienen, bajo mi punto de vista una razón de ser más que dudosa. Y es así porque poner las cuestiones organizativas por delante del sentido profundo que encierra el hecho religioso supone trastocar los términos de la cuestión.

Es necesario y muy de agradecer que haya gentes que se preocupan de la organización, en lo que incontestablemente tiene el rango de una manifestación multitudinaria. Por eso, siempre es muy de agradecer los trabajos de coordinación que desempeña el Consejo General de Cofradías o el que corresponde a la CECOP. Gracias a ellos la absoluta alteración de la vida ciudadana que se produce en esos días puede llevarse a cabo con orden, en beneficio de todos los ciudadanos.

Estas realidades digamos que logísticas resultan indispensables, porque al final al cabo nuestra Semana Santa es algo tan plenamente singular que desborda el hecho estrictamente religioso. Pero ni pueden ni deben anularlo; esto es: sin olvidar que por delante de todo eso hay que colocar el contenido de la Semana Santa. Se dirá, y con razón, que como ocurre en muchos otros órdenes de la vida, el equilibrio entre lo uno y lo otro es muchas veces inestable. Pero resulta indispensable. Y, en todo caso, si por algún lado debieran desbordarse estos días grandes, es por el sentido del vivir religioso.

Para quienes entendemos que la Semana Santa es, ante todo y en primer término, un hecho religioso, no resulta fácil de comprender que se dé la impresión de que todos los desvelos se centran en cuestiones logísticas, aunque sean ineludibles. Y mucho más si se contraponen con la convicción de lo que realmente se contiene en estos días: el paso por las calles de Sevilla de Cristo y de su Madre, que acompañan a los cuerpos de nazarenos en lo que tiene que ser una estación de penitencia, que es lo que constituye su verdadero contenido.

Frente a la grandeza de esa manifestación de fe, resulta inadecuado e inoportuno razonar como si se trata de organizar un evento social, cuando lo que de verdad debiera preocupar al mundo cofradiero es que cada Hermandad sea un ejemplo de religiosidad --pública y privada-- en su caminar hasta la Catedral. Si esto es lo más verdadero de la Semana Santa, es en paralelo lo autentico del motivo por el que nos vestimos la túnica. Y frente a esa realidad, no deja de ser cuestión muy accesoria la hora y el minuto en el que llegaremos al palquillo de La Campana.

Antonio Petit

Visitas: 129

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

Sobre


Publicidad

 




 

Pasión en Sevilla

Eventos

Música

Paused...
  • 1.
    adaptacion de marcha

© 2020   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio