Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


     Todos los años cuando llega mu santo entre los regalos que suelo recibir se encuentra uno muy entrañable para mí, el taco-calendario del Corazón de Jesús.

 

     Es un almanaque que no sólo nos trae los días del año hoja a hoja sino que va acompañada cada una de ellas por todos los santos del día y fiestas locales de las principales ciudades completándose con una serie de tradiciones, cuentecillos, chistes, leyendas, dichos, curiosidades sobre las ciencias, letras, arte, astronomía y cosas de la más diversa índole que pueda uno imaginar y todo ello rematado con las principales fiestas religiosas –principalmente de la Virgen- y los evangelios de cada domingo con sus explicaciones correspondientes.

 

     Este taco que nació hace años estuvo dirigido desde 1973 por el jesuita Padre Ángel Ríos fallecido hace unos años en la ciudad de Bilbao a los noventa y tres años de edad.

 

     El haberme decidido a escribirles sobre el mismo es por haberse convertido dicho almanaque, con el paso de los años, en un “clásico” con una tirada de 250.000 ejemplares cada año, presentado en diferentes formatos y, al decir de uno de sus colaboradores, llegar a ser al mismo tiempo “la obra con más número de lectores diarios en habla castellana”.

 

     La fuerza de este calendario residía en una persona que nada nos dice de nombre a muchos de los sevillanos pero hay un dato por lo que me ilusiona hacerle este homenaje: el ser andaluz.

 

     Efectivamente, el padre Ríos nació en la ciudad de Marbella allá por el año 1905 y, después de haber estudiado Teología en Palencia, se dedicó a las misiones concretamente en China donde pasa muchos años en diferentes épocas.

 

     Posteriormente a su vuelta a España es destinado a Bilbao de la que ya no se movería. Primero fue el encargado de la revista –ya desaparecida- “El Siglo de las Misiones” y desde el mencionado 1973 coge la batuta de lo que será su más fiel amigo: el taco-calendario. Desde que salió a la luz no ha faltado ningún año y a sus noventa y tantos años seguía al pie del cañón como suele decirse hasta su muerte –no le pudo sorprender- ya que dejó escritos suficientes notas para confeccionar varios calendarios más después de su muerte, como si de un Cid de las letras se tratase.

 

     Como les decía no fue solamente el director del mismo sino que hacia las funciones de escritor, elaborador, confeccionaba el mismo, redactor y alma del mismo.

 

     El Padre Ríos fue una persona con una capacidad de trabajo impresionante, luchador y, al mismo tiempo, bondadoso y afable, sencillo, buen conversador y mejor orador que llevaba en su alma el espíritu de San Ignacio de Loyola –del que se consideraba hijo- y de San Francisco Javier –del que fue un gran alumno en sus recorridos por China- nación a la que no pudo olvidar nunca.

 

     He querido aprovechar estas páginas para dar a conocer a este jesuita que lo fue todo dentro de la Compañía, de su editorial Mensajero –del que he sacado algunas notas para este trabajo- y de “su” taco-calendario, consiguiendo hacer de una cosa pequeña algo grande y necesaria.

 

     Que no falte nunca dicho almanaque junto a nuestra mesa de trabajo.

 

 

Visitas: 194

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

Comentado por sonia en octubre 6, 2011 a 4:48pm

Hola Javier,

pues por las  qualidades que lo defines fue una "grandísima persona"!!! Así que me ha gustado el homenage que le has hecho con este escrito!!! Besos

Comentado por Puentiferario en octubre 6, 2011 a 2:40pm

Uno de esos 250.000 ejemplares es el de mi casa, por tradición heredada.

Allí está, siempre calladito, colgando de su gancho en la cocina, con los grabados correspondientes a cada festividad, como el catecismo de los niños, como si no pasara el tiempo, con esos chistecillos malos que tanta gracia le hacen a mi abuela.

Tengo cientos de páginas dibujadas de mi época de estudiante y algunas incluso enmarcadas (el nacimiento de mis hijos). Mi padre le hizo al suyo una orla de marquetería que ni un dosel de cultos.

Cada taco es un paso adelante y a la vez medio paso atrás. La ilusión del porvenir y el recuerdo de lo pasado.

Ya pronto llegara el nuevo. ¡Feliz taco a todos!

Sobre


Publicidad

 




 

Pasión en Sevilla

Música

Cargando…

© 2019   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio