Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


El Costalero en los siglos XIX y XX.

A finales del siglo XIX, encontramos las primeras referencias en el siempre heterodoxo y efectista Tarila, de quién su fama perduraría años después. También encontramos a Ayala, de similares características de Tarila, pero de menos renombre posterior, aunque de gran importancia en su época, al ser capataz de la Amargura y del Gran Poder, siendo las cofradías de mayor prestigio en su época.
Precursor y valuarte del estilo actual fue Francisco Palacios, serio y comedido en sus voces de mando e indumentaria. Introdujo mejoras entre relaciones de hermandades, condiciones sociales del costalero y organización, e igualó magistralmente. Y completando la tetralogía, Antonio Torres Macías, conocido popularmente como Juanillo Fatiga. Con un estilo a mitad de camino entre Ayala y Palacios, fue el mas estable de sus compañeros, cuando era costumbre imperante cambiar con frecuencia de cofradía, o éstas de capataces.
En la primera década del siglo XX fue cuando se realizó la definitiva depuración del estilo antiguo. Rafael Franco Luque, será discípulo aventajado de Francisco Palacios, formando posteriormente con una cuadrilla propia y disciplinada.
Creó un estilo innovador, serio y sobrio e igualó a los hombres con rigor desconocidos hasta entonces, en cofradías como El Gran Poder, La Mortaja y La Amargura, por lo que le hizo subir vertiginosamente, aumentando prestigio y popularidad, además del número de cofradías y costaleros como fueron; La Hiniesta, Santa Cruz, Los Panaderos, Las Siete Palabras, El Valle, La Macarena y San Isidoro. Por lo que tiene que recurrir a un buen número de auxiliares, como José el Naranjero en la Macarena, Ayala hijo, en la Trinidad y Manuel, el del Gas en San Pedro.
Contó con un "segundo" de su total confianza y de auténtica categoría, cuando surge de su mano y de forma inseparable, el irrepetible Rafael Ariza Aguirre fundador de una dinastía. Conocido posteriormente como El Abuelo o El Viejo.
Ya en la década de los veinte, nos llevan a tres capataces de distinta proyección futura. El primero de ellos fue Eduardo Bejarano, con la gente del muelle en un principio llegó a sacar Montesión, El Silencio y la O. De estilo serio, moderno, con dotes de mando y responsable, al estilo de Rafael Franco con el que se entiende a la perfección, llegarán a consolidar ambos capataces la escuela moderna, en contraposición con la antigua y efectista, que se iría mixtificando con el paso del tiempo, sin llegar a desaparecer totalmente.
Surgirá también con fuerzas Miguel, el de la Plaza, conservando el estilo antiguo y de rudimentaria organización, aglutinando en sus cuadrillas el excelente material humano de la Plaza, sacando El Calvario y La Carretería.
Heredero directo de Tarila, por sus formas teatrales, se dio a conocer a Ángel González, Angelillo. Capataz a la antigua usanza, popularizó a una cantera de costaleros como fue La Puerta Osario, llegaron a conocer sus alardes, las cofradías de San Bernardo, Dulce Nombre, Los Negritos y la Mortaja. También llegaron a su punto máximo de prestigio, los trianeros y antiguos capataces José Romero y Joaquín Canela.

Visitas: 267

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

Sobre


Publicidad

 




 

Pasión en Sevilla

Música

Cargando…

© 2019   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio