Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


Tiene casi 3 años y ya recuerda con alegría e ilusión aquellos primeros capirotes, que quedaron grabados en su memoria como una larga fila multicolor; los redobles de los tambores que ha estado imitando con dos lápices sobre una mesa; y las imágenes a las que tiraba besos con la mano y que identificaba como a sus papás del cielo. Fue el inicio, el comienzo de una Fe no entendida que para él sólo era un juego de nuevas vivencias y sensaciones. Tiene casi 3 años y ya pregunta con emoción cuánto queda para ir a ver “los pasos”. En este último año ha aprendido lo que es un crucificado, un misterio y un palio. Ya es capaz de tatarear alguna marcha y quiere salir de monaguillo para repartir caramelos. En su interior está naciendo algo que todavía no logra comprender, pero ya se emociona cuando huele a incienso en la calle o ve un capirote colgado en una tienda.

Su pequeño corazón late por los cuatro puntos cardinales de la devoción que sus padres le hemos inculcado, cuatro puntos que señalan a la Macarena, a San Isidoro, a Los Estudiantes y al Señor de la Salud de Los Gitanos, y que forjarán unas creencias heredadas y transmitidas de una generación a otra. Este año se despertará en él la curiosidad de saber por qué mataron a Jesús, por qué algunos nazarenos dan estampitas y otros no, o por qué algunos pasos no llevan música, curiosidad de un niño pequeño que irá saciándose con el paso de los años, a medida que vaya almacenando en su recuerdo las vivencias que marcarán toda su vida.

Estos días de de frío y lluvia darán paso al tímido rayo de sol que se colará un día por un pequeño hueco y que nos avisará, a la misma vez que los naranjos se despierten embriagando el aire con aromas de flor, de que la primavera llega todos los años cuando menos lo esperamos. Es una nueva primavera que despierta, al igual que despiertan las inquietudes de un niño que se está haciendo cofrade, creyente y sevillano desde que nació.

Son días de Génesis en Sevilla, en los que despiertan unos ojos pequeños que rebosan ilusión al oír un tambor, como despertará la flor de azahar que se abre y nos regala su olor. Despierta un corazón que no entiende el sufrimiento de Dios y goza de alegría en la Resurrección, como despertarán los vencejos que volverán a piar al atardecer del sol. Despierta una sonrisa al ver al primer nazareno, como despertará la luz de Sevilla al llegar la primavera.

Está deseando vivir su primera Semana Santa. Seguramente, cuando sea mayor tenga un vago recuerdo de estas primeras vivencias, pero estos días servirán para asentar los principios de sus creencias y comenzar a empaparse de las costumbres y tradiciones de la ciudad que lo vio nacer.

El otro día, paseando por las calles del centro, respiró el aroma del incienso de uno de los puestecillos. Vi como su rostro se iluminó, me miró, me cogió de la mano y me dijo: ¡papá, este año habrá un Zoido más en San Isidoro! Se llama Fernando, tiene casi 3 años y ya es un cofrade de Sevilla.

Visitas: 114

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

© 2019   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio