Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


El mes de marzo es muy rico en contenido religioso para nuestra fe cristiana. Además de vivir la Cuaresma, tiempo de conversión, muchas veces coincide la celebración de la Semana Santa y la Resurrecc…

El mes de marzo es muy rico en contenido religioso para nuestra fe cristiana. Además de vivir la Cuaresma, tiempo de conversión, muchas veces coincide la celebración de la Semana Santa y la Resurrección.

Marzo nos ofrece otras fiestas muy hermosas: la de San José, que es un hombre justo y cabal, que confía en Dios y que comprende que para ser feliz hay que colaborar con Dios, y la del 25 de marzo en la que recordamos el inicio de nuestra religión cristiana.

Dios, por medio del arcángel San Gabriel, propone a María, ser Madre de una manera diferente a lo que pensaba cualquier joven de su tiempo. María, confiando en Dios y con libertad dijo "SÍ" y se produjo el misterio de la Encarnación: Dios inició su andadura de hombre.

Cuando dejamos actuar a Dios, siempre se producen cosas muy hermosas para nuestra vida.

Vamos a escuchar este pasaje del Evangelio con espíritu de gratitud, a Dios, porque se quiso hacer hombre de verdad y, a María, porque aceptó vivir vomo Dios le propuso.

El ángel entrando en presencia de María, dijo: Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo.

Ella se turbó ante estas palabras. El ángel le dijo: No temas, María, porque has encontrado gracia ante Dios. Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús.

Y María dijo al ángel: ¿Cómo será eso, pues no conozco a varón?.

El ángel le contestó: El Espíritu Santo vendrá sobre tí y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso, el Santo que va a nacer se llamará Hijo de Dios.

María contestó: Aquí está la esclava del Señor; hágase en mí según su palabra. Y la dejó el ángel.

Este Evangelio nos habla de la grandeza de Dios. Se dirige a María, una criatura, aunque "llena de gracia", invitándola a ser la Madre del Mesías.

Al hacerse Dios hombre, a nosotros nos da la fuerza para defender que el ser humano es una imagen de Dios, que no se puede ofender o maltratar a las personas, porque es como si se lo hacemos a Dios: "lo que hicistéis a ellos... a mí me lo hicistéis"

La fiesta de la Anunciación nos trae mucha alegría porque nos habla de la libertad. Dios podía haber hecho las cosas de otra manera, pero pidió el consentimiento de María. Dios no nos obliga a nada, ni a ser buenos; desea que seamos libres porque así nos hizo Él. A Él le gusta que seamos buenos y hagamos el bien, pero no nos lo impone, nos lo propone.

Terminamos recordando la conversación del ángel con María.

Es bueno que pensemos lo que hablamos con otros, lo que escuchamos de otros, que pensemos si las cosas que vemos en la TV o escuchamos en la radio nos ayudan a tener buena opinión de los demás.

Te alabamos porque tú, siendo Dios, quisiste que tu Hijo tuviese a una mujer por Madre.

Te damos gracias por haber valorado tanto a la mujer, que pediste a María ser Madre de tu Hijo.

Te pedimos que no falten nunca mujeres que acepten ser madres y que las mujeres no sean traicionadas, degradadas, esclavizadas.

Visitas: 53

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

© 2019   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio