Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


¿ QUÉ ES LA MEDALLA MILAGROSA ?.

Es un regalo de Dios al mundo. Regalo pequeño y sencillo que expresa la manera de actuar de Dios que se goza en los sencillos y humildes.

Es un signo de la bondad de Dios. A través de María se nos regala la salvación. Lo que María recibió, su Hijo, que es la GRACIA, es lo mismo que Ella nos da: "las gracias que derraman sus manos".

Es un signo de la protección de Dios. En un mundo donde quieren dominar los que prescinden de Dios, María nos dice que los que desean vivir el Evangelio de su Hijo serán ayudados: "los que lleven la Medalla con fe recibirán grandes gracias".

Es un signo de la presencia de María. María nos acompaña con su protección maternal. La Medalla es como un testamento porque la misma Virgen manda a Catalina acuñar una medalla de acuerdo al modelo que la propia Virgen diséñó.

Es un signo de amor. En nosotros se tiene que convertir en una invitación a la fe absoluta en ese Amor: en el amor a Dios y en el amor a María.

La Medalla es, también, un signo religioso. Nos pide que no la convirtamos en algo mágico que falsifica nuestra adhesión a Dios. Debe ser un compromiso de vida que nos ayude a cumplir la Voluntad de Dios, como lo hizo María: "He aquí la esclava del Señor".

¿ POR QUÉ LA LLAMAMOS MILAGROSA ?.

Ni la Virgen María, ni Catalina, tuvieron la "idea" de llamarla "Milagrosa".

El pueblo de París que sufría epidemias y estaba afligido, se encomendó a María a través de la Medalla y sintió que era cierta la presencia y protección de Dios y de María. "¡ESA MEDALLA ES MILAGROSA!", exclamaba el pueblo al descubrir las curaciones, el cambio de su vida moral. Así fue como la Medalla tomó el nombre de "MILAGROSA".

CONTENIDO Y SÍMBOLOS DE LA MEDALLA MILAGROSA.

Se ha llegado a decir que la Medalla Milagrosa es el "catecismo de los pobres", porque es tan sencilla en sus signos que no necesita explicación.

Además de ser un signo de la presencia amorosa de la Virgen María en la Iglesia, la Medalla expresa en símbolos, los misterios profundos de nuestra fe y vida cristiana.

RIQUEZA DEL CONTENIDO DE LA MEDALLA:

El anverso presenta la imagen de la Madre de Dios, de pie sobre el globo terráqueo, aplastando con su pie la cabeza de la antigua serpiente que en el comienzo de la Historia sedujo a Eva con el pecado.

Iluminando al mundo con los rayos de luz que brotan de sus manos tendidas amorosamente hacia los hijos de Eva.

Es la mujer anunciada en el Génesis, la "sin pecado concebida", que unida a la estirpe del Mesías Cristo Jesús, triunfaría sobre el Maligno.

Es la "nueva Eva" de la nueva humanidad que su Hijo bendito recuperaría para Dios Padre.

Por eso "recurrimos" a Ella, la llena de gracia, Madre nuestra en el orden de la Gracia: "Oh María sin pecado concebida, ruega por nosotros que recurrimos a Ti".

El reverso nos recuerda que la Mujer del anverso es la Mujer del Apocalipsis: la "coronada por doce estrellas" como reina del universo: María en la Iglesia y la Iglesia en María.

Es María (la letra M), que al pie de la Cruz, se asoció a la pasión redentora de su Hijo que, desde su Cruz, la proclamó Madre nuestra, Madre de la Iglesia.

Es María cuyo corazón, traspasado por la espada late al unísono del Corazón de Jesús coronado de espinas y ardiendo por amor nuestro y por nuestra salvación.

La Medalla es el resumen simbólico del amor de Dios para con nosotros que se nos hace cercano por el amor de Cristo y de su bendita Madre.

NUESTRE RESPUESTA A LA MEDALLA:

CONOCERLA.

Conocer la riqueza de todos los signos y símbolos que contiene la Medalla nos lleva a conocer quién es María, la que nos describe el Evangelio, la que vivió el Evangelio, la que es honrada por el pueblo cristiano, la que es propuesta por la Iglesia como "Madre y Modelo de la Iglesia" porque "es la primera cristiana y la más perfecta discípula de Cristo".

LLEVARLA.

Llevar la Medalla es una señal de confianza hacia la que es nuestra Madre en el orden de la Gracia.

Llevar la Medalla es recibir a María en nuestra vida, hacerla nuestro huésped. Y con ella entregarnos a la oración, a la escucha de la Palabra de Dios, al servicio de los demás, para que nuestra vida sea como la vida de María.

Llevar la Medalla no es llevar un escudo protector contra todos los peligros. La Medalla es el recordatorio de que si vivimos la Gracia de Dios, en la que vivió María, Dios nos salvará de todos los peligros.

Por todo ello, no llevamos la Medalla ni como un vulgar adorno ni como un talismán pues es un regalo de Dios y signo de la presencia y protección de María.

PROPAGARLA.

Al ser un signo religioso, debemos usarla como medio de Evangelización.

Al distribuirla, nos convertimos en Apóstoles, Mensajeros de la Buena Nueva de todo el mensaje de Amor y Salvación de Dios por medio de María.

Visitas: 2502

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

Comentado por CHE (Maria Jose Cejudo) en diciembre 17, 2009 a 8:45pm
Gracias por la explicacion, pues no tenia ni idea de esto, y eso que he vivido toda la vida enfrente del colegio de la Milagrosa y la veia a Ella siempre desde mi terraza.Ademas de pequeña tenia amigas de ese colegio y nunca me contaron nada de esto.
Comentado por Feliciano Arregui en noviembre 29, 2009 a 11:52am
Muy ilustrativo, muchas gracias.
Comentado por INRI en noviembre 28, 2009 a 5:33pm
Ole, ole y ole y ole por este trabajo que has realizado sobre la Medalla Milagrosa, es para quitarse el sombrero. Gracias por todo lo que has hehco, ahora cada vez que mire la medalla de mi abuela entendere el mensaje que en ella hay guardado. Gracias y felicidades de neuvo.
Comentado por Conchita D. -Triana- en noviembre 27, 2009 a 12:24pm
Veo que estamos aprendiendo del maestro, pues ya los comentarios duran dos días y ampliado con documentación gráfica... vaya, vaya.
Gracias Mari Loli, de verdad estoy emocionada y se me han saltado las lágrimas, ¡cuántos ofrecimientos en el mes de mayo! ¡cuántos ensayos en el coro a base de chascazos de Sor Rosario! y las peleillas de ella y Sor Manuela porque decía que quería lucirse con el órgano haciendo largas las entradas, jajaja. Un beso muy fuerte.
Comentado por Azahar y jazmín en noviembre 27, 2009 a 11:33am

Esperanza y Conchita, ¿recordais este retablo, verdad?, lo he visto hoy al cabo de muchísimos años, besos.
Comentado por Conchita D. -Triana- en noviembre 27, 2009 a 11:10am
Pues, mira, te falta Sor Carmen, que era la que hacía los pique de asistencia a misa. A Sor Elena me la encontré hace años y estaba estudiando en la Escuela de Enfermería, pues quería ser ATS en hospitales, pues decía que era más su vocación que la de enseñar.
besitos.
Comentado por Azahar y jazmín en noviembre 27, 2009 a 10:10am
Cuántas Conchita?. Sor Trini, Sor Milagros, Sor Pilar, Sor Rosario, Sor Manuela, Sor Mª Marín, de las que seguro que faltan y de las que sé que están Sor Francisca y Sor Concepción, de las que no sé nada como Sor Mª del Carmen y Sor Elena, Sor Mª Víctoria. Entre otras, besos.
Comentado por Conchita D. -Triana- en noviembre 27, 2009 a 9:38am
Vuelvo a entrar en comentario, solo para decir hoy día 27 su jaculatoria:
¡OH, MARÍA SIN PECADO CONCEBIDA, ROGAD POR NOSOSTROS QUE RECURRIMOS A VOS!
(Al decirla he pensado en todas esas hermanas que nos enseñaron a amarla, Dios las haya premiado por sus desvelos)
Un fuerte abrazo, amiga.
Comentado por trompeta-sangre en noviembre 27, 2009 a 8:58am
Buenísimo el trabajo sobre la Virgen de la Medalla Milagrosa, felicidades a todos en Su día.
Comentado por Felipe de Pablo Lorenzo en noviembre 27, 2009 a 1:25am
Muy buen trabajo sobre la Medalla Milagrosa, que nos permite conocer tan interesante historia.
¡Felíz Día de La Medalla Milagrosa!.Que Ella nos proteja siempre.
Un fuerte abrazo, amiga Esperanza.

© 2019   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio