Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla



Qué corto es el camino hasta tu Gloria de Desconsuelo; qué corto es, María, y qué alegría me da tenerte tan cerca. Llenaste mi vida de Buen Aire, de amor puro por cada rincón de tu valle. Y desde entonces, en cada Visitación buscando esperanza, me hallo a tus plantas como una débil niña, implorándote consuelo. 

Siempre con aliento para dárselo a el que te necesita, con tus labios entreabiertos rompiendo en sollozos, por ese, tu Hijo, que duerme plácido en el madero. ¡Qué dolor, vida mía! Pero aún así, a tus fieles nunca nos dejas sin un pedacito de tu pañuelo, ese que entre tus manos sostienes y que calma tu Desconsuelo por su Pasión y Muerte.

 

Lo calma, María, porque en cada centímetro de él estamos cada uno de tus siervos. Cuántas oraciones sostienes, cuánto dolor, cuántas alegrías y cuántas plegarias…y Tú, siempre estás ahí, dándonos fuerza y endulzándonos con tu bello rostro, que invadido por la amargura, más bello en mis sueños aún no lo he encontrado.

 

Si tus manos, entrelazadas, alguna vez se abrieran, soñaría con que acariciaran mi tez, aunque por un instante fuera. Quién fuera tu pañuelo, para sentir el calor de tu pecho, o sólo una de tus lágrimas, de sabor a Guadalquivir, para morir en tu boca. Quien fuera sólo uno de tus encajes, ¡para consolar tu pena y decirte te quiero a cada hora!

 

En tus ojos me pierdo, no me preguntes por qué, pero es mirarte y quedarme atrapada, hasta que vuelvo en mí otra vez. No sé si es tu mirada, tan clara y transparente, que me da la tranquilidad de que puedo confiar en ti. O simplemente, llevas tanto a mi lado, que sé que nunca me fallarás, e indudablemente, sabes que yo a ti tampoco.

 

Entre tus manos, María, quiero estar toda la vida, y decirte, Reina Mía, que en mi corazón ¡eres el Desconsuelo de toda Sevilla! Que el Ruan y el Esparto, es mucho más que la seriedad de un barrio, porque también es la ilusión de los que tanto te amamos.

 

 

Que el ruan me abrace en esa noche,

en la que Jesús va dormido

y el sol caiga rendido

cubriendo el cielo de azabache.

 

Que el esparto comprima mis lumbares,

para iluminar el camino al Señor

y el atienda a mis pesares

orándole con mi amor.

 

Que la Esperanza de un barrio,

se convierta pronto en ilusión,

de pasear a su Reina bajo palio

¡Desconsuelo y Visitación!

 

 

A la Hermandad de Pasión y Muerte (En especial, a José Enrique y Alberto).

A José Antonio Montero.

Gracias.

Visitas: 256

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

Comentado por MANUEL en noviembre 8, 2013 a 4:48am

Me vais a permitir un símil literario,amigos Montero y Rasero,pues os veo tan compenetrados en estos menesteres tan poéticos,que quiero pensar que formáis una pareja tan grande como la que formaron Juan Ramón Jiménez y Zenobia Camprubí....

Es todo tan hermoso y sensible...Me embobo con vuestros escritos....

Voy a preparar un blog sobre la misa de Asenjo en los Carmelitas...

Saludos cordiales.

Comentado por María José (Ángel Macareno) en noviembre 7, 2013 a 6:59pm

Madre mía María, Madre mía... Me dejas sin aliento. Cuanto amor desprende esta declaración al Desconsuelo de Pasión Y Muerte. Cuanto la Quieres... Bien sabe Ella que quiero conocerla pero las veces que he bajado aún me ha sido posible llegar hasta Ella... A ver si las cosas ya van a menos y pueda acercarme hasta su parroquia. Y al fin poder conocerla, que si te soy sincera, muchas ganas tengo de conocerlos a los Dos y que si Ellos quieren podré ver en la próxima mágica noche salir al que como dices tu, duerme plácido en el madero.

Muy bonita y tierna entrada. Muxos besitos!!! =)

Sobre


Publicidad

 




 

Pasión en Sevilla

Música

Cargando…

© 2019   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio