Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


Hubo un tiempo en que una hermandad fundada en el extrarradio de Sevilla, junto a un enorme mar verde de huertas fuera ya de las murallas almohades de la ciudad, comenzó a llevar su mensaje de Esperanza a sus humildes vecinos. En aquél tiempo aquella preciosa virgen de aquél viejo y mísero arrabal paseaba por calles mal olientes, casas viejas y llenas de humedades y corrales de vecinos llenos de niños enfermos y hambrientos y padres paupérrimos y desesperados por tantas penalidades como le daba la vida (aunque todos sabemos que la vida no es la responsable de tantas desgracias, sino otros hombres, egoístas y sin compasión, por más golpes de pecho que cada domingo se dieran arrodillados ante altares repujados en oro y plata). La hermandad y el barrio que cobijaban a Aquella Virgen y que se desvivían por Ella soñaban, quizás, en acudir algún día al Centro, espacio reservado a los ricos, a los nobles y a los edificios señoriales y majestuosos, incluso atreverse a pisar el sobrecogedor silencio bajo las enormes bóvedas de la lejana Catedral. Pero los vecinos y la hermandad sabían que su sitio era su barrio, con la gente humilde, con los pobres, los marginados. Nadie nunca, sólo la absurda locura de un cardenal, se atrevió a imaginar a su Virgen en un lugar de mayor esplendor y decoro por más que su tesoro celosamente guardado en un rinconcito de San Gil fuera la joya más hermosa de todo el barrio y que casi desde el principio comenzaba a llamar la atención por su belleza fuera de los confines de aquél barrio obrero y tan pobre.
La hermandad creció, y creció....... tanto que llegaban gentes de fuera del barrio y de la ciudad para verla, para pedirle,

para no separarse más de aquella Estrella de la Mañana. "La de la Macarena", "La Virgen de la Macarena" comenzaron a llamarle para que se supiera que esta Esperanza de belleza sin par había nacido y vivía en ese barrio tan denostado por muchos "La Macarena", casi ná. Vinieron, al albur de su afamada belleza, personas de toda condición, también, poco a poco, gente rica, de la aristocracia, terratenientes. Ni Ella ni los vecinos orgullosos se quejaban demasiado, aunque la Esperanza seguía siendo por encima de todo, de ELLOS: de los pobres, los humildes, los enfermos, los marginados, los niños sin padres, los viejos, los impedidos................. Por eso lo dejó muy clarito su barrio, para que todo el mundo lo leyera, en el interior de sus bambalinas: Esperanza NUESTRA!
Siglos después la mejor y más preciada y preciosa vecina del barrio de la Macarena sigue siendo más de los suyos (no sólo de sus vecinos), sino de los que más sufren. El día antes y también en su regreso la Macarena se hizo más Esperanza que nunca ante sus nuevos vecinos, casi tan pobres y detestados como aquellos de cuando su alegre barrio eran corrales y más corrales miserables junto a huertas tan verdes como su manto más antiguo. Ayer se pudo ver, de nuevo, de forma muy clara: La Esperanza volvía de la beatificación de Madre María de la Purísima y antes de entrar en su casa se acercó al hospital que lleva su nombre. Los enfermos, emocionados, sus familiares, más emocionados aún y todos los presentes contemplaron a la Esperanza muy cerquita.
Y Ella no se iba de allí. La pararon sus costaleros, hubo vivas y ¡guapas! de los propios enfermos; flores para la Esperanza y flores de la Esperanza para los enfermos (niños, ancianos, personas de toda clase, en sillas de rueda, incluso en camillas o con el suero colgado en su soporte). La levantaron de nuevo y Ella no se iba; más aplausos, más lágrimas, estampas en las manos (¡ponme güeno!). La música sonaba.... y Ella no se iba, La mecieron sus costaleros y por fin comenzaron lentamente a marchar hacia atrás, y sin embargo Ella no se iba, porque volvía a acercarse, todavía mucho más, a los verdaderamente suyos.
Y cuando finalmente la mejor mocita de la Macarena, la Reina de Sevilla y Emperadora de la Gracia se alejó, resultó que no se había ido, porque se había quedado, para siempre, con los suyos, con los que desde hace siglos le rezan, le cantan, la vitorean, incluso le riñen cariñosamente, como a su ESPERANZA.
Por eso, aunque a la Virgen en algunos rezos, salmos y poemas se la ensalza como Salus Infirmorun (Salud de los enfermos), de lo que no hay duda, desde ayer sobre todo, es de una cosa, y es que la virgencita de la Macarena, es sobre todas las cosas ESPERANZA DE LOS ENFERMOS, ESPERANZA DE LOS POBRES, ESPERANZA DE LOS OPRIMIDOS, ESPERANZA DE LOS DISCRIMINADOS, en definitiva ESPERANZA DEL MUNDO.

Visitas: 233

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

Comentado por juan francisco gonzalez muñoz en septiembre 20, 2010 a 8:47pm
Gracias Azahar y Jazmín, gracias Conchita de Triana (y que viva Triana entera con todas sus cofradías!). Creo que la emoción nos traspasó a todos y llegó a miles de kilómetros de Sevilla, a los corazones de mucha mucha gente. Besos
Comentado por Conchita D. -Triana- en septiembre 20, 2010 a 3:34pm
Muy bonito todo el contenido de esta entrada dedicada a la que es Esperanza del mundo. Verdaderamente fué muy emocionante verla delante del Hospital, acercándose una y otra vez hasta las mismas escalinatas. No solo lloraron los que estaban allí.
Enhorabuena y un saludo.
Comentado por Azahar y jazmín en septiembre 20, 2010 a 10:51am
Felicidades por esta entrada con tanto sentimiento y amor hacia Nuestra Señora de la
Esperanza, la misma que reparte por su barrio y por Sevilla, y como no, por todo el
mundo, se que al menos una persona la vió desde Otro Continente, cuando le llegó el
aviso de que estaba en la calle, y en la distancia, sentí la emoción de esa y otra persona,
algo más cerca, pero tambien lejos. Grsacias y nuevamente felicidades.
Comentado por juan francisco gonzalez muñoz en septiembre 20, 2010 a 10:39am
Gracias a tí por tu comentario y por tus sentimientos macarenos. Un beso
Comentado por BELLA ROSA DE SAN GIL en septiembre 20, 2010 a 10:06am
Gracias por este blog tan sentido y tan bonito dedicado a la Reina indiscutible del barrio macareno y te lo dice con todo el orgullo del mundo una macarena nacida en un corral de los callejones macarenos.

ELLA es la locura de su barrio, de pobres de menos pobres, de jovenes,mayores y niños, de macarenos de numero y de macarenos que no son hermanos y ni siquiera quieren serlo, pero todos son sabedores que LA MACARENA ES ESPERANZA

Sobre


Publicidad

 




 

Pasión en Sevilla

Eventos

Música

Paused...
  • 1.
    adaptacion de marcha

© 2021   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio