Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


     En 1932, recien proclamada la Republica, las hermandades sevillanas, por temos a incidentes callejeros, decidieron unanimente suspender sus tradicionales estaciones de penitencia. Con ello se inicio un forcejeo entre el Gobernador Civil y el alcalde de la ciudad, por un lado, y las juntas de gobierno, por otro, cuyo resultado no fue nada positivo. Las autoridades locales considerando que un deseonvolvimiento normal de nuestra Semana Santa mejoraria la imagen, muy deteriorada del nuevo regimen politico, hicieron lo imposible por conseguir que esta semana grande discurriese como siempre.

     Con este fin, manejaron todo tipo de argumentos, asi, entre otros, el de asegurar el pago de subvenciones de salida y el de garantizar la tranquilidad en las calles. Sin embargo, las hermandades, que no veian clara la posibilidad de que, en sus desfiles tuvieran una eficaz proteccion, se mantuvieron firmes en su postura, y no accedieron a efectuar su acostumbrada salida. Al juzgar esta actitud, conviene tener en cuenta que en Mayo de 1931 se provocaron incendios de iglesias y conventos sin que los responsables del orden hubieran sido capaces de controlarlos.

     El caso fue que hubo una excepcion, la de la cofradia de la Estrella, que opto por la realizacion de su visita al templo metropolitano. Mas, ¿ porque discrepo esta hermandad ? es dificil saberlo, se tiene conocimiento de la celebracion de dos cabildos, en los que, al parecer, hubo enfrentamientos y dimisiones, pero se desconoce lo que detalladamente ocurrio con ellos, pues las actas no son lo suficientemente explicitas (segun cuenta veintiseis, fue el resultado de la votacion a favor de la salida). De todas maneras, lo importante fue que la Estrella salio y que con este proceder pudo calmar la inquietud que se percibia en el ambiente.

          Llego el Jueves Santo, se sabia que la cofradia de Nuestro Padre Jesus de las Penas iba a hacer estacion de penitencia en ese dia. Asi lo aseguraban los periodicos y lo corroboraba el Vicario de la Diocesis al expresar que "el salir esta cofradia este año en Jueves Santo no serviria de precedente para años sucesivos".

     Pero eran contados los que pensaban que se concretaria aquel hecho. Mas, a media tarde, empezaron a oirse en Sevilla, con acento confidencial, estas relevadas palabras: "Ha salido la Estrella..." Y entonces, todos los sevillanos fuera de si, se encaminaron hacia el puente, hacia San Jacinto, hacia los distintos lugares del recorrido.

          Segun un hermano de la cofradia que vivio con intensidad aquellos acontecimientos, Don Manuel Rodriguez Gonzalez, una ingente muchedumbre, se agolpaba por el itinerario para seguir a la cofradia. Era imposible dar un paso desde el primer tramo de la calle Rioja, esquina a Sierpes, por la ancha calzada de Reyes Catolicos, por el puente, el Altozano, hasta San Jacinto, y con mil difucultades se organizo la procesion. Al escuchar las vibrantes cornetas, anuncio de la salida de la cofradia, el gentio prorumpio en dilerantes aplausos, que se intensificaron de forma inenarrable al aparecer el paso de Cristo de las Penas por el portico de la iglesia.

     Siguio despues un silencio impresionante a medida que avanzaba el cuerpo de nazarenos del paso de Virgen. Cuando Nuestra Señora de la Estrella irrumpio en la calle, la ovacion sono como un trueno descomunal, seguido de vivas y saetas interminables. La procesion se realizo de forma lenta por la calle San Jacinto y por el Altozano, hasta alcanzar el puente, sin agobio de horario, ya que aquel año no se le prescribio un tiempo determinado para cumplir su estacion penitencial.

          Pero no tardaron en producirse, segun habian previsto las otras hermandades, desdichadas acciones violentas. Estas se iniciaron al irrumpir en la calle Velazquez, instantes despues de dejar la de Rioja. Fue lanzado a la Virgen un ramo de flores con un objeto solido, una perilla de cama, parece como preparada como bomba, que cayo afortunadamente entre la candeleria del paso. La reaccion del publico fue de delirantes ovaciones a la Virgen y de imprecaciones al desconocido autor del atentado.

     La entrada de la cofradia en la Campana fue apoteosica, y ya en la calle Sierpes, desde lo alto del antiguo Kursaal, fue arrojado un ladrillo al paso del Señor, lo que origino desperfectos en uno de los angeles que adornaban la canastilla del paso.

          Fue detenido inmediatamente el autor y puesto a salvo de la ira del publico, que demostraba su indignacion, Continuo con mayores brios la procesion, entre vitores y incesantes saetas, y al entrar el paso de la Virgen en la catedral, por la puerta de San Miguel, se efectuaron dos disparos alevosos a la sagrada imagen, sin que la alcazaran afortunadamente.

     El autor se dio a la fuga, entre la confusion y el panico de la multitud, enfrentandose con varios numeros de la Benemerita, delante del edificio del Archivo de Indias, intentando evadirse y confundirse con la gente de la Avenida. Aqui fue sorprendido por alguien, que le propino un bastonazo, cayendo conmocionado al suelo, instante que aprobecho la Guardia Civil para detenerlo. Se cerraron enseguida las puertas de la catedral, quedando dentro la cofradia unos instantes, prevlaeciendo un espiritu maravilloso entre los hermanos.

          Una vez en la Puerta de Palos, un miembro de la junta se informo por el Gobernador Civil que el autor de los disparos habia sido detenido. Acto seguido y, ante el temor de nuevos incidentes, el itinerario fue alterado a la salida de la catedral, regresando la procesion por calle Alemanes, Tetuan a Rioja, para discurrir por Reyes Catolicos hasta el templo. Al dejar atras el puente en el mismo Altozano arrojaron sobre el paso del Señor unos huevos conteniendo gasolina, sin que, por fortuna, se produjera incendio alguno.

     Es indidudable que estos lamentables hechos sacrilegos, demostrativos de lo improcedente que eran aquel año la practica de cultos externos, dieron lugar a que surgiera el sobrenombre de "La Valiente", apelativo con el que se ha destinguido desde entonces a la hermosa imagen trianera. Este Jueves Santo inusitado sirvio para poner de manifiesto como nunca, el inmenso amor que en nuestra ciudad se siente por las cofradias y por sus tradiciones religiosas.

          Años despues, concretamente, en 1956, tuvieron lugar unas lluvias torrenciales en Sevilla que impidieron que las cofradias sevillanas lucieran todo su esplendor por las calles de nuestra ciudad.

     Sin embarbo, un rumor corria por las calles entre los cofrades sevillanos: "si alguna sale este año esa es la Estrella". Efectivamente, ese apodo de la valiente condicionaba a la hermandad la cual hizo honor a ese ilustre apoddo brindado por el pueblo y desafio a las nubes de panza de burra, negras como la noche y se ofrecio a los sevillanos bajo una manta de agua que no impidio que la Estrella saliera a Sevilla desde Triana.

     Un año despues, en el año 1957, las hermandades de Sevilla, todas reunidas en la calle San Jacinto, brindaron un calido y emotivo homenaje a la Virgen Valiente cuando se cumplia el veinticinco aniversario de aquella salida procesional en aquel crispado ambiente republicano.

 

 

                       Fuente: Curiosidades y leyendas sobre hermandades sevillanas.

Visitas: 724

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

Comentado por Santy (Angel Macareno) en diciembre 28, 2012 a 7:50pm

Muchas gracias por vuestros comentarios, me alegro de que os gustara.

Saludos.

Comentado por Azahar y jazmín en diciembre 28, 2012 a 7:01pm

Hermosa la Leyenda que nos traes, que no por conocida, deja de gustar recordar aquella salida, muchas gracias.

Comentado por Francisco A. Mazuecos. en diciembre 27, 2012 a 11:03pm

Muy buena entrada amigo Santy, con este interesante relato sobre la Virgen de la Estrella ''la valiente'', recibe un cordial saludo...

Comentado por Jose M en diciembre 27, 2012 a 12:47pm

Magnifica entrada narrando con todo detalle estos lamentables incidentes, gracias Santi, un abrazo

Comentado por Antonio Barrera Repullo en diciembre 27, 2012 a 10:55am

Unos acontecimientos que se produjeron por discrepancias entre todos los bandos, y que por suerte no paso a males mayores, un gran trabajo santy, abrazos

Comentado por Araceli Luque en diciembre 27, 2012 a 10:21am

que bonita esta narracion Santy, me ha puesto los vellos de punta.  esperemos que esto no se repita aunque corren malos vientos para la Fe cristiana.   besoooossss y felicidades.

Comentado por rosa maria morilla rodriguez en diciembre 27, 2012 a 10:09am

AMIGO SANTY UN TRABAJO ESPLENDIDO MUCHAS GRACIAS  

© 2019   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio