Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


Tarde o temprano, llega el dolor a visitarnos y rara es la familia que no tenga un enfermo entre sus miembros. En un primer momento, todos nos sentimos movidos a compasión, pero cuando la enfermedad se prolonga, comenzamos a sentir al enfermo como alguien que molesta, complica nuestras vidas y, a veces, le negamos o escatimamos la ternura, la atención, la compañía y el coraje que tanto necesita, precisamente en estos momentos. 

Los enfermos no son sólo  miembros de la familia humana, con pleno derecho, sino, también, personas útiles y necesarias en ella. Humanamente, los enfermos nos muestran la realidad de nuestra condición de seres limitados y encadenados al dominio del sufrimiento y de la muerte. Con su estado manifiestan que la salud, aunque importante, no es el valor definitivo de nuestras vidas. En muchos casos, son lecciones vivas de coraje, de esperanza y, en ocasiones, superan a los sanos, en ternura, donación y amor.

A la luz de la fe, los enfermos nos recuerdan la presencia viva del Señor y nos revelan el sentido del sufrimiento, porque Cristo, sufriendo y muriendo por amor, ha dado respuesta al dolor humano. Muchos de los enfermos se han convertido en ejemplos vivos de aquella oración, de aquella paciencia, de aquella paz de espíritu, que tanto escasean en nuestro tiempo. Ellos nos interpelan para que nos preocupemos de lo que es realmente necesario, no tanto de las cosas inmediatas, sino de la salud y de la salvación, que nos vienen por la fe en Jesucristo.

Las parroquias han de tomar conciencia de la riqueza que significan los enfermos. Han de acompañarlos siguiendo el ejemplo de Jesucristo. Todo en su vida fue entrega a los enfermos de cuerpo y de espíritu. Supo responder a sus esperanzas. Se preocupó de sus necesidades. Curó sus enfermedades. Les ofreció la seguridad de que Dios, nuestro Padre, nunca los abandonaría.

La celebración del Día del Enfermo nos ha de ayudar a descubrir que los enfermos son una realidad viva, cotidiana, permanente, que espera nuestro amor y que exige nuestra atención. Tal como afirmaba el Papa Juan Pablo II: “Cristo ha enseñado al hombre, a hacer -al mismo tiempo- el bien con el sufrimiento y a hacer al hombre, al mismo tiempo, a hacer el bien a quien lo padece”. Cada uno ha de escuchar la llamada de Cristo que dice: “Estaba enfermo y me visitaste” (Mt 25,36). 

Visitas: 385

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

Comentado por Emi(Angel macareno) en febrero 10, 2012 a 6:56pm

Estupenda reflexión que toca las conciencias....

Comentado por Dios por Sevilla en febrero 10, 2012 a 6:49pm

Trianera aquí nos tienes a todos los cofrades para lo que necesites. Un abrazo

Comentado por tianera en febrero 7, 2012 a 6:19pm

se de que hablas por que la enferma soy yo...

y la verdad es que echo de menos lo que tu dices...

 solo mi hija y no siempre... sabe estar a mi lado

mi hijo a veces tambien pero otras no comprende nada y siento que le molesto

la gente de fuera hay de todo pero como ya llevo tanto tiempo pues la cosa se estanca...

lo peor es cuando encima como me pasa a mi que no podemos trabajar y nos dan la que se llama media pension que se medio cobra y no da para comer

y trabajar no se puede asi que mal asunto

por otra parte el sufrimiento me ha echo fuerte y la fe es lo que me mantiene en pie

Comentado por TACITA DE PLATA en febrero 7, 2012 a 9:40am

amen.

Sobre


Publicidad

 




 

Pasión en Sevilla

Música

Cargando…

© 2019   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio