Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


            
                            ETERNA ESPERANZA NUESTRA
 
El tiempo fluye como imparable río sobre el caudal de la existencia. Buscamos la belleza en los detalles y hallamos la esencia de la vida en el amor. El Adviento es tiempo de preparación a la venida de Emmanuel, Dios con nosotros, y preámbulo de la curación del alma por ese mismo Dios encarnado que nacerá en nuestros corazones.

Los contornos de la Ciudad van modelándose lánguidamente, permaneciendo como inseparable ánima, la espiritualidad y el inalterable carisma de Miguel de Mañara y Santa Ángela de la Cruz, que  ensalzan como enarbolada enseña la Sevilla prendida a la pobreza espiritual y material. La remembranza de la arquitectura de la palabra cincelada por Gustavo Adolfo Bécquer nos transporta a rescatar notas románticas del añejo órgano del pasado. La arraigada fe del pueblo lejos de desvanecerse, se acrecienta, acunada por las grandes devociones marianas que muestran en la firmeza y la bondad el camino hacia Dios. Los hornos cuecen el presente sin olvidar los leños consumidos del pasado. La primera semilla caerá sobre la mejor tierra para florecer en primavera. Fundidos quedan los más preciados metales ante el resplandor de la Gracia Plena. La labrada devoción sevillana estremece al encontrarse delante de sus ojos con la Macarena.

¿Cómo tan frágil tarro puede contener tan desbordante pena? ¿Quién talló con sus manos tal prodigio o tan siquiera pudo soñarlo? Se eternizan las preguntas, sin encontrar mejor respuesta que al contemplar el océano de hermosura de sus ojos, los perfiles perfectos que elevan a Sevilla a los más inalcanzables confines o la rosada brisa que besa sus mejillas. El permanente milagro de la Esperanza aflora sentimientos profundos que no  se desvanecen como escarcha en la mañana. Preexiste un misterio de siglos que tratamos de desvelar, trascendiendo únicamente conmovedoras leyendas que enfatizan el marcado arraigo espiritual y la sustancial grandeza escultórica de una Imagen única e irrepetible. La alfa y la omega de la vida nunca quedaron tan íntimamente entrelazadas como en el marco del rostro de la Esperanza. La armonía subyacente que irradia al exterior un contraste de tan disímiles lances nos lleva a advertir que nos encontramos ante la obra cumbre de la imaginería mariana. Incluso podríamos aseverar que el propio autor quedó tan conmovido y sorprendido por el resultado de su creación artística que no quiso desvelar su nombre junto a tan magna obra.
 
La Esperanza representa a la Madre excelsa y a otras muchas madres que sufren amargamente por sus hijos. Desechas por tanta angustia clavada, contienen aún mucho amor que repartir entre el resto de sus hijos, en los cofres resguardados de sus corazones. No busquen en la Macarena únicamente el pórtico indeleble de su elevada belleza, miren en el fondo y encuentren luz en el misterio desvelado de su atrayente presencia. Es un imán de devociones que se acrecienta continuamente.
 
La Esperanza es el núcleo vertebral de la anatomía precisa del Barrio. Los callejones son sus arterias, la muralla inmunizadora y protectora, el Atrio y la Basílica los pulmones que exhalan paz y la respiración contenida en el quicio de la Gloria. No es consecuencia de la casualidad la orientada percepción de la Macarena hacia los confines de la muerte y la enfermedad: Instituto Anatómico Forense, Hospital Universitario, Cementerio de San Fernando, Hospital de San Lázaro y Tanatorios. Evidentemente acudimos a su seno amoroso para encontrar alivio cuando discernimos nuestros pensamientos en las oscuras galernas de la vida porque sabemos encontrar en Ella la calma necesaria para seguir transitando por las veredas marcadas por el Ser Supremo.
 
El paso de la Esperanza Macarena por la Santa Madrugá de Sevilla acelera el ritmo vital de una Ciudad que duerme durante doce calmados meses para despertar ante el gran sueño renacido. Un lienzo rojo, continente de verdes pinceladas acuarelas, recrea sobre el inconmensurable museo de Sevilla el paisaje más conmovedor. Cada año se repite el esperado ritual de la apertura de las Puertas del Cielo y la aparición gloriosa de nuestra Esperanza. La alegría y la pena que colman la cara morena de la Señora se proyectan sobre los rostros de los devotos. Pasa la Macarena y permanece como resonancia visual su imborrable huella. Brotan de los pentagramas notas de seda para acariciar a la eterna Azucena, Sevilla llora junto a los invictos lanceros de la Centuria en el preciso instante que el Cielo cierra sus cortinajes al cumplidor Plenilunio.
 
 
A mis hermanos macarenos

Visitas: 293

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

Comentado por Jose M en enero 2, 2013 a 11:43am

Que maravilla de entrada, que forma mas bonita y emotiva de expresar tus sentimientos hacia la Esperanza. Enhorabuena Jordi!! y muchas gracias por hacernos disfrutar con tus escritos, nunca dejes de escribir. UN abrazo y feliz Año Nuevo!

Comentado por MANUEL en diciembre 18, 2012 a 10:49am

No comprendo el escasísimo eco en forma de comentarios ante este prodigioso blog dedicado a la Macarena...Enhorabuena por saber expresar,amigo Jordi de Triana,de forma tan contundente y hermosa tus sentimientos hacia esta prodigiosa imagen sevillana...

Esta tarde tenemos la Solemne Función a la Virgen...Lo dan en directo por María Visión...Sabes que me gustaría estar presente, como seguro que tú estarás.Los males presentes me lo impiden...Este año no oficia mi admirado Asenjo,se va a la O -¡Qué pedazo de homilía pronunció en la Catedral el día de la Inmaculada!-

Saludos.

Sobre


Publicidad

 




 

Pasión en Sevilla

Eventos

Música

Paused...
  • 1.
    adaptacion de marcha

© 2020   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio