Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


Evolución de la escultura de los crucificados-Románico (IV)

Seguimos con la evolución de los crucificados, en el románico. Pues bien, ahora los rostros de las figuras son serenos; los cuerpos, de esquemático estudio anatómico, descansan, más que penden, en maderos de sección plana y cepillada, decorados en numerosas ocasiones; los artistas románicos suelen prescindir de torsión alguna en los miembros; los pies del Varón, asidos al madero cada uno de ellos por un clavo, se apoyan frecuentemente en un suppedaneum o pedestal fijado a la cruz para sostenerlos, y sus brazos aparecen fijados horizontalmente al travesaño.
En Cataluña y en la antigua zona histórica del Rosellón o Cataluña del Norte, situada en el sureste de Francia e integrada en lo que actualmente es el Departamento de los Pirineos Orientales, tuvo una amplia difusión el tema de las Majestades, que vienen a ser representaciones de Cristo Crucificado de raigambre bizantina; cubiertas con una túnica talar llamada pallia o manicata, bajo cuyos afilados pliegues desaparece cualquier atisbo de anatomía, y provistas de los rasgos morfológicos anteriormente descritos.
Gran interés tiene la Majestad Batlló, conservada en el Museu Nacional d'Art de Catalunya, tanto por su cuidado modelado como por su exquisita policromía, muy bien conservada. Paralelas a ella son la Majestad Beget y la Majestad de La Pobla de Lillet, cuyas severas vestiduras, sujetas a la cintura por un cíngulo de gran caída vertical, nos remiten a la Majestad de Lluçà, aunque en este caso la cabeza de Jesús aparece ligeramente inclinada hacia la derecha. Muy meritorias son también la Majestad de Bellpuig y la Majestad de Caldes de Montbui, cuya cabeza aparece tocada con corona real para resaltar aún más, si cabe, la Majestad del Redentor en el simulacro.
En todo caso, tal y como sucede con las representaciones del Crucificado semidesnudo, caso del Cristo de Salardú, hablamos de iconos impávidos y distantes, cuyos cabellos y barbas, partidos al centro, están tallados a base de mechones trenzados que recuerdan la estatuaria del periodo mesopotámico. Asimismo, muestran una concepción parca en volúmenes, apenas con perspectiva ni profundidad en el modelado.
También en Cataluña fue donde alcanzaron una mayor difusión las iconografías románicas del Descendimiento y de Cristo Yacente, de gran calidad aunque bastante menores en número respecto al tema del Crucificado. Presentan los mismos caracteres mayestáticos que ofrecen las efigies de Jesús en el madero, sirviendo al igual que ellas, en no pocos casos, de imágenes-relicarios.
De entre todas las representaciones del Descendimiento de la Cruz, posee especial valía el grupo escultórico del Descendimiento de Sant Joan de les Abadesses, labrado en 1251 y conservado en la iglesia abacial de Ripollès (Girona) que le da su nombre. El conjunto, de clara concepción monumental y elegancia de formas, se halla formado por las tallas de Jesús descendido por los Santos Varones, la Virgen y San Juan Evangelista flanqueando la cruz -recordando al leonés Calvario de Corullón- y Dimas y Gestas en las esquinas, ambos también asidos al madero.
Pese a establecerse el siglo XIII como punto de partida para el avance hacia el naturalismo gótico, lo cierto es que, a partir de la segunda mitad del XII, se observan modelos menos estáticos que los anteriores. Aunque el semblante no gana demasiado en expresividad y cercanía con el fiel, son cada vez más frecuentes las representaciones de Cristo muerto con las piernas ladeadas hacia la derecha y la cabeza más reclinada hacia delante. En la etapa de transición hacia el humanismo propio de la escultura gótica, incluso lo vemos agonizante, con la cabeza muy inclinada hacia el lado derecho y un sólo clavo perforando ambos pies, caso del Cristo de Sant Climent.
Ejemplos de dicha evolución los encontramos también con el románico Crucificado de la Catedral de Orense, cuyo rostro pierde paz y deja intuir cierta expresión doliente, y el Cristo del Museo de los Claustros (The Cloisters) de Nueva York, procedente de Palencia y tocado con corona mural para realzar su condición soberana. Se trata de uno de los varios Crucificados de origen español que actualmente se guardan en el recinto medieval estadounidense, dependiente del Metropolitan Museum of Art de Nueva York. Conserva intacta buena parte de su policromía.

Visitas: 1124

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

Comentado por Emi(Angel macareno) en diciembre 2, 2009 a 12:58am
No entiendo el porqué este magnífico blog y sus antecesores tienen tan pocos comentarios. Magnífico tu trabajo y magnífica investigación. Vuelvelo a subir porque me da corage que esto suceda. Un abrazo desde la Alameda.

Sobre


Publicidad

 




 

Pasión en Sevilla

Música

Cargando…

© 2019   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio