Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla




Escribe el reverendo padre Leonardo Castellani en su Comentario al Apokalypsis de San Juan:

Visión Séptima La Medición del Templo.

Todos los Santos Padres han visto en esta visión el estado de la Iglesia en el tiempo de la Gran Apostasía: reducida a un grupo de fieles que resisten a los prestigios y poderes del Anticristo (mártires de los últimos tiempos) mientras la Religión en general es pisoteada durante 42 meses o 3 años y medio. Pisotear no es eliminar: el Cristianismo será adulterado.

Y dióseme una caña a modo de vara métrica Y dijóseme: - «Levántate y mide el Templo de Dios
Y el Altar
Y los adorantes en él –
Pero el Atrio, defuera del Templo.
Arrójalo fuera
Y no lo mensures –
Porque ha sido dado a los Paganos
Y la Ciudad Santa pisotearán
Cuarenta y dos meses».


El mismo Templo y la Ciudad Santa serán profanados, ni serán ya Santos. No serán destruidos. La Religión será adulterada, sus dogmas vaciados y rellenados de sustancia idolátrica; no eliminada, pues en alguna parte de estar el Templo en que se sentará el Anticristo «haciéndose adorar como Dios», que dice San Pablo. La Gran Apostasía será a la vez una grande, la más grande Herejía.

¿Qué es lo que puede corromper a la Iglesia? Lo mismo que corrompió a la Sinagoga: el Fariseísmo. «No habría comunismo en el mundo si no hubiera fariseísmo en la Iglesia», decía Don Benjamín Benavides. Si la Iglesia hoy no atrae como en otros tiempos, tiene que ser porque ha perdido su hermosura interna. «Toda la hermosura de la Hija del Rey es interior». Las exterioridades pueden quedar, aumentadas incluso: «La misa cantada en Barcelona» por ejemplo, egregio espectáculo operístico de siglos pasados – como dice Havellock Ellis en su libro The Soul of Spain – una vez retirada la pequeña superstición que tiene dentro ahora, la creencia en el Santísimo Sacramento. Poco le importará al Anticristo le pongan una faja con los colores nacionales – que entonces han de ser los suyos – a una imagen fea de la venerable madre señora que dicen fue la madre de Jesús de Nazareth; y la nombren Generala del valiente ejército de una cualunque republiqueta averiada.

Hay actualmente obras «católicas» que trabajan , se esfuerzan y se desgañitan para el Príncipe deste mundo; y ojalá esté yo equivocado. La seña es cuando hay «religión» (¿) y no hay honradez adentro dellas.

Ésta es la acusación terrible que levantó potentemente Kierkegaard contra la Iglesia Luterana Danesa; y ojalá se pudiera decir que la nuestra está exenta deso. Lo que denunció el filósofo danés fue simplemente una adulteración – la más sutil y temible – del Evangelio, no en la letra más en la práctica y la predicación.

Ésta es la acusación terrible que levantó potentemente Kierkegaard contra la Iglesia Luterana Danesa; y ojalá se pudiera decir que la nuestra está exenta deso. Lo que denunció el filósofo danés fue simplemente una adulteración – la más sutil y temible – del Evangelio, no en la letra más en la práctica y la predicación.

Sólo el Tabernáculo (o Sancta Sanctorum) será preservado: un grupo pequeño de cristianos fieles y perseguidos; el Atrio, que comprende también las Naves – no las había en el Templo de Jersusalén – será pisoteado. Y ésa es «la abominación de la desolación», que dijio Daniel y repitió Cristo.

Fariseísmo, el gran pecado de la Iglesia. Es la causa que explica, entre otras, que las sociedades se hayan ido paganizando rápidamente. España es un ejemplo notable. Una sociedad católica apostata en menos de una generación. Y en España, la Adoración Nocturna, otro ejemplo. Reducida a la mínima expresión. De los turnos copiosos a casi su desaparición. ¿Cómo es posible? Fariseísmo.
Y lo que todavía tenemos que ver.

¡Qué el Señor tenga piedad de nosotros!

Visitas: 132

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

Comentado por Emi(Angel macareno) en enero 14, 2011 a 7:45pm
Pues no se que decirte. Yo creo que cada cual debe estar en paz con su conciencia. El Señor lee en nuestros corazones y sabe quién es quién. Saludos.
Comentado por José Luis en enero 14, 2011 a 1:43am

No se puede hacer responsable a nadie de la impiedad de uno mismo...Cuando se entregue el alma es uno mismo el que da cuentas de lo que hizo...sin comparaciones con ningún otro...

Que mi vecino sea un fariseo no justifica que yo me comporte como tal...no se salvan o se condenan grupos ni comunidades sino personas individuales y como tal hemos de ejercer la piedad con la objetividad de la conciencia propia y el Magisterio de la Iglesia.

© 2019   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio