Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


Parece que fue ayer cuando tus ojos la vieron, cuando el caudal de tu río ya presintió su llegada, cuando el pañuelo que guardas se apresuró en bautizarla, cuando todo lo que ahora goza ya estaba escrito tras tu mirada. Parece que fue ayer y no lo fue, Madre mía, parece que fue ayer cuando  su alma enamoraste para enjutarla a tu vera y, ahora, sin parecerlo, son veinticinco las primaveras. 

Que se te olvide mi nombre

y el calor con que te rezo,

que olvides el puente

y la capilla del Carmen,

que se agote toda salve

con que poder alabarte,

que se pierda en un suspiro

todo aquello que anhelaste.

Que no importa, Madre mía,

yo te digo que no importa

si por culpa del tiempo

olvidas cómo es tu calle,

la Giralda y sus campanas,

las calles de tu Triana

o del Postigo aquella bulla

que te arropa en el alba.

Que se te olvide tu palio,

las promesas y los rezos,

el pétalo que te roza

y el altozano como templo.

Que no importa si olvidas

ese techo que es tu cielo,

lo que son tus bambalinas

o el puñal de tu pecho,

el vaivén de tus mecidas,

tu repique de lamento,

la cera que te desborda

o tus varales de ensueño;

Que no importa, Madre mía,

yo te juro que no importa

si te olvidas de eso,

pero acuérdate de mi hermana

cuando entre siempre a tu reino.

Cuando pase por tu calle

y se le vaya la vista a tu puerta;

cuando venga por San Jacinto

ya sin aire y sin aliento

con el miedo prendido al cuerpo

de no llegar a verte a tiempo.

No la olvides, Madre mía,

no la olvides en tus rezos,

acuérdate de ella

cada segundo y en cada verso,

cada vez que la veas venir

entre aires de Diciembre

con lágrimas en los ojos,

con el temblor en los labios,

con la pasión en su pecho,

con un beso preparado

y su latir ya revuelto

entre nervios que despuntan

del zurraque a tu gesto

y sus pasos dubitando

hasta llegar a tu templo,

encendida en pura fiebre

y en la ansiosa letanía

que es besarte la mano

al quedarse sin aliento.

Veinticinco primaveras

ya cumple de tu mano;

haz tú que sean eternas

como eternos son tus ojos,

como eterna es tu mirada,

como eterno son tus gozos

y como sólo Noelia

sabe amarte a su antojo.

De Aguas de amor y fervor

llénale el corazón por Sevilla...

que en Triana ya sabe ella

que en tus manos y capilla

de su barca y desazón

tiene su barca la orilla.


Sergio Rovayo

Visitas: 321

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

Comentado por Azahar de San Gonzalo en diciembre 14, 2011 a 2:53pm

Ojú, aquí mientras espero que llegues estoy flipando de nuevo. Muchísimas gracias por esto, hermano. Es uno de los regalos más hermosos que me han hecho. Que sean 25 primaveras más a su vera y a la tuya, Dios lo quiera. Te adoro con locura.

Comentado por CHE (Maria Jose Cejudo) en diciembre 7, 2011 a 9:04am

Precioso...ufff, me has dejado sin palabras. Muchisimas felicidades, y no solo por el cumpleaños de ella, tambien por ese pedazo de corazon que teneis los dos...me siento muy orgullosa de teneros como hermanos y de quereros como os quiero. Un besazo muy grande a cada uno.

© 2019   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio