Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla




El calendario da un paso más en la cuenta atrás del fin del año 2010. Se
acaba un año en el que pasará a la historia uno de los hecho más

singular en la trayectoria de nuestras hermandades y cofradías. Era el

mes de septiembre y ante el asombro de mucho la hermandad de la Macarena

quiso estar pres...ente

de un modo singular en la ceremonia de beatificación de Madre María de

la Purísima que, tras un interminable baile de lugares de la ciudad,

habría de celebrarse en un lugar tan frío como el Estadio de la Cartuja.

La inmesidad de sus graderíos debía tornarse en el escenario más acogedor

para celebrar una de las eucaristías más relevantes en la historia

reciente de nuestra diócesis, similar a la que tuvo lugar unos años

antes con motivo de la beatifiación de Ángela de la Cruz, a la postre,

la santa más sevillana. Por ello, era de recibo que junto a las hermanas

de la Cruz, cuya labor sigue sin ser lo suficientemente reconocida por

la sociedad, estuviera una imagen sevillana cuya devoción traspasa todas

las fronteras del mundo. La Macarena, madre de Dios y señora de

Sevilla, tomaba una de las decisiones más valiente que se recuerdan en

nuestras hermandades ya que, contra la opinión contraria de muchos que

veían la presencia de la Virgen en este acto como una auténtica locura,

decidió cruzar por primera vez, y quizás por última, el río Guadalquivir

para convetirse en la viva estampa del sentimiento de una ciudad en

esta ceremonia.

Y así llegó la noche mágica, esa en la Macarena volvió a ser luz en la madrugada para cruzar su Arco y encontrarse con

su barrio, el de extramuros, el de su gente antigua que nunca había

disfrutado con el paso de la Madre de Dios por su casa. Fue tan

caprichoso el destino, por encima de medidas y puertas estrechas, que la

Virgen quiso salir por Sevilla en esta nueva Madrugá sin palio, de modo

que se belleza fuera aún más patente para las miles de personas que se

congregaron a su paso. Esa noche se repitieron imágenes soñadas de

familias enteras que, como en el Viernes Santo, volvían a encontrarse

por la Resolana para ver pasar entre lágrimas de añoranza a la Madre de

Dios Macarena. Y cuánto gozo por las calles de su barrio, cuánta

esperanza derramada por su belleza, cuánta grandeza, dulzura y

sentimientos encontrados entre el pueblo de Sevilla. No obstante era la

Macarena la que volvía a encontrarse con su gente en una noche fría a la

que el verde de su manto volvía a iluminar como cada Madrugá.

Personalmente tuve la experiencia de vivr junto a Ella ese momento único, un hecho

que jamás podré olvidar. Con un cirio en mis manos era uno de los

encargadas de iluminar el camino que habría de recorrer la Esperanza.

Estampa inolvidable y bella la que se vivió cuando en plena noche el

cortejo comenzaba a cruzar por el Puente del Alamillo, testigo de esta

Sevilla moderna que sólo la grandeza de su presencia pudo dotar de la

esencia cofrade que muchos reclamaban. Y es que hasta los tirantes que

lo sostienen quisieron coquetear entre sí para ver cuál de ellos tenía

la suerte de contemplar más de cerca la belleza que irradiaba su cara. Y

como si de una nueva Madrugá se tratara todo sonaba a Ella, todo sabía a

Ella, todo era Ella. Hasta los sones del Carmen de Salteras que se

fundían con el piar de los pajarillos que por esas horas despertaban

entre las ramas de los árboles del Parque del Alamillo.

Y así llegó la mañana, un nuevo amancer que sonrosoba el rostro de la

Esperanza cuando los primeros rayos de sol iluminaron su cara. La Virgen

llegó al Estadio llenando la inmesidad de su explanada entre una

ovación de agradecimiento que erizó las almas de cuantos macarenos y

sevillanos acompañaron su presencia. Ya en el interior del Estadio de la

Cartuja la Virgen avanzaba firme en su caminar y alegre en su mirada

esperando el encuentro con las Hermanas de la Cruz. Esas hijas de Sor

Ángela que alabaron con cantos la llegada del paso ante sus plantas,

cantos de Esperanza que eran una oración de toda Sevilla que agredecía

así a su Virgen el hecho de que hubiese querido estar junto a ellas en

la bendita mañana del 18 de septiembre.

Tras la ceremonia tocaba volver a casa. Fue una procesión gloriosa en la que Sevilla no dejó sola

ni un instante a su Virgen de la Esperanza. Todo era expectación a su

paso y gritos de Macarena guapa. Los ojos de los que allí estuvieron no

pudieron evitar que manaran las lágrimas, llantos de anhelos, de

recuerdos, de una imagen histórica que se hacía realidad al paso de la

Macarena. Su barrio fue todo fiesta con balcones a rebosar, con

colgaduras, pétalos y rezos en forma de oraciones. Así llegó a San

Lázaro, al Cerezo, al Rocío, a Doctor Fedriani y a todos los barrios

macarenos más allá de las murallas que soñaban con tenerla en un milagro

de madrugada que se eternizó en una tarde de primavera aletargada. Pero

más allá de sus vecinos había alguien que la esperaba desde hacía

décadas. No era un barrio, ni una calle, era su hospital, el Virgen

Macarena. Por fin la Esperanza se encontraba con los más necesitados,

aquellos a los que habría de bendecir con la salud, la que tanto

aguardaban. Sobraron todos los aplausos, las marchas y hasta las

oraciones cantadas, sólo era cuestión de esperar, sólo bastó una mirada,

la de la Macarena hacía sus hijos a los que abrazó con su Esperanza.

Y así toco a su fín el sueño de esa noche de verano en la que la Macarena

volvió a entregarse a Sevilla porque la ciudad la esperaba. La Virgen

se hizo hija de Sor Ángela, fue Esperanza Cartujana, iluminando la noche

que tornó en el verde de su manto, y sonrosando su rostro cuando la luz

de la tarde, esa que siempre soñaba con poder iluminarla, le aseguró

que este detalle sólo podía ser cosa de la Madre de Dios, ésa que vive

en San Gil y se llama Macarena.


Mario Daza)

 

Con este articulo de mi querido sobrino que define a la perfección lo que significó la procesión de la Santisima Virgen de la Esperanza para los macarenos y para Sevilla os deseo a todos

            !!FELIZ AÑO NUEVO!!

Visitas: 139

Los comentarios están cerrados para este post

Sobre


Publicidad

 




 

Pasión en Sevilla

Música

Cargando…

© 2019   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio