Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


El paso de sentimientos se ha puesto en pie un año más, la eternidad se ha pegado para siempre en una lágrima, en un recuerdo, en un suspiro... La flor roja de la vida ha vuelto a nacer como cada año... Y lo ha vuelto a hacer en tus ojos, el Jardín eterno donde florece hasta el fin de los tiempos lo imposible, lo impensable, lo intocable... ¿Qué si te quiero, Madre, qué si te quiero?

 

Tu eres la gran culpable de todo esto... Fue delante tuya donde empecé a quererla, fue en tus tramos negros y morados donde me hice lo que hoy soy, fue ante tus ojos Reina de mi vida donde mi vello aprendió a ponerse de punta, donde aprendí a llorar de alegría, donde escondí mis más dolorosas penas... Me obligaste a que me enamorara de ti, Madre...

 

Hubo un tiempo en el que no quise que florecieras, hoy incluso sigo teniendo dudas... Pero es llegar el mes de enero y pasa lo de siempre, que me vuelves a obligar, que me vuelves a conquistar... Hoy se que tienes que florecer, por mi, por ellos, por todos... Porque si tu no floreces, no florece mi alma...

 

Los ojos con los que hoy te miro son los que tu me has querido poner. Los ojos de un niño eterno que se gira para ver como te mecen, los ojos de un niño que cada vez que te mira entiende un poco más todo esto, los ojos de un niño, de ese niño, que creyó que tuya era la culpa... Los ojos del corazón, los que tu te has encargado de darme toda la vida. Esos en los que solo se ve un cofre dorado entre una lluvia de pétalos rojos, esos que tienen grabada tu imagen... Esos que aprendieron a verte cada Miércoles Santo con una varita de plata... Los ojos de mi vida, los ojos de nuestra vida...

 

Volvieron a cerrarse las puertas un año más y todo acabó para siempre. Ha llegado la hora otra vez de escribir la historia, la que nunca dejó de escribirse, la que te hace llorar cada Miércoles Santo por un Cristo muerto, la que nos agota ese día, la que hace que el Sol sea más Sol y que el Día sea más Día que nunca... Y ha comenzado en el mismo sitio de todos los años... En la cima del arte, en la inconsciencia de la lógica, en la locura del amor... En casa, en San Bernardo, donde el Señor reparte Salud, donde la Madre reparte la vida...

 

Ha vuelto a nacer un año más... La flor que nunca murió, el sentimiento infinito, el barrio, el niño, el puente, la existencia... Ha florecido otro año más mi motivo y mi vida, tu la has florecido, como todos los años... La lección más magistral de como nacer... La flor que renace en tu alma, la flor que renace en nuestros corazones... La flor que lleva tu cara...

 

Por eso, Reina del Sentimiento, ¿vienes a preguntarme a mi si te quiero? ¿A mi, que nunca te quise? ¿A mi, que jamás te querré? No puedo quererte, Madre, no es amor lo que siento por ti... Por ti solo siento mi vida, que es tu nombre y tu sentido...

 

¿Qué si te quiero, Madre, qué si te quiero? Te juro que nunca lo haré. Y el día que lo haga entonces no me volverás a ver... Tu no eres amor, siempre has sido más que eso... Tu eres Refugio... Refugio de mi día y de mi noche, de mi sueño y despertar, de mi alegría y llanto, de mi sonrisa y de mi enfado... De mis horas, minutos y segundos... De San Bernardo...

 

 

Refugio de mi familia.

Refugio de mis recuerdos.

Refugio de mi Semana Santa.

 

Refugio de mi vida... 

 

 

José Antonio Montero Fernández.

 

Al Cielo.

A la Virgen del Refugio.

Visitas: 511

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

Sobre


Publicidad

 




 

Pasión en Sevilla

Eventos

Música

Paused...
  • 1.
    adaptacion de marcha

© 2020   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio