Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


Con tan solo catorce años, sin buscarte, sin saber quien eras. No sé si fui yo quien te vio primero o si fuiste Tú la que me encontró antes, no sé si te olí de lejos o si mi ilusión fue bastante para que me enamoraras. Solo sé que desde que te miré la cara, desde que me deslumbró el brillo de tu paso mi manera de ver la Semana Santa cambió. Desde que te abracé en esa calle Feria quedé dormido en un sueño, un sueño tan mágico, tan divino, tan sevillano... que hasta tiene que ser verdad.

 

Yo sé que Tú no lloras ni sufres, tu alegría es tu reflejo más fidedigno. Y en tus manos tal dulzura, y en tus ojos tal locura, y en tu alma una ternura que resuena melodías macarenas al compás de un sentimiento tan eterno... Yo sé bien que en octubre Tú no lloras Madre, que tu gracia es de San Gil lo que el llanto es en Sevilla allá por el mes de abril.

 

Yo sé bien que Tú no lloras, Madre, que tu cara es el espejo donde explota ese reflejo tan acorde con tu barrio. Y ese andar tan soberano, y ese Milagro en tus manos, y ese gozo tan supremo que despierta tu realeza, y esa ráfaga dorada ensalzando tu pureza... Pero es que lo vi tan claro Madre...

 

Yo sé bien que Tú no lloras, lo veo en la cara de tus vecinos, en esa felicidad que le inyectas en el corazón, en ese color que le das a tus calles. Cuan será tu grandeza Madre, que llevas la Esperanza durmiendo en tu regazo, paseándola en la profundidad de su sueño...

 

Yo sé bien que Tú no lloras... Cantos gloriosos en tu ser, en tu sentido, en tu realeza, cantos de sur, de luz y belleza, cantos de sonrisas que envuelven tus bordados y tu cara con tal brisa que el amor se hace Rosario en cada llanto que Tú avisas. Yo sé bien que Tú no lloras, Madre, pero te veo sin querer...

 

Yo sé bien que Tú no lloras, pero bien que lloro yo descubriendo a cada instante lo que tan visible era. Ese sueño, el sueño en el que me dormiste no es otro que el las esmeraldas... Pero yo no lo sabía, por eso te fue tan fácil, por eso me enamoraste, por eso te tengo dentro a cada segundo, a cada instante... Todo en tu nombre, en tu apellido... todo en tu sentido.

 

Deja que sueñe, Rosario

un día del mes de octubre.

Deja que olvide el calvario,

que eso en abril ya lo cubres.

 

Deja que sueñe en sigilo

el Dios que al mundo redime

Deja que duerma tranquilo,

maldito aquel que lo lastime.

 

En mayo ante Ti me detuve.

¡Qué suerte qué te encontré,

y que en Ti vi su semblanza!

Tan claro, Señora, lo tuve:

En tu Hijo vi al Gran Poder

y en tu cara, Rosario, a la Esperanza.

 

 

 

José Antonio Montero Fernández

 

A la Virgen del Rosario.

A la Esperanza.

A Rasero.

Visitas: 760

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

Sobre


Publicidad

 




 

Pasión en Sevilla

Música

Cargando…

© 2019   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio