Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


Era solo el segundo decenio del siglo, pero allí estaba ella, sentada en la vieja butaca junto a la ventana. Desde ese lugar ("El lugar") veía el tiempo pasar; las sonrisas y voces de los niños, las prisas de los adultos, el lento caminar de los mayores...
Pero, sabía que todo era distinto. Las hojas de los árboles, las mismas que allá por todos los Santos habían caido a los suelos, ahora volvían a nacer. La rojiza plaza a la que daba su casa, comenzaba a ser bañada por el sol... el mismo sol que en ocasiones, sabía que salía desde dentro del gran Templo que allí se encontraba.

El tiempo seguía pasando, y la anciana, con cada día de mas que recorría su cuerpo, le costaba mas y mas el poder caminar y llegar su ventana.
La enfermedad castigó todo su cuerpo, y los médicos no daban muchas posibilidades para su recuperación; basicamente, todo estaba perdido.

Era una fría noche, cuando toda la familia alarmada, se encontraba en la vieja habitación, presagiando un triste final. La vieja narradora de cuentos cerraba sus ojos por unos instantes, sumiéndose en uno de los mas bellos de los sueños. Un hombre, con una Cruz al hombro y vestido de morado salía de la basílica. Entre flashes y el mas respetuoso de los silencios, imponente, majestuoso, caminaba entre el gentío. Repartía consuelo, paz, esperanza... Y de repente, pasaba ante su ventana, la miraba, y le decía algo así como: "Aún no es tu hora, quiero seguir teniéndote cerca, pero no en el cielo, sino en la Tierra. Quedate aquí mujer, quédate a mi vera, y no tengas bajo mis manos miedo, vive en Esperanza".
La anciana, sobresaltada despertó, observando el miedo de sus familiares que ya creían haberla perdido. Y en ese momento, pidió un calendario. Ahora lo comprendía todo. El vecino mas antiguo de la plaza, le había devuelto las diarias visitas, que hasta que las piernas le permitieron, le hacía. El Señor de San Lorenzo había acudido hasta su casa, para enseñarle, que solamente si sus palabras podía entender, sería derramada por su Gran Poder.
Quedaban 75 días para el Domingo de Ramos.

Visitas: 91

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

Comentado por Emi(Angel macareno) en febrero 2, 2011 a 1:47am
Preciosa y tierna historia del Señor de Sevilla y la ancianita. Yo tengo la suerte de vivir muy cerquita de Él. Saludos.

Sobre


Publicidad

 




 

Pasión en Sevilla

Música

Cargando…

© 2019   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio