Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


Las Hermandades Sacramentales de Estepa tienen como primer titular de la Hermandad al Santísimo Sacramento del Altar, que es el lugar donde está presente Dios Padre, el Cuerpo y Sangre de Jesús. Las visitas al Santísimo así como las exposiciones y bendiciones son un momento para profundizar en la gracia de la comunión, revisar el compromiso con la vida cristiana y verificación de cada uno ante la Palabra del Evangelio. En las reglas de las Hermandades Sacramentales aparece el doble carácter que ostenta las Hermandades, tanto Sacramental como Cofradía de Nazarenos, atendiendo en sus cultos estos dos aspectos. Las Hermandades dan especial preferencia al Santísimo Sacramento del Altar, fomentando entre todos los hermanos la práctica frecuente de la Eucaristía.

1. Cofradía y Hermandad del Santísimo Sacramento

La Cofradía del Santísimo Sacramento de Estepa existía ya hacia 1594, fecha en que celebró un cabildo para elegir a sus oficiales según se conserva en un libro de cuenta. El siguiente cabildo de elecciones del que tenemos constancia se celebró en 4 de junio de 1600 y un año después el vicario don Pedro de Tallada pasó revista de las cuentas de la cofradía al tesorero de la hermandad, un presbítero de nombre Cristóbal, correspondientes al período 1597-1600.

La Cofradía estaba establecida en “las parroquias” de la villa, lo que da a entender que quizás fuera única para ambas parroquias, tanto en Santa María como San Sebastián. Aparece mencionada en los autos del año 1689 ante el vicario don Lorenzo de Andújar y participaba en la procesión del Corpus con sus guiones. La cofradía estaba agregada a la homónima erigida en la Iglesia de Santa María de la Minerva de Roma, como consta en la Secretaría de la Sagrada Congregación de Indulgencias, según copia autorizada de 10 de septiembre de 1777 y pase de la Comisaría General de la Cruzada.

La Hermandad del Santísimo Sacramento poseía una capilla propia en la Iglesia de San Sebastián, sabiéndose que posteriormente se vendió y se dedicó a la Santísima Trinidad, realizando Julián de Villar hacia 1782 la solería de la misma.

En 1791, ante la reforma de las ordenanzas de finales del siglo XVIII iniciadas en tiempos de Carlos III, se habla de una Cofradía Sacramental en cada parroquia, por lo que la Cofradía del Santísimo Sacramento debía encontrarse o bien sin cofrades, o bien dividida en cada una de las parroquias.

No se conserva mención de la hermandad entre los años 1811 y 1847, cuando fue restaurada a instancias del vicario don Salvador de los Reyes y del cura de Santa María, don Joaquín Téllez, luciendo la octava del Corpus con sus crespones, con música y sermón todas las tardes y por las mañanas misa mayor con música.

2. La Cofradía y Hermandad del Dulce Nombre de Jesús: Sacramental desde 1621.

El 21 de enero de 1621 la Cofradía del Dulce Nombre de Jesús de Estepa (ver aquí) realiza una serie de gastos con motivo de la solicitud de ingreso en la Cofradía de Santa María sopra Minerva de Roma. Estos gastos están relacionados con los cargos de asesoramiento y petición de información que los hermanos realizaron en Écija con motivo de dicha filiación ante el convento de padres Dominicos de dicha ciudad. La agregación se produce el 19 de abril de 1621 cuando desde la sede de la Orden de Padres Dominicos, fue expedida la bula, que contaba con la aprobación de Pablo V, sobre la unión de la Cofradía del Dulce Nombre de Jesús con la Cofradía de Santa María sopra Minerva de Roma. La Hermandad ostenta desde entonces su carácter Sacramental.

En los cultos cuaresmales de la Hermandad, el jueves se celebra Adoración al Santísimo Sacramento, con exposición a los fieles, y a su finalización tiene lugar la bendición y reserva del Santísimo. El sábado, como último día del triduo cuaresmal y tras la comunión, tiene lugar Adoración, Pange Lingua, Solemne Procesión Claustral de la Minerva con su Divina Majestad bajo palio por las naves del Templo, haciendo Estación Eucarística en las capillas, Tantum Ergo, reserva y preces.

El carácter Sacramental de la Hermandad está representado en su escudo a través de la cruz florinada de la orden de Predicadores Dominicos, custodios de la mencionada iglesia romana, y el simbolismo del IHS nimbado por el Sol de Justicia. El color de la cofradía es el rojo sacramental, que es tanto el color del capillo de los nazarenos como el de la cera del Señor. En la bambalina trasera del palio se recuerda también el carácter Sacramental a través de la Custodia.

La Hermandad del Dulce Nombre incluye desde 2014 en su cortejo del Miércoles Santo el Guión Sacramental de la Hermandad, realizado en los talleres de Fernández y Enríquez con la orfebrería del taller Orfebrería Triana. En el anverso del guión se representa el carácter sacramental de la Hermandad sobre fondo granate, con la Custodia y el JHS ornamentado con vid, trigo y hojas de acanto. En la parte posterior se representa la unión con la Basílica de sopra Minerva de Roma y la vinculación de la hermandad con el papa Pablo V, a través de un fondo azul salpicado de estrellas doradas tal y como están pintadas las bóvedas de la basílica. Sobre este fondo se sitúa el escudo del papa y una leyenda con la fecha de la concesión en número romanos. El terciopelo de seda natural en el que ha sido realizado pertenece a los talleres de Tasinari & Chatel de París, tejido similar al que tapiza las paredes del Salón del Trono del Palacio Real de Madrid. En el diseño de la orfebrería también se ha tenido en cuenta la Basílica con un elefante que representa el monumento del obelisco que Bernini diseñara para la plaza de la Basílica.

3. La Cofradía y Hermandad de Jesús Nazareno: Sacramental desde 1801.

La Cofradía Sacramental de la Parroquia de San Sebastián estaba agregada a la Cofradía de Ánimas Benditas. La fundación de la Cofradía de Ánimas se sitúa entre 1623 y 1625, fecha en la que aparece como receptora de limosnas procedentes de la parroquia. La cofradía edificó una capilla propia en la Iglesia de San Sebastián a comienzos del siglo XVIII, a expensas del presbítero estepeño don Pedro Salvador de Reina. En la capilla se situó un magnifico cuadro de Jesucristo Crucificado representando los siete sacramentos como siete ríos de sangre que salen de su costado, típica representación de Cristo como Fuente de Vida. A mediados del siglo XVIII se levantó un retablo en la capilla con la imagen del Cristo de las Ánimas, obra del escultor antequerano Diego José Márquez y Vega.

En 1791, ante la reforma de las ordenanzas de finales del siglo XVIII iniciadas en tiempos de Carlos III, el Consejo de Castilla solicitó al Alcaide y al Vicario la supresión de las hermandades a excepción de las cofradías hospitalarias, sacramentales y de ánimas. Esta reforma de los Estatutos se apoyaba en dos pilares que todas las hermandades y cofradías debían cumplir: la aprobación Real, a través del Consejo de Castilla, ya que hasta este momento sólo tenían la aprobación eclesiástica del Vicario de la villa, y la obligación de dedicarse a obras piadosas que fueran beneficiosas para la humanidad. Las hermandades que se vieron suprimidas intentaron la unión con una de estas cofradías para garantizar la aprobación de sus ordenanzas. En 1801 se aprueban los estatutos de la Hermandad de Jesús Nazareno (ver aquí), que se une con la cofradía de Ánimas de la parroquia de San Sebastián, que a la vez era Sacramental. La Hermandad de Jesús Nazareno ostenta desde entonces tanto el título de Sacramental como de Ánimas.

La Hermandad de Jesús Nazareno incluye en su cortejo del Viernes Santo el Guión Sacramental de la Hermandad. La Hermandad organizaba la procesión del Corpus Christi de la Parroquia de San Sebastián, con una Custodia realizada en plata de estilo neogótico que procesionaba sobre el paso de Ntra. Sra. de los Dolores.

4. La Cofradía y Hermandad de Paz y Caridad: Sacramental desde 1815.

La Hermandad de Paz y Caridad (ver aquí) se vio afectada en 1791 por la supresión ordenada por el Consejo para llevar a cabo la reforma de las ordenanzas que se iniciaron en época de Carlos III. Sin embargo, la Hermandad del Stmo. Cristo de la Columna había aprobado en 1752 sus reglas en las que se recogía su obra de beneficencia a través de la Junta de Caridad, que se encargaba del entierro de los ajusticiados y de los pobres de los hospitales, y así de nuevo lo volvieron a reflejar en sus Ordenanzas de 1797. La Hermandad fue propuesta para unirse con la de la Veracruz-Remedios, que regentaba una Escuela Pía para niñas pobres, pero ambas manifestaron para conservar su independencia que se dedicaban a actividades distintas y que la fusión podía suponer la pérdida de algunas de sus instituciones benéficas.

El título de Sacramental le fue otorgado en 1815 al fusionarse con la Cofradía Sacramental de la Parroquia de Santa María. La autoridad eclesiástica no se opuso a esta unión al ser la Iglesia de los Remedios, sede de la hermandad, nombrada ayuda de la Parroquia de Santa María desde 1779.

La Hermandad tiene en depósito una Custodia para el Corpus Christi de factura anónima, aunque restaurada por Antonio Díaz Fernández. Se trata de unas andas a modo de torre-templete en madera dorada, compuesta por cuatro cuerpos decrecientes en planta circular e integrando la custodia en plata en la base así como imágenes de la Asunción, San Juan Bautista y la Alegoría de la Fe. La Custodia se asienta sobre unas parihuelas talladas y doradas con motivos sacramentales entrelazados, principalmente espigas, pámpanos y racimos de uvas alrededor de cuatro cartelas que representan el Crismón, Anagrama de María, cesta de panes y pelícano amamantando a sus polluelos. Actualmente, la Custodia de Santa María procesiona sobre el paso de Ntra. Sra. de los Dolores de Jesús Nazareno, desde la unión de las parroquias de la ciudad en 2015.

La Hermandad integra desde 1989 en su cortejo del Jueves Santo el Guión Sacramental de la Hermandad, realizado por José Mejías Japón en tisú de plata con bordados en oro y sedas, y asta y remate del orfebre José Manuel Ramos.

5. La Archicofradía del Corpus Christi y Virgen del Carmen

La Ermita del Santo Cristo de la Sangre, de origen santiaguista, estuvo situada cerca de la antigua muralla, junto a la torre cuyos restos aún se conservan, a espaldas de la iglesia de la Concepción. En la ermita fue fundada la Hermandad del Santo Cristo de la Sangre que veneraba un lienzo de Cristo crucificado en el Calvario y acompañado de la Virgen María y San Juan, al tiempo que dos ángeles recogen su sangre en dos cálices. La calleja que directamente conducía desde la calle Ancha a la ermita se llamó calleja del Santo Cristo o Cuesta de la Sangre. En la misma ermita fue fundada la cofradía del Corpus, que regentaba el Hospital de pasajes o de pobres transeúntes junto a la ermita. El primer testimonio documental que se refiere a la cofradía del Cuerpo de Cristo o del Cuerpo de Dios es de 1507, aunque tanto la cofradía como el hospital son mucho más antiguos.

La Hermandad del Señor de la Sangre quedó vinculada a la cofradía del Corpus y al hospital en algún momento de su historia y fue una de las más prestigiosas de la villa. En Santa María no se empezaban las vísperas del Corpus hasta que llegaba el pendón de la hermandad del Señor de la Sangre, y que después de concluidas bajaba el vicario, con la música, y cantaban con mucha solemnidad un responso en la ermita del Señor.

Desde el siglo XVI al XVIII, la institución se vio envuelta en pleitos de índole económica y otros por cuestiones de prestigio, en lo que se refiere a la antigüedad de las cofradías y hermandades. En el siglo XVII la ermita y el hospital estaban arruinados, por lo que fue trasladado a la esquina de calle Santa Ana con Mesones, gracias a la donación de Juan Martín Formariz. Al terminar el siglo XVII la marquesa doña Leonor María Centurión y Mendoza regala a la ermita la imagen de Nuestra Señora del Carmen. En 1692 un grupo de devotos que había comenzado a practicar en esta ermita la devoción del Rosario, solicitó el vicario la pertinente licencia para realizar las procesiones rosarianas. Con el aumento de la devoción a la imagen de Nuestra Señora del Carmen y el auge de las hermandades del Rosario en la villa, se fundó en esta iglesia el día 2 de junio de 1702 la Hermandad del Santo Rosario de Nuestra Señora del Carmen (ver aquí).

La cofradía del Corpus Christi entró en conflicto con la hermandad del Rosario que se había fundado en su templo, la del Carmen en la ermita de la Sangre, por el mantenimiento del hospital. La solución fue la fusión de la cofradía del Corpus Christi con la hermandad del Rosario del Carmen, con más pujanza económica. La unión de estas hermandades ocurrió hacia 1728, mediante auto de la vicaría, pasando la Hermandad del Carmen a gestionar el hospital de transeúntes. Debido a esta unión, la Hermandad de Nuestra Señora del Carmen tiene entre sus titulares al Santísimo Sacramento desde 1728.

Artículos relacionados:

-Cofradía y Hermandad del Santísimo Sacramento. Devociones de Estepa. 2017

-La Basílica sopra Minerva de Roma y El Dulce Nombre. Devociones de Estepa. 2019

-Ermita del Santo Cristo de la Sangre. Devociones de Estepa. 2016

-Hermandad de las Benditas Ánimas. Devociones de Estepa. 2016

-La Adoración Eucarística. Devociones de Estepa. 2017

-Fiestas del Corpus Christi (s. XVII). Devociones de Estepa. 2010

-La reforma de las ordenanzas del s. XVIII. Devociones de Estepa. 2013

-Beneficencia desde el s. XVI al s. XVIII. Devociones de Estepa. 2013

-Cartel "Corpus Christi" de Estepa. Devociones de Estepa. 2018

Visitas: 47

Los comentarios están cerrados para este post

Sobre


Publicidad

 




 

Pasión en Sevilla

Música

Cargando…

© 2019   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio