Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


Hermandades y Cofradías de Sevilla: vaya decepción



Parecía que por fin había llegado el momento en el que las Hermandades sevillanas iban a dar un paso adelante, su pronunciamiento en defensa de la vida el reflejo de un removerse las entrañas, un basta ya a la destrucción moral que se está llevando a cabo en nuestra sociedad, en definitiva una reafirmación de la doctrina católica, pero por desgracia no ha sido así.

La decepción es tremenda.

El asunto se ha resuelto de una manera lamentable, asumiendo las premisas de los extraños y no de los propios.

La nota que ha emitido la Asamblea Extraordinaria de Hermanos Mayores de las Hermandades y Cofradías de Sevilla, es una vergüenza tanto en sus planteamientos como en su resolución; toda la parafernalia que se montó en su momento se ha desinflado como los globos, quedando en aguas de borrajas: desde luego, para este ridículo, mejor que se hubiesen quedado en casita.

Lo primero que llama la atención en dicha carta es la ausencia de citas. No hay ninguna alusión ni a la Sagrada Escritura, ni al Magisterio de la Iglesia, cuando precisamente la enseñanza de la Iglesia en esta cuestión moral, es extensa y profunda.

Lo segundo es la obediencia que nuestros cofrades muestran frente al poder político: de tanto agacharse se les acabará viendo el culo. Una vez que las hermandades hicieron el amago de llamamiento en defensa de la vida, los políticos de la izquierda no perdieron ni un segundo en tirar de su arsenal dialéctico, apelando a los lugares comunes de ataque a lo eclesial: que no se metan en política.

Como no podía ser de otra forma los hermanos mayores no han perdido el tiempo de aceptar el argumento socialista sin la más mínima crítica. Se ha desarmado el contenido de la nota, y por ende su efecto, antes del parto. ¡Qué vergüenza!

La ética y la política están relacionadas necesariamente. Ya Aristóteles plantea su Política como continuación de la Ética a Nicómaco. La Ética es de y para un ciudadano, nos dice cómo debemos actuar, mientras que la Política indica la constitución y el conjunto de instituciones que hacen posible y salvaguarda la forma de vida de la Ética. De ahí que una y otra no se puedan desgajar. De hecho los políticos no lo hacen, sino que, con la reforma continua de leyes e instituciones disuelven la vida moral. Y el mejor ejemplo es el del aborto, que en España ha pasado de ser un mal a ser como mínimo un mal menor, un bien en otros casos. Los hermanos mayores, como son una clara representación de esa derecha rancia que se tiene que hacer perdonar, ha hecho suyo el discurso político, reverberando en la nota los principios asumidos.

Causa rubor la manera en la que, haciendo uso de una restricción latamente mental, hacen referencia a «los ataques que desde muchos frentes se vienen sufriendo en este sentido en los momentos actuales y las anunciadas perspectivas de su desmesurado agravamiento por medio de proyectos que aspiran a tener carácter de normas legales de inaceptable contenido y que explícitamente rechazamos». Los ataques son muchos, pero vienen todos desde el mismo lado, en este caso desde la izquierda, o más bien, desde el PSOE que ha tomado la bandera de la cultura de la muerte – además sin ningún tipo de ambages – como arma de reforma de la sociedad, desde el inicio de la vida – con la reforma /ampliación de la Ley del aborto y todo lo relacionado con las células madres embrionarias -, hasta el ocaso – con la apertura del debate sobre la eutanasia, cuando precisamente nadie había alzado la voz en este sentido -.

Los católicos no pueden callar por no molestar, porque de lo contrario gritarán las piedras. El fin de la protesta no es otro que conseguir la reforma de manera que no se sacrifiquen 80.000 criaturas (y en aumento) como se está haciendo ahora. ¡Y claro que tiene un carácter político! ¿Es que los católicos no somos ciudadanos?

La indigencia intelectual en la que se mueven los rectores de las hermandades y cofradías de Sevilla se muestra en las medidas que han adoptado para hacer visible su propuesta: ninguna. Todo en lo interno. Al menos en Córdoba van a lucir lazos blancos. Aquí no. Todo en lo interno. ¿Por qué? Lo interno tiene que reverberar en lo externo. ¿Miedo a la hipocresía? Eso es otra cosa.

Lo único que harán, en primera estancia, las Hermandades y Cofradías son hacer cursos de formación. Pero, ¿es que no se hace ya? ¿Es que acaso la Iglesia de Sevilla no lo hace ya? ¿No se reparten las Hojas Parroquiales en las Iglesias? ¿Para qué superponer medidas e instituciones que ya se hacen? Porque se cae en el intelectualismo, pensar que el conocimiento implica necesariamente el bien.

El aborto, la eutanasia, la experimentación con células madres, en definitiva todas las agresiones contra la vida son males morales, y es contra el mal con el que hay que luchar, como nos enseña la Iglesia: virtudes, oración y práctica de los sacramentos, especialmente revalorizando la Penitencia y con la Eucaristía. No hay otra forma.
Y es aquí donde tenían que haber incidido las Hermandades, redactando una nota fuerte, contundente y no adoptando las maneras del mundo.

El Bautismo imprime carácter. Ontológicamente estamos configurados con Cristo: que brille pues la luz de Cristo en las vidas de los cofrades.

Desde luego para este viaje no hacían falta estas alforjas. Queda la sensación de que todo esto ha sido una oportunidad perdida. Los Hermanos Mayores, con su comportamiento paniaguado y mojigato no han sabido canalizar el impulso inicial que había tomado la cuestión.

A lo mejor tampoco dan para más.

Conozco tu conducta: no eres ni frío ni caliente. ¡Ojalá fueras frío o caliente! Ahora bien, puesto que eres tibio, y no frío ni caliente, voy a vomitarte de mi boca (Apoc 3,15-16).

Fides et Ratio

Visitas: 94

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

Sobre


Publicidad

 




 

Pasión en Sevilla

Música

Cargando…

© 2019   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio