Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


historia del retablo de nuestro padre jesús nazareno de bollullos del condado

HISTORIA DEL RETABLO DE NUESTRO PADRE JESÚS.
Hablamos, como ya hemos dicho, de un admirable retablo sevillano del último cuarto del siglo XVII, del entorno de Bernardo Simón de Pineda, inspirado en el del Hospital de la Caridad de la capital hispalense. Es posiblemente el único vestigio vivo que nos queda en Bollullos del desaparecido Convento de San Juan de Morañina, monasterio desde el que se cree, lo trasladaron los frailes franciscanos, a causa de la desamortización de Mendizábal, hasta la Capilla de Jesús antes de su partida a la ciudad de Sevilla. En su aspecto formal, se trata de un retablo de estilo barroco en madera sobredorada, de orden salomónico y concebido a modo de arco triunfal. Su arquivolta exterior se decora con crestería y sus magníficas columnas aparecen caladas “en avispero”. Está rematado en su parte superior por un copete con el relieve del Padre Eterno y se sustenta sobre un banco de ladrillo, revestido de mensaque sevillano pintado a mano.
La Hermandad conserva, como una joya, una antigua fotografía coloreada, anterior al 36, donde se aprecia como era este retablo antes de su mutilación y frustrado intento de destrucción. La desaparecida Imagen Cristífera Titular de la Hermandad ocupaba la hornacina central, escoltada por un doselillo que también sucumbió al ataque. Hicieron lo propio dos de esas valiosísimas columnas salomónicas caladas que ya hemos mencionado, y que también y tan bien se observan en este grabado, además de dos semicolumnas del camarín. Flanqueaban al Señor el San José con el Niño, valiosa Imagen roldanesca que afortunada y milagrosamente logró salvarse, y un San Antonio de Padua, también como la anterior de tamaño académico, que se perdió en el saqueo. Dos angelotes que ocupaban el rehundido del medio punto, y un Resucitado que se situaba en una pequeña hornacina justo debajo del Padre Eterno, también se perdieron para siempre.
El retablo fue derribado a golpe de hacha, método poco común para destruir el patrimonio religioso, pues el modus operandi más habitual era el del uso del fuego. Este factor fue decisivo, pues permitió su recuperación posterior en 1937. Pasada la barbarie, unos cuantos hombres de la Hermandad, capitaneados por D. Liborio Acosta, se encargaron de la reconstrucción de la Capilla y de su retablo mayor. Fueron entre otros los nombres sencillos de “Currito Asuero”, “Manolito Aceitunita”, “Manuel Parrao” y “Antoñito el Zapatero” quienes lo hicieron posible. Pieza a pieza, como quien reconstruye un primoroso puzzle deshecho a conciencia, este puñado de valientes se arman de paciencia para ir reconstruyendo y levantando el retablo poco a poco, con total precariedad de medios y como buenamente pudieron. Y no debieron hacerlo mal, a juzgar por los setenta años largos que el retablo ha permanecido en pie hasta su segunda restauración.
Se da por terminada la reconstrucción del retablo y se coloca a la Virgen del Socorro en el lugar que antes ocupaba San Antonio, y una pequeña cruz de orfebrería plateada en la alta hornacina ocupada antiguamente por el Resucitado. No logran recuperar dos de las seis primorosas columnas salomónicas caladas, pero se observan piezas de ellas rellenando huecos existentes en la estructura; aunque una leyenda, tan hermosa como inverosímil, asegura que una de esas columnas fue vendida para costear al imaginero D. Antonio Castillo Lastrucci la hechura de la nueva Imagen de la Santísima Virgen del Pasmo.
En la década de los noventa del siglo XX, los Hermanos Mayores D. Juan Garrido Escobar, primero, y el hijo de éste, D. Jerónimo Garrido Rodríguez, después, comienzan con sus respectivas Juntas de Gobierno a gestionar la restauración de esta obra digna de elogio. Son varios los proyectos presentados y su forma de financiación, teniendo la Hermandad como filosofía y máxima para esta última, que su coste económico no habría de salir de las arcas de la Corporación. Fueron sólo unos leves escarceos, pues los trámites nunca llegaron a buen puerto, al no encontrar repuesta por parte de las instituciones.
Pero en 2003 la “salud” del retablo comienza a resentirse de forma alarmante, manifestándose mediante el desprendimiento de alguna de sus piezas, lo que obliga a la Junta de Gobierno, comandada entonces por D. José Eladio Díaz Acosta, a tomar la medida preventiva de cubrirlo con una sólida loneta y retirar de él nuestras Imágenes, por lógicos motivos de seguridad. Seguidamente se crea una Comisión dentro de la Junta de Gobierno, cuyos integrantes serán los encargados de las negociaciones. Paralelamente, se inicia en la Capilla una recogida de firmas que cuenta con un respaldo masivo de los fieles. Y se acude primeramente, con toda la información escrita que sobre el retablo disponía la Hermandad en aquel momento, al Obispado de Huelva, donde recibe a nuestra Comisión el Delegado Diocesano de Patrimonio Artístico, nuestro paisano D. Manuel Jesús Carrasco Terriza, quien autoriza a la Hermandad a efectuar todos los trámites para acometer tan soñada obra.
Estas movilizaciones y negociaciones cristalizan en una respuesta del Ilustrísimo Ayuntamiento, que forma un tándem con la Comisión de la Hermandad creada al efecto, pidiendo insistentemente a la Junta de Andalucía una respuesta para tan acuciante restauración. La administración andaluza entiende el valor artístico, histórico y devocional que la obra tiene para el pueblo de Bollullos, por lo que en Octubre de 2004 recibimos la visita de Dña. Guadalupe Ruiz, Delegada Provincial de Cultura de la Junta de Andalucía, acompañada de nuestro paisano, Delegado Provincial de Agricultura y Pesca, D. Juan Manuel López Pérez, así como nuestro Alcalde Presidente, D. Juan Carlos Sánchez Álvarez y diferentes Concejales del Equipo de Gobierno de la ciudad. En esta primera toma de contacto, la Hermandad tiene ocasión de manifestar, de viva voz e “in situ”, nuestra preocupación por la gravedad que el problema empezaba a adquirir, y también se pudo comprobar como estábamos siendo testigos de la gestación de una futura realidad. Esta visita tuvo eco en los medios de comunicación locales y provinciales, visitándonos más tarde diferentes técnicos que valoraron la obra de restauración en su coste económico y duración temporal.
Pero la anteriormente citada Delegada pasa a ocupar otro puesto en la administración andaluza, por lo que se paraliza el proyecto hasta Diciembre de 2005, cuando la Hermandad recibe, en medio de una inusual repercusión en los medios de comunicación autonómicos, la crucial visita de D. Jesús Romero Benítez, Director General de Bienes Culturales de la Junta de Andalucía, quien destacó que la obra, “si bien goza de mala salud, una vez terminada la fase de restauración será una joya patrimonial de la Hermandad y de toda la ciudadanía”. Asimismo, destacó como singularidad del retablo sus columnas salomónicas caladas: “Algo poco común en el siglo de que posiblemente data esta obra”. Además lo definió como “De estructura sencilla, pero diseño excelente”.
En Enero de 2006 se hace público un comunicado de la Junta de Andalucía a la agencia “Europa Press” en el que se informa a todos los medios de comunicación de la adjudicación mediante el proyecto “ANDALUCÍA BARROCA” de un fondo dotado para la restauración de nuestro retablo.
Pero hasta Mayo de 2007, siendo ya Hermano Mayor D. José Manuel Sauci Sauci, no volvemos a tener noticias de las administraciones, tratándose esta vez de la publicación en el B.O.J.A. de nuestro proyecto y de su coste económico, abriéndose a la vez el plazo para que las distintas empresas de restauración se presenten a concurso. Durante este trámite varias de esas empresas visitan la Capilla, y observan sobre el terreno el trabajo a realizar, documentándose a base de fotografías e intercambiando información e impresiones con los miembros de la Comisión de la Junta de Gobierno encargada de atenderles.
Finalmente es la empresa madrileña “AGORA” la que se adjudica el trabajo, por lo que rápidamente sus representantes Dña. Bárbara Hasbach y D. Javier Madrana se ponen en contacto con la Comisión de la Hermandad, informándonos de cuanto necesitan para esta restauración. En primer lugar nos comunican que no será necesario el traslado de las Sagradas Imágenes a otro templo ni el cierre de la Capilla al culto, pues el retablo será desmontado, embalado y trasladado por piezas hasta unas instalaciones que la empresa dispone en el pueblo sevillano de Palomares del Río, donde será restaurado, informándonos además de que el retablo volverá a Bollullos en un plazo de nueve meses desde su desmontaje, que comenzará en el mes de Noviembre. En la restauración la empresa empleará 6000 horas, consistiendo ésta en una exhaustiva memoria histórica y científica, fijándose las policromías y efectuándose catas de limpieza. Se tratará el soporte de madera y se le realizará una operación de desinsectación, terminando el proceso con una reintegración volumétrica y cromática de todo el conjunto, reponiéndose las dos columnas de avispero que faltan y restaurándose además el San José con el Niño y los dos angelotes mancebos, entendiéndose su ligazón histórica con el resto del retablo.
El último día del mes de Octubre se procede en la Capilla de Jesús a la firma del Acta de Licitación, entre representantes de la Junta de Andalucía, el Obispado de Huelva, el Ilustrísimo Ayuntamiento y la Hermandad. Y desde los días siete al once del mes de los difuntos, la Capilla permanece cerrada mientras nuestro histórico y deteriorado retablo era desprendido con mimo de artista y rigor de científico del muro donde se asentaba. Aparecieron entonces nuevos vestigios del pasado en forma de piezas, e incluso la cabeza de un Niño Jesús, de las que no se tenía constancia. Esta compleja operación, por el inevitable desprendimiento de partículas de polvo acumuladas tras el retablo, trajo consigo una necesaria y exhaustiva limpieza a fondo de la Capilla y de todos los enseres y ornamentos litúrgicos que allí se cobijan.
Con todo, para completar la Misa de la Solemne Bendición del retablo mayor restaurado, en Octubre de 2008, la Hermandad tiene previstos varios actos para ensalzar este auténtico hito en su historia. Terminamos con las palabras de D. Jaime Oliveros Camacho, miembro de esa Comisión de la Junta de Gobierno que tanto ha luchado por la restauración de nuestro retablo:
“Mientras, la espadaña del Jesús, residencia de lechuzas y estorninos, resistirá. La alumbrará de noche un cuarto y mitad de luna, mientras en un quirófano de Palomares del Rio intervienen a un viejo corazón herido. Pero hoy, los viejos del banco de la fuente, esos canosos maduritos, no por canosos, sino por sabios, con bastón en mano, verán el tiempo detenido de la ciudad sumisa que todo lo resiste. Para ellos, con los sentidos en vela, hoy es vigilia de temor, recordando aquella verdad revelada de un pueblo de pureza y vanidades, esperando que cada Viernes Santo, con la fugacidad de la mañana, un Hombre de Paz salga quebrando albores”.

(Ilustrar con el grabado coloreado del retablo)

Visitas: 202

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

© 2019   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio