Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


La ermita de Santa Ana está situada en pleno centro del barrio de la Coracha, en un extremo del pueblo. El barrio de la Coracha toma su nombre de la puerta que daba entrada al recinto amurallado, la cual estaba forrada de cuero. El Padre Barco considera que este santuario se fundó en los tiempos en que Estepa estaba en el dominio santiaguista, cuando ya la villa comenzaba a extenderse sobre las faldas del cerro San Cristóbal, aunque en los testamentos otorgados a Estepa a mediados del s. XVI no se nombra la ermita de Santa Ana, por lo que su construcción pudo ser posterior. En 1595 se tiene constancia de la Hermandad de Santa Ana en su propia ermita.

Sin embargo, la tradición cuenta que en el mismo lugar en el que se encuentra la ermita y en épocas anteriores incluso a las edificaciones del barrio, hubo un pequeño oratorio dedicado a la imagen de San José, que por estar en un terreno montañoso se le denomina San José de la Montaña o San José del Monte. Si la tradición es cierta se explica con ella la forma y el nombre de unos de los altares que hoy se conserva en la ermita. En las última restauración que ha sufrido la ermita se podía observar unas pequeñas irregularidades en los lienzos laterales sobre la mitad de la ermita , hecho que llego a pensar la posibilidad de que el antiguo oratorio llegase hasta aquellas irregularidades, pero también cabía la posibilidad y las mas aceptada por historiadores y pequeños estudios que fuese de filtraciones y posibles cocidas de los muros a ubicarse en las cubiertas aguas a diferentes alturas de manera perpendicular a los muros exteriores. Posiblemente el oratorio primitivo dedicado a San José se convirtió a finales del siglo XVI en la ermita dedicada a Santa Ana.

La ermita fue reformada en el siglo XVIII. De construcción sencilla, consta de una sola nave, a la que hace varias décadas se le han abierto dos capillas, la de Ntra. Sra. de las Angustias y la de San José Obrero, ambas imágenes titulares de la Hdad de las Angustias; cubierta por bóveda de cañón rebajado con lunetos y arcos fajones. Los arcos fajones tiene una reproducción de los antiguos pujantes del s. XVII, muy característicos. El presbiterio se cubre con bóveda de arista, de igual modo que el antiguo camarín.

La locería de la ermita es de lozas de piedra de forma cuadrada, al igual que las gradas del altar mayor, realizadas por José de Villar en 1792. También consta en esta ermita tres pilas de agua bendita en piedra con forma de venera, una de ella más pequeña y situada en la escalera de acceso al coro y de diferente material a las otras. En la fachada se encuentra una portada de piedra caliza con una inscripción labrada que dice S.R.C.O JUANQ V N Cordon Año 1840 E.M.M.R. y sobre ella una espadaña de sillares de piedra construida en 1797, con diversas partidas que la Hdad de Santa Ana dedicó para la obra del campanario.

El retablo mayor atribuido al antequerano Antonio Palomo se fecha hacia 1780. En dicho altar se hallan las imágenes de San Joaquín y Santiago el Menor, obras vinculadas posiblemente con la producción escultórica del también antequerano Diego J. Márquez y Vega. El ático es de medio punto, destacando en su centro un relieve de una Dolorosa. En 1790 fue dorado por Salvador Romero. Junto al altar, dos ángeles lampadarios de mediados del siglo XVIII.

En la nave del Evangelio se sitúa, en primer lugar, un púlpito de forja de la segunda mitad del siglo XVII con su tornavoz dieciochesco de madera dorada; fue recompuesto en 1790 por Salvador Romero. A continuación aparece una capilla, abierta en el muro recientemente, con altar de mármol donde se encuentra el magnífico grupo de Nuestra Señora de las Angustias, procede del desaparecido Convento de Padres Mínimos de Nuestra Señora de la Victoria. Sigue un retablo con rocallas datado en 1864 cuya pintura mural representa a San José de la Montaña con el Niño.

En el lado de la Epístola se sitúa un retablo sin dorar del tercer tercio del siglo XVIII con la imagen de la Virgen del Amor Hermoso, y a ambos lados aparecen la mercedaria Santa Mariana de Jesús y Santo Tomás de Aquino. Al igual que en el muro del Evangelio aparece en este costado otra capilla de reciente apertura, dedicada a San José Obrero. El conjunto de lienzos que representan el Vía Crucis se fechan a mediados del siglo XVIII, así como el resto de lienzos sobre los altares y retablos.

A la Iglesia se accede a través de un cancel de madera, de planta rectangular, obra de José Cardoso, tallado con sencillos casetones. En el interior del cancel se encuentra la siguiente inscripción: “Se hizo este cancel siendo Hermano Mayor Juan José González Albertus, año 1803”.

A la sacristía se accede a través de una pequeña puerta situada en el lado izquierdo del retablo mayor. Esta cubierta por dos bóvedas de crucerías descansando en dos columnas. Tiene en la actualidad un pavimento cerámico parecido al que presentaba anteriormente de barro cocido sustituido en las últimas intervenciones. Sobre la sacristía y con las mismas dimensiones se levantó el antiguo camarín de la ermita, cerrado con bóveda de arista y decorado con pinturas al fresco, algunas de las cuales aún se conservan. En el siglo XIX se construye el actual camarín de Santa Ana, con base cuadrada y cúpula de media naranja sobre varios arcos. El camarín está decorada con finas pincelas al fresco y en la que se encuentra inscripciones de alabanza a la Señora Santa Ana y a la Virgen, e incluso una reseña que nos dice que fue restaurado en 1987.

Visitas: 197

Los comentarios están cerrados para este post

© 2019   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio