Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


LA LLEGADA DE LAS HERMANAS DE LA CRUZ A ESTEPA

La Compañía de la Cruz es una Congregación religiosa católica conocida también como Hermanas de la Cruz que fue fundada en Sevilla el 2 de agosto de 1875 por Sor Ángela de la Cruz. En 1876, Sor Ángela consigue la admisión y bendición de su obra por el Cardenal Spínola y en 1904 consiguió su aprobación pontificia por Pío X. Su obra se extendió rápidamente, creándose numerosos conventos localizados principalmente en Andalucía occidental y el sur de Extremadura, centrando siempre su actividad en la asistencia material y espiritual a pobres, enfermos, necesitados y niños huérfanos o sin hogar. También se fundaron congregaciones en Castilla-La Mancha, Galicia, Valladolid, Valencia y las Islas Canarias. En vida de Sor Ángela de la Cruz se realizaron 23 fundaciones y una de ellas fue la casa filia de Estepa en 1926.

La llegada de las Hermanas de la Cruz a Estepa se debe a la mediación de D. Antonio Álvarez Sobrevilla, perteneciente a una acomodada familia estepeña, que dedicó parte de su fortuna a realizar obras caritativas y sociales. Nació el 28 de junio de 1844, vivió toda su vida en la calle Castillejos nº 10 y murió el 14 de enero de 1934. Se encuentra enterrado junto a su esposa en la Iglesia de San Francisco, en la cripta que él mando construir.

El objetivo, que Don Antonio Álvarez se propuso, al traer las Hermanas de la Cruz a Estepa, fue que asistieran a los enfermos pobres en sus domicilios, atendieran a un internado de niñas huérfanas y se dedicaran a dar educación cristiana y cultural a hijas de familias humildes de la localidad. Para ello, construyó la Residencia de las Hermanas de la Cruz y la Iglesia de San José, dotándola del mobiliario necesario para la labor de las hermanas y el culto. A la inauguración de la congregación en Estepa en 1926 asistió Sor Ángela de la Cruz, que solía acudir a las fundaciones para tratar con los fundadores bienhechores y procurar que las casas fueran de acuerdo con el espíritu de la Compañía. No fue la iglesia de San José la única a la que D. Antonio Álvarez atendió para su culto. También donó a varias iglesias estepeñas cálices y otros objetos religiosos, y estuvo vinculado con la Orden Franciscana, recibiendo carta de Hermandad concedida por el Ministro General de la Orden.

Otra de sus obras fue la construcción de una barriada de casas baratas en la calle San Antonio para proporcionar viviendas económicas a familias obreras y necesitadas por una pequeña renta. D. Antonio empleó generosamente gran parte de su capital en esta barriada. Tras su muerte en 1936, su esposa continuó la obra de su esposo y cedió las casas a las Hermanas de la Cruz, para que fueran las administradoras de la barriada hasta que los edificios pasaran a propiedad de los inquilinos, mediante una pequeña cuota mensual.

D. Antonio Álvarez, por sus grandes obras caritativas y sociales, recibió la gran Cruz de Beneficencia de Primera clase con distintivo blanco, galardón otorgado por el Gobierno. Le fue impuesta por su sobrino. D. Francisco Álvarez en la Iglesia de la Victoria en un acto solemne. El pueblo de Estepa le dedicó una calle cercana a la casa de las Hermanas de la Cruz.

Artículos consultados:

-Un caballero estepeño: D. Antonio Álvarez. P. Martín Recio. Revista de Feria de 1976.

-La Compañía de la Cruz

Visitas: 87

Los comentarios están cerrados para este post

© 2017   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio