Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


“Y las luces, se volverán sombras de divina expectación…”

 

Se ha parado el tiempo tras días de luz, risas, cánticos al Recién Nacido y coloridos y hermosos paisajes de Belén. Se paró en el mismo momento en el que nació, recibiéndolo y adorándolo con la ilusión desenfrenada y cariñosa en el calor de nuestro hogar. Se ha parado el tiempo…ya todo quedó atrás, y el presente es Él, y Él el futuro de las sombras de la Fe y la devoción.

 

Corren los días, pasan las horas, los minutos…está marcado en nuestro calendario, en nuestro corazón, el segundo exacto en el que llegará el momento; miramos, melancólicos, los adornos que decoraron su llegada, junto a las iglesias y retablos de nuestras hermandades. Ya no será igual, pero será. Será, porque habrá llegado la hora, y el tiempo, se volverá Pasión.

 

“Pasión de un niño nacido en un pesebre que portará su Cruz para la Salvación de los hombres…”

 

Cuarenta días nos harán falta para demostrarte, que no sólo somos amantes de la tradición; ni de las marchas, ni de los pasos. Somos tus ovejas, Señor, esas que te siguen allá a donde vayas. Los que con Fe y devoción, seguiremos las sombras de tu divina gracia en cada bendita advocación.

 

¡Besaremos tus pies y manos y te pasearemos rezando todas las oraciones que sepamos! Para que, cuando llegue la Semana grande, te lleves un trocito de cada uno de nosotros. Para que, cuando cargues la cruz, te pese un poco menos, y sientas que cada una de nuestras manos y pies, te hagan un poco menos cansado el camino.

 

Con costal, bajo las trabajaderas; con antifaz, ruan, esparto o capa el nazareno, ya sea con cirio, cruz, bocina o vara; dirigiendo tus pasos al llamador, ofreciendo agua “el aguaor” o quien te cante saetas desde el más lejano balcón. Todos estarán contigo, y Tú con nosotros cuando llegue el momento.

 

Se paró el tiempo…se paró, aquel seis de enero cuando tres Reyes Magos se postraron a adorarte. Se creó la sombra sobre el niño recién nacido, la sombra de un hombre con la cruz al hombro en un camarín de sueños divinos. El Gran Poder de Dios esté con vosotros, y nosotros con él: la espera, amigos míos, ha comenzado.

 

“Y las manecillas del reloj comenzaron a correr bajo el Gran Poder de Dios”.

 

Al Señor, a su Madre.

A Montero.

María del Amor Rasero Zárraga

Visitas: 177

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

Sobre


Publicidad

 




 

Pasión en Sevilla

Eventos

Música

Paused...
  • 1.
    adaptacion de marcha

© 2020   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio