Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


La luz del día quedó eclipsada por la Luz del Señor


Llegó el momento señalado para que el Señor de Sevilla y su Madre abandonen su Casa para pasar unos días con sus hijas pobres. Mañana radiante de Sevilla, una extraña sensación recorría el pensamiento de un pueblo cristiano que se echaba a la calle para participar del evento. El día avanzaba, el Sol se habría paso lentamente hasta conquistar el horizonte Celeste que cubría toda la Ciudad. Las imágenes se sucedían y todo hacía recordar la mañana del Corpus o aquella otra reservada para la Patrona de la Ciudad. El vacío de la Plaza de San Lorenzo fue llenándose poco a poco hasta cubrirse por completo.

A medida que se acercaba la hora las voces presentes se convirtieron en tenue murmullo, el sonido rotundo de una campana, el chirriar de una puerta que acaba abriéndose por completo hacen decrecer el murmullo, la Cruz de Guía escoltada por faroles traspasa el umbral de la Basílica y lentamente llega hasta las puertas del Templo de San Lorenzo donde esperaban sendas representaciones de las Hermandades del Dulce Nombre y La Soledad.

Una comitiva de hermanos de luz completa el Cortejo. En sus miradas podemos encontrar respuesta a tanto amor por el Señor. Unos hermanos que han forjado su existencia en la fuerza del Señor. Entre ellos pudimos encontrar a hermanos cargados de años, caminaban lentamente pero con firmeza. Una firmeza que los acompañará hasta que el Señor los invite al banquete del gozo. Cuantas madrugadas concentradas en unos hombres que son parte de la Historia, porque esta bella Historia tiene como protagonistas al Dios que todo lo puede y a tantos hombres que se entregaron en cuerpo y alma a la justicia de su causa.

Se hace el más absoluto silencio ante una nube de incienso tras la cual se adivina la silueta del Señor. En unos segundos el humo de los incensarios decrece y el rostro del Divino Cisquero queda perfectamente visible a los ojos de una Sevilla que no termina de sorprenderse ante la infinita sucesión de matices que en cada golpe de vista descubre en el Señor. La emoción se hace presente, las gentes tratan de contener las lágrimas, resultando imposible.

En unos segundos se produce el milagro imposible la luz del Sol queda completamente eclipsada ante la Luz del Señor. El rey de los planetas claudica ante el Dios Celestial. Es un día distinto, la Historia nos enseñó que el momento del Señor está en la Santa e irrepetible Madrugá y en la mañana de los pajarillos que despiertan para cantar las alabanzas del Señor. Esta vez todo era distinto, era una mañana especial, para recordar toda una vida.


El silencio es roto por dos saetas históricas del maestro Heredia que atravesando el costado de la nostalgia y el recuerdo terminan por clavarse en los pechos conmovidos ante tanta emoción contenida. El Señor se perdía en el horizonte de la Plaza y apareció la Virgen del Mayor Dolor y Traspaso.

"La dulzura de tu cara en perfecta armonía con la angustia de tu pena Traspasó mi alma de sevillanía. Fue hermoso volver a encontrarme contigo Madre Mía. No tenías que demostrarme que no necesitas palio ni madrugada para eclipsar la hermosura de las flores y la luz de los planetas, pero fue hermoso verte en soledad de parihuela y luciendo manto celeste de delicia macarena, para resaltar todavía más la hermosura de Tu rostro quebrado por el llanto, pero firme en Tu esperanza. El Rosario de Tu aurora refrescó el calor de una Plaza que no para de rendirse a tus encantos de lirio y azucena".




Entrada con ocasión del traslado del Señor y su Madre a Santa Rosalía.

Visitas: 124

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

Comentado por Bajotumanto en febrero 3, 2009 a 10:02pm
Mil gracias por narrarnos a los que lloramos desde nuestras ciudades por no estar allí rezándole como Él se merece ,como solo se rezar a mi Gran Poder. Un saludo
Comentado por Jordi de Triana -FUNDACEC- en enero 27, 2009 a 11:28am
Son de los días que quedan marcados en nuestro corazón. Gracias José Antonio.
Comentado por Jordi de Triana -FUNDACEC- en enero 23, 2009 a 4:07pm
Gracias Luis Manuel. Son momentos que se repiten a diario en nuestras memorias. No dudes en recastarlos en momentos de debilidad. No tengas duda que los que vivimos el día a día de la Pasión daremos testimonio cierto a quienes sienten de igual forma en la distancia.

Un fuerte abrazo.
Comentado por Jordi de Triana -FUNDACEC- en enero 23, 2009 a 4:04pm
Gracias, una vez mas, amigo Manuel. Son muchos los sentimientos que transmitir al Señor.
Comentado por Jordi de Triana -FUNDACEC- en enero 23, 2009 a 4:00pm
Gracias Rocío. Estas torpes líneas son mías. Por ahora no he plasmado post alguno de otro autor. El Señor no para de transmitirme.

Me pasaré por tu blog y te cuento.

Un abrazo.
Comentado por luis manuel en enero 23, 2009 a 10:23am
Estupendo tu escrito,me has hecho revivir esos momentos,en los que no pude estar,como si realmente hubiese estado.Ya te echaba de menos amigo.Saludos desde Badajoz.
Comentado por ROCIO M.D. en enero 22, 2009 a 11:17pm
precioso lo que escribes y muy emotivo a la vez!! te felicito por haberlo escrito por cierto es tuyo o de otro autor¿?¿? pasate por mi blog y ve las cosas que tengo a ver si te gusta besos

Sobre


Publicidad

 




 

Pasión en Sevilla

Eventos

Música

Paused...
  • 1.
    adaptacion de marcha

© 2020   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio