Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


Ayer, a las 20:30 horas, salía de San Miguel la imagen titular de la Hermandad del Santísimo Cristo de la Bondad, la Borriquita para todos, de Morón de la Frontera, presidiendo por primera vez el Vía Crucis del Consejo de Hermandades y Cofradías de la localidad. Como toda "borriquita" que se precie, la de Morón es una hermandad que se asocia con juventud, con la infancia. Para salir de dudas basta con pasarse la mañana de un Domingo de Ramos a contemplar la estampa de alegría, dinamismo y vida que produce el casi centenar de niños que no llegan a los 10 años, con sus túnicas de nazarenos los más mayorcitos, de hebreos los más pequeños, agarrados de las manos de sus padres, en una lucha permanente con ellos para evitar que le metan las palmas en los ojos a los de atrás. El sanbenito de "hermandad de niños chicos" es inevitable. Y es así: sin duda, la Borriquita es la mejor Valdebebas cofrade de Morón, el lugar donde los que menos semanas santas han vivido puedan empezar a sentirse nazarenos sin la exigencia severa que puede darse en otras hermandades más veteranas. 

Pero que nadie piense que esta labor de "educación", este canto casi permanente a la infancia, ese "dejad que los niños se acerquen a mí" y toda la alegría que se pueda desprender o en la que se pueda encasillar a la hermandad sean obstáculos para que ésta pueda, en su madurez  progresiva como hermandad (porque hay que destacar que la hermandad, como tal, es joven, pero no como cofradía, pues data de 1964), organizar actos de gran seriedad y solemnidad como el que vivimos ayer en Morón. Una procesión a la altura de las circunstancias y requisitos de oración y recogimiento que precisan los Vía Crucis, fruto del trabajo y del empeño de una junta de gobierno que se desvive por la hermandad, dentro de sus humanas limitaciones. Todo ello bajo la atenta mirada de un Cristo en permanente gesto de Bondad, con su sonrisa esbozada, humilde a lomos de un borrico, la expresión del amor paterno reflejada en la talla salida de Olot, el orgullo del Padre que ve cómo sus hijos lo llevaron por las calles de Morón, que, al igual que Jerusalén, salió a recibir al Señor. Sin palmas y vítores, eso sí. Pero con el respeto y la admiración del que descubre en un amigo entrañable nuevas facetas que residían en él, pero que nunca tuvo oportunidad de demostrar, como la solemnidad de la Borriquita.

Las fotos del viacrucis se pueden encontrar en la web www.semanasantademoron.com

Visitas: 336

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

Sobre


Publicidad

 




 

Pasión en Sevilla

Música

Cargando…

© 2019   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio