Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


LA VIRGEN DE LA CINTA EN LA DEVOCIÓN DEL FUNDADOR DE LA ILUSTRE Y AGUSTINIANA COFRADÍA DE “ LA BUENA MUERTE” DE HUELVA.

Así escribía Fray Gilberto Blanco Álvarez (fundador de la Ilustrísima y Agustiniana Hermandad del Cristo de la Buena Muerte y de la Virgen de la Consolación y Correa en sus Dolores), a la Virgen de la Cinta.
Es un poema dirigido a la Madre de Dios a la que se encomienda en todas sus tribulaciones y a la que se dirige desde todas las advocaciones que conoció donde vivió a lo largo de su vida.
(…)
“cuando dentro de mis venas se agitaba el torbellino
de viriles energías,
que engendraron nuevas ansias en los senos de mi espíritu…”
(…)
Y canté canciones nuevas
saturadas de robusto misticismo,
siendo el genio que inspiraba mis cantares
                                         (…)
la heroína del Calvario…
(…)
Ella ha sido en los eriales de la vida
mi salud y mi consuelo y mi camino:
la que da a mi corazón hecho pedazos
por los golpes truculentos de mis… pobres enemigos
el valor y la entereza para abrirles generoso
con las llaves del perdón y de la fe mi pecho herido…”
“…[Virgen] de la Cinta en esta tierra que es el campo de mis luchas,
de mis grandes esperanzas y mis tremendos sacrificios,
la segunda madre mía que venero con el hondo
sentimiento siempre noble de mi pecho coyantino;                          tierra espléndida y bendita que engendraron los titanes
para ser gloriosa cuna de impertérritos marineros,
que domaron la bravura de los mares no surcados,
que ofrecieron por la Patria de la vida el don divino;
que apresaron con los brazos de su fe procreadora
las entrañas de ese mundo que guardaban los abismos.
Y llaméla mi Consuelo en todas partes
con la invicta y querenciosa confianza de un buen hijo,
y a mis voces y sollozos y mis cánticos y lágrimas
respondía con las amplias concesiones del cariño.
¡Madre mía, Madre mía;
pobre bardo de tus glorias
de tus penas de tus gozos, como premio solo pido,
que recojas en tus labios, siempre ricos en dulzuras,
la angustiosa voz sombría de mis últimos suspiros.
Fue un extraordinario escritor. Admirado en todas la ciudades donde vivió y querido como profesor, como sacerdote, como orador, como literato y como persona cercana y afectiva. Su huella impregna la Historia de una Hermandad de singularísimo origen, cuyo halo agustiniano tan intenso, siempre permaneció trascendiendo la marcha de su fundador y de los PP. Agustinos.
Como dato curioso, cuando llegaron los Padres Agustinos a Huelva en 1901, lo hicieron el día de la Virgen de la Cinta. Así lo cuenta, de su puño y letra, Fray Saturnino, fraile comisionado para la fundación.
(BLANCO ÁLVAREZ, GILBERTO. "Cancionero de Nuestra Madre de Consolación y otras poesías". Ed. Revista Agustiniana).
VALDIVIESO MUÑOZ, M. TERESA. "Tras la Huella del Padre Agustino Fray Gilberto Blanco Álvarez". 

Visitas: 28

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

Sobre


Publicidad

 




 

Pasión en Sevilla

Música

Cargando…

© 2019   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio