Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


Lectura del santo Evangelio de hoy 14 según san Juan 15, 9-17

Lectura del santo Evangelio según san Juan 15, 9-17
En aquel tiempo, Jesús dijo sus discípulos: “Como el Padre me ama, así los amo yo. Permaneced en mi amor. Si cumplen mis mandamientos, permanecen en mi amor; lo mismo que yo cumplo los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor. Les he dicho esto para que mi alegría esté en ustedes y su alegría sea plena.
Este es mi mandamiento: que se amen los unos a los otros como yo los he amado. Nadie tiene amor más grande a sus amigos que el que da la vida por ellos. Ustedes son mis amigos, si hacen lo que yo les mando. Ya no los llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su amo; a ustedes los llamo amigos, porque les he dado a conocer todo lo que le he oído a mi Padre.
No son ustedes los que me han elegido, soy yo quien los ha elegido y los ha destinado para que vayan y den fruto y su fruto permanezca, de modo que el Padre les conceda cuanto le pidan en mi nombre. Esto es lo que les mando: que se amen los unos a los otros”.
Palabra del Señor.   

  Oración preparatoria (para ponerme en presencia de Dios)
Señor Jesús, te entrego este momento de mi vida y revélame, cada vez más, el amor que cada día me entregas            

 
Medita lo que Dios te dice en el Evangelio
 
¡El mismo amor de Dios! Jesús tiene para nosotros el mismo amor con el que es amado por el Padre. Lo único que vale la pena es permanecer en este amor guardando los mandamientos, viviendo en ellos y de ellos, asemejándose, incluso en esto, al mismo Jesús. Nuestra alegría es permanecer en el Señor. Es una relación completamente nueva con Dios, la que trajo y ofreció Jesús.
 
El mandamiento del amor recíproco («amaos los unos a los otros») no es sólo horizontal, porque se refiere también a la relación con el Señor («como yo os he amado»). Él mismo es el cumplimiento total del mandamiento, porque dio su vida, como un acto de sacrificio, de ofrenda, por nosotros, sus amigos. El amigo no es menos que el hermano, sino más, si es posible, porque indica una predilección dentro de la fraternidad común de los discípulos. Y son los amigos los que asumen y ponen en práctica el mandamiento del amor.
 
Hay un ciclo entre el Amor de Dios y el permanecer en este Amor a través de la observancia de los mandamientos. Estos, sin embargo, en su multiplicidad y variedad, se reúnen en el que Jesús llama «suyo»: «Que os améis unos a otros como yo os he amado». Cada mandamiento es el camino del amor. Y el pecado es siempre una experiencia de ausencia o de renuncia al Amor.
 
Invitándonos a vivir en la plenitud de su alegría, Jesús se presenta como el que está lleno de ella. Una verdadera desproporción con respecto a nuestra condición habitual, a causa de nuestros pecados. Para merecer y conservar el don, es necesario, en primer lugar, recordar que es, precisamente, un don de Dios. Cada uno recibe el don, sea cual sea su persona o su historia.
 
Es el gran pasaje de Dios en medio de la humanidad. La fe cristiana no es el ascenso religioso de la humanidad hacia Dios, sino la humillación del Dios de Israel que, en el Hijo Jesús, desciende a nuestra humanidad hasta la muerte. Dios se entregó completamente -literalmente se puso en     nuestras manos- en la persona de Jesús. Dios está entre nosotros y en nosotros.
 
 
«Y Jesús funda la Iglesia con aires de una amistad, como un acto de amor, como un gesto de compasión por nuestra condición frágil y limitada. Y al encarnarse, Jesucristo abraza nuestra humanidad, abraza a nuestro “yo”, a veces egoísta, tantas veces temeroso, para regalarnos su fuerza y mostrarnos que no estamos solos en el camino de la vida, que tenemos un amigo que nos acompaña. Gracias a ello, cada vez que decimos “yo” podemos decir “nosotros”, es decir, somos comunidad con Él. Tenemos un “amigo” que nos sostiene, nos invita a proponer misioneramente esa misma amistad a todos los demás y así dilatar la experiencia de “Iglesia”.»
(Discurso de S.S. Francisco, 4 de marzo de 2019).
 
Diálogo con Cristo
Ésta es la parte más importante de tu oración, disponte a platicar con mucho amor con Aquel que te ama.
 
Propósito
Proponte uno personal. El que más amor implique en respuesta al Amado… o, si crees que es lo que Dios te pide, vive lo que se te sugiere a continuación.
Intentar responder con amor a las dificultades de mi vida, con el mismo amor que Cristo se me entrega a diario.

Visitas: 11

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

Sobre


Publicidad

 




 

Pasión en Sevilla

Música

Cargando…

© 2019   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio