Cofrades

Foro y Blog Semana Santa Sevilla


Leyendas del Rosario I. La Gallarda y Francisco Salzillo

En plena sierra Murciana a los pies de la Fuensanta nos encontramos con un pequeño pueblecito llamado Alberca de las Torres, que tiene por reina y abogada a la señora del Rosario desde el pasado S. XVII, esta imagen recibe todo el clamor de sus fieles y es fiel espejo de la devocion de los pueblerinos.

-Ntra. Sra. del Rosario Coronada (1782-1783)-

Situemonos en el mes de abril del año X de finales del s.XVII, la primavera habia entrado, los narajos eran enormes incensarios de azahar y en la huerta solo se oia el cantar de los pajaros revolotear, la Alberca era un municipio más, rodeado de hermosos vergeles y con sus felices ciudadanos, en la ciudad de Murcia un personaje sobresale sobre todos los demas ese personaje es el escultor Francisco Salzillo y Alcaraz, hijo de napolitanos y reconocido artista en todo el levante español.Pero volvamos a nuestra historia, y esque estando Salzillo por el pueblo alberqueño y tras admirar la barroca iglesia parroquial, con imagenes de sus antecesores como Antonie Dupar, Nicolas de Bussy o incluso su propio padre Nicolas Salzillo y a su patrona, una imagen del medievo traida por los cristianos aragoneses en la conquista de la ciudad, bajo el titulo de Ntra. Sra. María Santísima.

-Ntra. Sra. María Santísima (del Rosario desde la conquista de Lepanto)-

Nuestro personaje se estuvo paseando por el bello paraje que rodeaba al pueblo, cuando de pronto una celestial voz le atrajo en todos los sentidos,provenia de una cercana casa en la que en el interior una bella y joven dama se miraba al espejo para peinarse el moreno cabello, a esta bella dama se le conocia en el pueblo como la Gallarda, al volver a Murcia y tras una cena en el salon del hogar en compañia de sus hijos y su esposa se subio al piso superior de la casa se dispuso a dormir, pero no podia, pensaba todo el rato en la joven alberqueña, era tal el afán de nuestro amigo Francisco que al dia siguiente  volvió al pueblo para poder conocer a la mujer del moreno cabello y pedirle que posase para poder hacer una escultura suya, el escultor pregunto tanto en su casa, la iglesia, la taberna, etc..., hasta que por fin dió con ella en la plazoleta de la villa, tras unas horas de charla la joven accedió a cumplir el sueño de Francisco.

Era invierno, los arboles se intentaban resguardar del frio, los pajaros ya no cantaban alegres, el pueblo disfrutaba del frio con las tipicas castañas asadas y Francisco era feliz, ya la tenía, ya era suya, la escultura estaba terminada...

Y tras esto giró la cabeza y expiró:

-....Rosario....-

 

Era el año del señor de 1783

Visitas: 922

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Cofrades para añadir comentarios!

Participar en Cofrades

© 2019   Creado por Pasionensevilla.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio